“7:01”, la historia en vídeo detrás del romántico récord del Dodge Viper ACR en Nürburgring

0
184
- Publicidad -

El ser humano a veces vive empujado por las pasiones o por el amor, el amor a lo irracional. El mundo del motor muchas veces sigue girando gracias a eso y el año pasado tuvo lugar una de esas historias que conmueven a todo amante de la gasolina. Un grupo de fanáticos del Viper hizo las maletas, cruzó el charco con dos unidades del Dodge Viper ACR y decidieron intentar demostrar su potencial frente al mundo entero.

El motivo para tal gesta es que el superdeportivo americano nos decía adiós y su producción tocaba a su fin. Así que ese grupo de enamorados de la serpiente americana decidieron honrarlo llevándolo al trazado más exigente del mundo, que no es otro que Nürburgring, para intentar convertirlo en el coche de producción más rápido del mundo.

En aquel momento, ni el Lamborghini Huracán Performante ni el Porsche GT2 RS habían desfilado oficialmente por el Infierno Verde, por lo que la corona seguía en manos del Porsche 918 Spyder con sus 6 minutos 57 segundos. El Viper ya tuvo ese título hace años, y sus seguidores veían posible que el Viper ACR lograra recuperarlo. Una campaña de crowdfunding consiguió 200.000 euros para el proyecto y la aventura comenzó.

El primer paso fue superar el récord anterior del Dodge Viper, y el superdeportivo lo logró con una vuelta en 7:03 minutos. Pero no era suficiente, había margen de mejora. Sin embargo los problemas fueron constantes, desde la climatología a la mecánica, pasando por walkies kamikaces que se meten debajo de los pedales.

Cuando todo parecía perdido, el recién llegado Lance Arnold consiguió mejorar el último registro en las mejores condiciones. El tiempo logrado era de 7:01 minutos, a tan solo 4 segundos del superdeportivo híbrido de Porsche, sin tracción total, sin ayudas de la electricidad, con un motor atmosférico y tracción trasera.

Dodge Viper ACR Nürburgring

Sin embargo, Arnold al acabar la vuelta aún podía hacer un intento más, así que se lanzó a por ello confiando plenamente en la máquina que tenía entre sus manos. Pero el destino quiso que a más de 200 km/h una de las ruedas dijera basta y el Dodge Viper ACR acabara destrozado y sin récord absoluto. Ahora este documental de 24 minutos nos cuenta la historia de aquellos hombres y mujeres que creyeron en el último superdeportivo americano.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

8 + diez =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.