En Dodge pusieron el listón muy alto con la llegada del Demon, el coche de serie más preparado para una drag-race, una bestia que no habría sido posible más que en Estados Unidos. Cerrada su producción es hora de actualizar al Challenger, y en lo alto de la gama 2019 se nos propone el Dodge Challenger Hellcat Redeye, una versión poseída por el espíritu del Demon con 808 CV y una puesta a punto para ser el más rápido en el cuarto de milla.

Challenger Hellcat Redeye

Dodge creó con el nuevo Challenger una fabulosa reinterpretación de su musclecar, y ahora necesita ponerla al día para seguir siendo uno de los deportivos americanos más atractivos del mercado. Algunas novedades para sus variantes más deportivas son el capó, con dos entradas de aire en los Hellcat al estilo Mopar de los clásicos, que de paso son funcionales pues canalizan el aire hacia el motor. También se añaden nuevas llantas y colores, y un nuevo sistema de información y entretenimiento.

Para diferenciar al Challenger Hellcat de su versión superior, el Hellcat Redeye, debemos fijarnos en los logos del gato salvaje. En el más potente estos tendrán el ojo de color rojo como bien indica su nombre, pues hereda ciertas piezas del Challenger Demon. Al igual que el Hellcat estándar lleva el alerón trasero fijo de color negro y las llantas del mismo color y diseño. Este nuevo Challenger Hellcat Redeye se podrá elegir también con la carrocería ensanchada o Widebody, en la que las aletas laterales crecen y también sus ejes.

Para el Redeye Dodge ha usado el motor que ya tenía el Hellcat pero le ha añadido algunos elementos de su versión demoníaca. Al motor HEMI V8 de 6.2 litros se le integra el sobrealimentador del Demon de 2.7 litros con una fuerza de soplado de 14.5 psi, dos bombas de combustible de doble etapa y el sistema SRT Power Chiller con el que se usa el sistema de aire acondicionado para enfriar el aire de la admisión. También se han reforzado los pistones y las bielas, e incorporado un tren de válvulas mejorado con el que el corte llega a 6.500 rpm, 300 más que en el Hellcat estándar.

En total produce 808 CV y 958 Nm de par, y va asociado al cambio automático de ocho velocidades TorqueFlite 8HP90 calibrado para esta versión. El Challenger Hellcat Redeye y Hellcat incorporan el sistema Launch Control, Launch Assist, Line Lock y Torque Reverse, todos creados para perder la mínima tracción posible en las salidas rápidas desde parado. Y es que según Dodge este Hellcat será capaz de hacer el 0 a 96 km/h (0-60 mph) en solo 3.4 segundos, así como hacer el cuarto de milla en 10.8 segundos, con la carrocería Widebody eso sí, y posee una velocidad máxima de 326 km/h.

Tanto el Hellcat como el Hellcat Redeye salen a la venta a principios de Otoño de 2018, eso si, no los veremos en nuestro país pero que Dios bendiga América.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres − uno =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.