- Publicidad -

Los concesionarios Mercedes-Benz ya están entregando las primeras unidades del AMG-GT Edition 50, del que se fabricarán 500 unidades en versión cupé y otras 500 del Roadster.

Este biplaza se presentó a finales de 2014 y Jochen Hermann, director de desarrollo de Mercedes-AMG nos lo explicaba así: “desde el principio queríamos un deportivo puro, con proporciones de deportivo, con el piloto sentado bajo y cerca del eje trasero”. Emplea una estructura monocasco construida en un 93% en aluminio, aunque también emplea algo de acero y magnesio. En cuanto a la mecánica se presentó con dos versiones ambas con un V8 de 4.0 litros biturbo.

Conviene aclarar que no es 5.5 litros biturbo que llevaban el E63 AMG o el S63 AMG, sino uno nuevo. Se ofrecía en dos versiones, de 462 (GT) o 510 CV (GT S). Desde 2015 la gama ha ido ampliándose, primero con el GT R y lo último fue el Roadster a finales de 2016. Coincidiendo con su lanzamiento toda la gama recibió un restyling, que se distingue sobre todo por la “parrilla Panamericana”. Este rasgo de estilo algo retro, con la rejilla delantera con líneas verticales cromadas, lo estrenó inicialmente la versión GT R, y después se incluyó en toda la gama.

Actualmente la gama AMG-GT tiene una estructura algo compleja y está compuesta por seis versiones: GT (476 CV) , GT S (522 CV), GT C Edition 50 con 557 CV (no hay GTC “normal”), GT R, y los descapotables GT Roadster (476 CV) y GT C Roadster (557 CV). Los precios parten desde el GT, por 147.100 euros, seguido del GT Roadster que sale por 150.200 euros. El GT S (solo se vende en versión cupé) cuesta 169.175 euros).

Lo nuevo en la gama es la versión GT C Edition 50, que conmemora los 50 años de AMG (en las fotos). Se distingue por dos colores específicos (blanco y negro mate) aunque también se puede pedir en otros tonos, y un equipamiento especial. Se vende con carrocería cupé o Roadster. Actualmente el GT C cupé solo se comercializa en versión “Edition 50” y cuesta 197.000 euros.

La “Edition 50” es limitada y AMG tienen previsto producir 500 unidades del cupé y otras 500 del descapotable. Ambos modelos aceleran de 0 a 100 km/h solo 3.7 segundos y permiten disfrutar mucho a sus mandos. Como todos los deportivos de última generación permite elegir gracias a un selector giratorio entre varios modos de conducción: “C” (Controlled efficiency), “S” (Sport), “S+” (Sport Plus), “I” (individual) y “Race”.

El sonido de su motor es bronco y poderoso, su cambio de doble embrague inmediato y sus reacciones muy puras, con el eje trasero mandando pero con nobleza y progresividad. No podía ser menos en el buque insignia de la división AMG, al menos hasta que dentro de unos días se presente en Francfort en superdeportivo “Project One”, un híbrido con 1.000 CV y un precio final de unos 3 millones de euros…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × 3 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.