En MINI ya han dado el paso, su primer coche 100% eléctrico no podía ser otro que su modelo primigenio, y ahora hemos podido conocerlo en la capital madrileña. El MINI Cooper SE está en Madrid y la firma nos ha llevado para explicarnos sus novedades, darnos a conocer sus precios y acabados, y poder verlo en primera persona.

En el marco de sus 60 cumpleaños, MINI se ha aventurado a lanzar esta versión eléctrica del compacto más chick de la ciudad. Se fabricará en Oxford y por ahora solo en versión de tres puertas, con iguales dimensiones, pero con 18 mm más de altura libre al suelo.

En cuanto a sus aspecto, mantiene su diseño aunque con leves cambios estéticos. En el morro por ejemplo tenemos la parrilla cerrada en acabado gris y la opción del relieve en el color energetic yellow. Las llantas son de 16 o 17 pulgadas, y las que MINI nos mostró en vivo eran las opcionales de 17″ llamadas Electric Spoke, que van más carenadas y tienen el cubre bujes con el filo amarillo.

En su zaga destaca la ausencia de escapes, con el consiguiente difusor ocupando el paragolpes trasero, el logo de la versión eléctrica y la “s” de Cooper S en amarillo. En el interior hay novedades más sencillas. Lo primero que vemos es el nuevo display digital para la instrumentación, que tendrá varios modos de visualización, con marcadores para la carga de la batería y el uso de la energía. También hay en la consola central un botón para regular la frenada regenerativa que consta de dos modos, y en lugar de palanca manual, el freno de mano pasa a ser eléctrico.

Además el MINI Cooper SE mantiene su espacio interior, ya que las baterías van ubicadas bajo el suelo entre los asientos delanteros y hacia los traseros en forma de “T”. Esto permite mantener también la capacidad del maletero, de 211 litros y con el doble fondo de serie. La diferencia de peso con las baterías es de 125 kg más comparado con un Cooper S Automático.

En cuanto a su esquema eléctrico, tiene un motor delantero de 184 CV y 270 Nm, que junto a la batería permite recorrer 234 km de distancia, en ciclo WLTP. Para cargar la batería, la opción que menos tiempo requiere es en una toma de carga rápida, para la que el MINI Cooper SE ya va preparado de serie. En tomas de hasta 50 kW podremos recargar en 35 minutos. En una de 11 kW el tiempo será de 2,5 horas, mientras que en casa, en una toma de 2,3 kW, necesitaremos 12 horas. Todos estos tiempos son para llegar al 80% de la carga, para el 100% se tardaría más.

MINI ha decidido simplificar las cosas para sus acabados en el Cooper SE, que serán cuatro. El primero, el Acabado S, consta de asientos de tela, faros LED, sistema de navegación con Apple CarPlay, elegir entre gris o blanco para la carrocería y con llanta de 16 pulgadas. Su precio son 33.950 euros.

El siguiente nivel, el Acabado M, añade a elegir los colores rojo, verde y negro, más opciones de llantas y otros elementos, y sube el precio a 36.500 euros. En el Acabado L, la tapicería interior es de cuero, lleva de serie la llanta Electric Spoke de 17″ y Head-Up Display entre otros elementos, con un precio de 39.000 euros. Por último, el Acabado XL, que añade techo solar, todas las opciones de llantas, montando de serie una multirradio en dos tonos, y otros elementos, con un precio de 41.000 euros.

Aunque todavía no ha llegado a los concesionarios, ni lo hará hasta el 7 de marzo cuando se inicie la comercialización, ya se puede hacer una prereserva a través de la web de MINI, que cuesta 1.200 euros y que se puede anular. A nosotros en persona el coche nos ha convencido y aunque su autonomía no es la mayor del mercado, el MINI Cooper SE es un coche primordialmente urbano y de desplazamientos diarios, por lo que su planteamiento es correcto, su dinámica apunta a ser igual de divertida, y su estilo es igual de atractivo que siempre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × cinco =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.