El Renault Captur ya figura entre los grandes éxitos comerciales que ha logrado la marca francesa en las últimas décadas, porque desde 2013 se han vendido 1,9 millones de unidades. Más grande, el Renault Captur mejora en espacio interior, prestaciones y, especialmente, en la calidad del interior.

Renault es una marca que arriesga e innova, y eso suele tener premio. Tuvieron un enorme éxito con el Scenic de 1999, la versión monovolumen del Megane, pero en cambio pincharon con el Modus de 2004, el monovolumen que compartía plataforma con el Clio. En 2013 volvieron a ponerse en la vanguardia de las tendencias y lanzaron el primer Captur, un SUV del segmento B. Desde la marca gala destacan que, cuando salió el Captur, su único rival era el Nissan Juke, y que ahora en cambio compite con una veintena de modelos. Pero ya se sabe que el que golpea antes lo hace dos veces, y durante los últimos años el Captur ha sido líder de su categoría en Europa. Y lo que es más difícil aún, sus ventas no han acusado el paso del tiempo y durante los últimos años han ido a más: en 2017 comercializaron en Europa 296.194 unidades, y en 2018 alcanzaron 310.658 coches.

Diseño, factor clave

Según la marca, entre los “secretos” del éxito del Captur el diseño es el factor de compra más importante, con un 44%. Por debajo (22%) está el precio y la habitabilidad (20%). Por eso han tenido mucho cuidado de que el Captur se siga identificando de un vistazo como tal. Para valorar este tipo de diseños “evolutivos” lo mejor es poner juntos al modelo de 2013 y al nuevo. Es entonces cuando se ven las grandes diferencias.

En la imagen superior, el Captur que se vendía hasta ahora, lanzado en 2013 y que recibió una renovación en 2017.
Sobre estas líneas el nuevo Captur, con los característicos grupos ópticos en forma de C.

Para todas las versiones es de serie la iluminación LED con forma luminosa en forma de C, típica de los últimos modelos de la marca, tanto en la parte delantera como la trasera. También destacan las inserciones cromadas decorativas que potencian la sensación de calidad. Igualmente están presentes los típicos atributos del mundo SUV, como las protecciones delantera y trasera, las de goma que recorren los pasos de rueda o las barras del techo de aluminio.

Nueva plataforma

El Captur nació como la versión SUV del Clio y esa fórmula se mantiene. Hace poco se lanzó en nuevo Clio con la plataforma CMF-B del grupo Renault-Nissan y ahora llega el Captur, empleando la misma base.

Para empezar el nuevo Renault Captur es más grande y mide 4,23 metros, lo que implican 11 cm. más de largo. La batalla también ha crecido en 2 cm., de modo que hay más espacio para las piernas en las plazas traseras. En cuanto a cifras lo que más nos ha llamado la atención es el maletero de 536 litros (81 más que en la generación anterior), una gran capacidad que le hace líder de su categoría.

El Captur ofrece el maletero más grande de su categoría.

Además los asientos traseros se pueden desplazar longitudinalmente hasta 16 cm. para favorecer el espacio de carga o bien el espacio para los pasajeros.

Revolución interior

Es quizá en el habitáculo donde más mejora el Captur, tanto por diseño como por calidad de los materiales y ajustes.

Materiales blandos y de calidad y buenos ajustes en el interior del nuevo Captur.

Como en el Clio, el cuadro de instrumentos es digital y la pantalla en color mide entre 7 y 10,2 pulgadas. Esta última versión integra la navegación GPS. A la derecha del volante está la gran pantalla tipo tablet donde controlar todas las funciones multimedia o los numerosos sistemas de ayuda a la conducción.

La conectividad está al máximo nivel, y es compatible con Android Auto y Apple CarPlay. También son destacables por su calidad los nuevos asientos, con una forma más envolvente. Están disponibles diferentes packs para personalizar el estilo del interior.

Oferta mecánica

La gama de motores (todos con turbo) difícilmente podría ser más amplia, con tres versiones de gasolina que incluyen el tricilíndrico 1.0 TCe de 100 CV, el 1.3 TCe de 130 CV y el 1.3 TCe de 155 CV. El básico lleva un cambio manual de 5 velocidades y el de 130 CV, manual de 6 o automática de doble embrague de 7, que es de serie en el de 155 CV. Incluyen levas en el volante para una conducción más deportiva.

Hay también dos versiones diesel 1.5 dCi de 95 y 115 CV, evolución del que llevaba la generación anterior. A partir de 2020 llegará además una versión híbrida enchufable denominada E-TECH Plug-in, con autonomía eléctrica de 65 km., lo que le garantiza la pegatina Eco.

Al volante

Hemos podido conducir las versiones gasolina, de 130 CV con cambio manual y la de 155 CV con cambio automático. La menos potente ya ofrece empuje de sobra para una conducción alegre, con una buena respuesta en toda circunstancia. Esta versión pasa de 0 a 100 km/h en 10 segundos y alcanza 195 km/h. El de 155 CV acelera en 8,6 seg. y llega hasta los 202 km/h.

Además es cómodo como debe ser por su enfoque polivalente y familiar, pero además con un comportamiento ágil y razonablemente preciso, con poco balanceo, para ser un coche un poco más alto de lo normal. Por lo tanto es posible pasar un buen rato conduciéndolo por zonas de curvas. Según la marca el tacto de la dirección es algo más directo que el que ofrecía al generación anterior.

Ayudas a la conducción

La nueva plataforma eléctrica y electrónica ha permitido a los técnicos incorporar una abundante oferta de sistemas de ayudas a la conducción, incluyendo la frenada automática de emergencia con detección de peatones y ciclistas de serie en todas las versiones. También cuenta con el llamado Highway& Traffic Jam Companion, que es un asistente para embotellamientos y circulación en autopista y que equipan los TCe de 130 y 155 CV. El regulador de velocidad adaptativo (ACC) mediante radar se ofrece en las versiones con cambio automático.

Los automáticos llevan lo que han llamado “consola flotante”.

Made in Spain

Un aspecto en el que destaca el nuevo Captur es en el de la personalización. Es posible hacer hasta casi cien combinaciones diferentes intercambiando los colores de la carrocería con los cuatro colores de techo disponibles. Y para el interior hay 18 combinaciones diferentes. Ya en la generación que se vendía hasta ahora, un 85% de los clientes pedía la pintura bitono.

Renault Captur
Las llantas pueden ser de hasta 18 pulgadas.

Otro aspecto a destacar del Captur es su importancia para la economía española, ya que se fabrica en Valladolid y se exporta un 92% de su producción a un total de 70 países. De hecho el pasado jueves 24 de octubre salió de la línea de producción vallisoletana la unidad 1.5 millones del Captur producida allí. Nuestro país es el quinto mercado mundial para el Captur, y en 6 años se han vendido aquí 108.000 unidades.

Los nuevos Captur se podrán pedir en los concesionarios a partir de diciembre y entre enero y febrero se harán las primeras entregas a clientes.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × 2 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.