Nos encantan los clásicos, como a todo amante de este mundillo, pero si además son americanos mucho más. La opulencia, la grandeza, los metros de acero y hierro de sus carrocerías, ser de una época en la que los consumos, la ligereza o el paso por curva daban igual, solo importaba tener un coche cómodo y de ángulos elegantes y bonitos. Coches que en nuestro país cuesta mucho ver, pero que de vez en cuando se tiene la suerte.

Por fin llega el buen tiempo, y empezamos a ver las primeras concentraciones de clásicos por nuestras ciudades y alrededores. Este es el caso de la organizada por Betrayers en Vitoria, un gran grupo de amigos que comparten el Custom Car en vehículos mayoritariamente americanos. Podria parecer una concentración más donde ver enormes Chevrolet, Plymouth o Chrysler si no fuera por un pequeñín que nos llamo la atención. Una unidad… ¿fea ? ¿Bonita?, ¿Rara ? ¿Curiosa?

Se trataba de un AMC Gremlin, un coche con el que no te cruzas todos los días por las calles tu ciudad. Era el equivalente al Ford Fiesta de su época, un vehículo del segmento B casi improvisado por American Motors, que lanzaron de 1970 a 1978. Aunque allí se vendieron más de 670.000 unidades entre Estados Unidos y Canadá, no era un coche muy atractivo como para que caprichosos coleccionistas lo trajeran al otro lado del charco. Pero parece que el dueño de esta unidad si sentía admiración por este pequeño hierro de los 70.

Decíamos casi improvisado porque el AMC Gremlin nació de la adaptación del AMC Hornet, adaptando su base para acoger esta peculiar trasera, pero que seguía ofreciendo dentro una banqueta trasera para dos ocupantes más o incluso tres valientes. El modelo del que derivaba, el Hornet tenía versión V8, pero en el Gremlin solo se ofrecían dos motores de seis cilindros en línea de 128 y 145 CV. Con su tracción trasera y su aspecto reducido de poco más de 4 metros tenía que ser un coche interesante de conducir

 Fotos: Unai Ona

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × cinco =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.