- Publicidad -

Con dos frontales diferentes Mercedes lanza la cuarta generación de su modelo más vendido, el Clase C. Ya disponible, se puede adquirir hasta con ocho motores diferentes, amortiguación adaptativa y un nutrido equipamiento de seguridad y confort.

Dicen que la mejor defensa es un buen ataque. Durante dos generaciones, BMW acaparó el mercado de prestigio con compradores a los que les gustaban los coches con talante deportivo y estética más sugerente y agresiva que la empleada por su rival de Stuttgart. El gigante alemán DaimlerChrysler, que es tan viejo y experimentado como la industria del automóvil, no quería arriesgar sus valores de tradición, elegancia y prestigio burgués, abandonando una estética más bien conservadora en sus productos.

Con el Clase S de 1999, DaimlerChrysler señaló que estaba dispuesta a combatir en todos los frentes, no sólo con BMW sino también con la ambiciosa Audi. Le siguieron modelos como el cupé de cuatro puertas, el CLS de 2004 y, ahora, cuando llega la cuarta generación de su coche más vendido, el Clase C lanza otra audaz estocada.

El nuevo Clase C se ofrece con dos frontales diferentes, uno el clásico y elegante para el acabado Classic, con una pequeña estrella situada sobre el capó, y otro, más deportivo, agresivo y sugerente para el nivel Avantgarde, con una gran estrella central clavada en una parrilla con grandes barrotes horizontales.

Mercedes Clase C

No sólo eso, las aletas y los laterales del Clase C llegan esculpidos, así como los faros efecto joya y los paragolpes con entradas de aire claramente deportivas. Una respuesta medida, personal y auténtica a la audaz estética flame design que BMW introdujo con sus Serie 7 de 2001. De esta manera se atiende, con un concepto denominado “producto en producto”, a clientes de diferente talante.

Mercedes Clase C

La carrocería del nuevo Clase C crece en longitud 55 mm, hasta los 4.581 mm, y en ancho, 42 mm, hasta los 1.770 mm, con lo que el espacio interior se muestra más desahogado, sobre todo en las plazas traseras.

La paleta de motores incluye ocho posibilidades, tres turbodiésel y cinco de gasolina, todos ellos con una avanzada tecnología que asegura un comportamiento muy suave y, al mismo tiempo, prestacional. La oferta gasolina partirá del C 200 y ascenderá con el C 280 y el C 350. De momento, el único diésel será el C 220 CDI. No obstante, antes de que termine el año se incorporarán nuevas mecánicas y, según la marca, en septiembre podremos disfrutar de la tracción total 4Matic en las versiones C 280, C 350 y C 320 CDI.

Mercedes Clase C

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

12 + nueve =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.