¿Demasiado fashion para las monjas? - Revista Car

PRUEBAS

¿Demasiado fashion para las monjas?

RevistaCAR 9 de diciembre, 2014 | Tiempo de lectura 2 min

París inspira. Paramos nuestro Cactus junto al 2CV en el Grand Palais, junto a la plaza de la Concordia. Citroën era una marca genuina innovadora y uno de los principales fabricantes del mundo, con coches cuya ingeniería estaba décadas más lejos que las de sus rivales. Entre los años treinta y los setenta, todos los Citroën tenían algo especial, diferente, inspirador. El 2CV, por ejemplo, era un coche grande y familiar en una época en la que aún no había nacido el Mini y VW se conformaba con el Escarabajo.

El Cactus es un coche, sobre todo, ligero. El capó es de aluminio, el portón de plástico, las protecciones de goma y se han quitado piezas como los cristales traseros que suben o bajen o el asiento trasero partido. El coche pesa poco más de 1.000 kilos. Esto se consigue porque el Cactus no ha sido pensado para llevar ni motores de alta cilindrada ni caros sistemas de tracción total. La revolución se asemeja mucho a la que protagonizó el 2CV. El coche era, sobre todo, ligero, lo que exigía un motor muy pequeño y de muy bajo consumo para motorizar a las zonas rurales de Francia. El Cactus tiene una posición de conducción alta, lo que da una ligera impresión de SUV, pero su techo es bajo, es muy ancho y tiene una forma cuadrada que anuncia un interior con espacio. Está protegido por una armadura de goma que se llama airbump y rodea casi todo el coche. Los asientos parecen los sofás de casa de tus padres. Incorpora los últimos motores Puretech de tres cilindros gasolina (82 o 110 CV) y los contrastados HDi de 92 o 99 CV. Potencias que, con tan bajo peso, dan muy buenas prestaciones. La lluvia no para y el pavimento en París es especialmente malo. Aquí los adoquines, los baches y los scooters aparecen por doquier. Muestra una suspensión ultra-cómoda y perfecta para rodar. No sucede lo mismo con su techo. El cristal hoy nos deja ver las gotas de lluvia, pero como no tiene cortinilla, el día que tengamos un sol hiriente estaremos atrapados en un invernadero.

El 2CV nos encanta, todo es suavísimo y nos recuerda que queremos tener uno, comprarlo, mantenerlo, verlo en el garaje, sacarlo cuando nuestro club de clásicos realice cualquier evento o con cualquier tipo de excusa. El Cactus se conduce mejor que cualquier SUV de los pequeños, es más ágil, más estable. También tiene más espacio interior y consume mucho menos… pero no tiene su atractivo. Aunque a Citroën le están saliendo los números con el Cactus, la marca ha perdido la oportunidad de hacer un nuevo 2CV al estilo del Mini o del Fiat 500, un coche que nos haga ir corriendo al concesionario.

¡Valora este artículo!
[Votos: 0 Media: 0]

Recibe más artículos sobre la actualidad del motor

Déjanos tu correo y recibe las noticias con la última actualidad

    Te recomendamos

    • ESTO ES LA GUERRA

      ¿Has escuchado alguna vez el sonido de la admisión de fibra de carbono de un BMW M3 CSL? ¿Y el rugido del motor V8 del...

    • CHICOS DE CAPITAL

      Son chicos de ciudad. Se nota por su aire chic, por su elegante vestimenta, por su cuidado diseño y por sus exclusivas...

    • BAUTISMO DE FUEGO

      Los clientes no buscan solo la marca, sino el confort, el refinamiento, la mecánica de última generación y la imagen...

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    X
    AVISO DE COOKIES

    Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas (elaborar estadísticas a partir de sus hábitos de navegación) y publicitarias (elaborar perfiles para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias de navegación). Aceptando ahora consiente el uso de esta tecnología en nuestra web. En cualquier momento puede configurar su instalación o retirar su consentimiento clicando en Configuración de Cookies.

    COOKIES PROPIAS

    Las utilizamos para conocer si has aceptado nuestra política de privacidad o si estás suscrito a nuestros boletines informativos

    Revistacar.es + info

    Las utilizamos para conocer si has aceptado nuestra política de privacidad o si estás suscrito a nuestros boletines informativos

    COOKIES DE TERCEROS

    Las utilizamos para medir datos estadísticos de la publicidad mostrada en la revista y el comportamiento que tienen nuestros lectores.

    Analíticas

    Google.com + info

    A través de Google analytics se obtiene información que nos permite medir cómo interactúan los Usuarios con el contenido del portal.

    Publicitarias/Publicidad programática

    AdServer + info

    Sirve para almacenar sus preferencia publicitarias y mostrar anuncios propios de su interés

    Webads.es + info

    La publicidad en revista CAR es proporcionada por WebAds que hace uso de las ubicaciones de cookies. Los datos recopilados de las cookies son anónimos y no se realiza un seguimiento de los datos personales. Las cookies no pueden causar daños ni propagar virus a ninguna computadora o archivo. Cookies utilizadas: uuid2, sess, icu, anj, token

    Guardar Configuración