- Publicidad -

El 3008 DKR tuvo su bautismo de fuego en el Rally de Marruecos, donde logró varios triunfos de etapa y afinó su preparación de cara al Dakar. En total se ha recorrido 5.000 kilómetros para poner a prueba sus novedades técnicas en condiciones reales (calor, arena, dunas) y encontrar los reglajes adecuados. Sin embargo, cuando Peugeot preparó su asalto al Dakar a finales de los años ochenta del pasado siglo, ya tenía en casa la mejor base mecánica sobre la que trabajar: el 205 Turbo 16. Este automóvil de competición fue diseñado para conquistar el mundial de rallyes, sobre la base de una versión de calle homologada como Grupo B.

El Peugeot el 205 Turbo 16 compitió en el Mundial de Rallyes entre 1984 y 1986, donde sumó dos mundiales de pilotos con Timo Salonen y Juha Kankkunen, y otros tantos de marcas. En total venció en dieciséis rallyes, el primero de ellos, el 1.000 Lagos de Finlandia del año 1984, con Ari Vatanen al volante. En el motor se trabajó de cara al Dakar en aumentar la fiabilidad, en adaptarlo al trabajo en altas temperaturas ambientales y en mejorar la respuesta a medio régimen. Por este motivo, el bloque de aleación XU8T de cuatro cilindros y 1.775 cm3, con un enorme turbo Garret, redujo su potencia hasta 380 CV. La caja de cambios recibió una nueva piñonería reforzada y desarrollos adaptados al Dakar, con un desarrollo final más largo para rodar “desahogado” a altas velocidades en las pistas y desiertos africanos.

Para el 3008 DKR, el motor también ha sido objeto de atención, por su adaptación a la nueva normativa de la FIA, que reduce el diámetro de la brida de admisión de aire de 39 a 38 mm en los vehículos diésel de dos ruedas motrices. Esta modificación supone reducir la potencia en unos 20 CV. Los ingenieros han intentado compensar en lo posible esta desventaja, además de mejorar la facilidad de uso del motor a bajos regímenes. Asimismo, se ha hecho un esfuerzo para tener mayor fiabilidad en el entorno motor.

Ambos automóviles tienen una configuración básica parecida. Los dos disponen de un chasis tubular de acero (que en el caso del 205 T16, añade una zona central monocasco derivada del coche de serie), con suspensiones de dobles triángulos y grandes recorridos; y el motor ubicado en posición central (en disposición longitudinal, en el caso del 3008 DKR).

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

11 − 2 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.