- Publicidad -

Las pick-up cada vez atraen a más público; sin embargo, en este segmento las marcas premium no tienen tanto camino recorrido. ¿Supondrá esto un problema?

Volkswagen Amarok V6 Dark Label

Seamos claros, ¿que tenemos aquí? Este lobezno pick-up llegó en 2010 con un 2.0 diésel de cuatro cilindros, pero en 2017 recibió un V6. Delante tienes el Dark Label Ed. de 2018, con un V6 diésel de 204 CV.

¿Quedará genial en mi muro de Instagram? Con toda seguridad acapararás muchas miradas tanto en la red social como por la calle. El Amarok es un portento físico considerable, y con el color gris y mate de esta variante especial enfatiza aún más su carácter. Hasta podríamos decir por su nombre que es digno sucesor de Dark Vader
–modo ironía activado, no os ofendáis fans de Star Wars.

Aspecto feroz, pero ¿qué tal va de músculo? Su corazón tiene una configuración V6 con el sistema de tracción total permanente 4Motion, unido a la transmisión automática de ocho velocidades. Únicamente equipa un botón “offroad” para aventurarse por la tierra. El diferencial bloqueable es opcional.

¿Lo mejor está en el interior? Pues en realidad la calidad es correcta, con abundancia de plástico duro. La configuración es similar a cualquier modelo VW, y la variante Dark Label tiene un sistema de infoentretenimiento avanzado con navegador y cámara trasera, junto con asientos calefactables.

¿Me va a sorprender o hay algo que temer? Es el que más se asemeja a un sedán. La dirección y el comportamiento hacen que sea casi tan fácil de llevar como un Polo. El V6,
a pesar de sus 204 CV, se nota más reactivo que lo que nos dicen los números, con un par disponible desde el ralentí.

¿Será capaz de remolcar la casa-árbol de mi hija? Puede llevar hasta tres amigos en la segunda fila sin problemas, así como el espacio de carga más ancho de la comparativa, por 60 mm. Tira más de 1.068 kg sin venirse abajo, aunque su tara máxima es de 3.100 kg, 400 menos que el Ford y el Mercedes.

Veredicto. Presenta un amplio catálogo de opciones para personalizar el modelo al gusto del consumidor. Es uno de los más completos: rápido, versátil, duro, sofisticado y dinámico en conducción.

Ford Ranger 2.2 Limited

Seamos claros, ¿que tenemos aquí? Lleva entre nosotros desde 2011. Monta un motor 2.2 litros de cuatro cilindros con 130 o 160 CV, además existe otro bloque 3.2 con 200 CV. Todas son diésel…

¿Quedará genial en mi muro de Instagram? Diseño robusto y muy americano, a pesar de que su parrilla frontal tiene más cromado que algunos raperos. Quizás un toque “brillante” que para algunos no lo sea tanto, ya que es un material que puede dañarse con facilidad, y puede requerir tratamiento. Si estas por la labor, tienes una de las pick-up más relucientes de la comparativa.

Aspecto feroz, pero ¿qué tal va de músculo? El sistema de tracción total puede activarse a voluntad;  el “4L” nos asegurará la máxima tracción con reductora activada. Tecnológicamente también está al día, equipando  el control de descenso y el asistente de arranque en cuesta.

¿Lo mejor está en el interior? Pantalla central con un marco estilo tupperware de reducidas dimensiones. Botonería un poco desactualizada pero no echas nada en falta. La edición Limited –como la de nuestra comparativa– asegura comodidad y espacio más que de sobra.

¿Me va a sorprender o hay algo que temer? El motor es algo ruidoso, pero gracias a una transmisión a prueba de balas y un par disponible desde muy bajas vueltas asegura su éxito en offroad. Conducción algo más nerviosa que en el Mercedes o en el VW, y la dirección es algo imprecisa.

¿Será capaz de remolcar la casa-árbol de mi hija? La carga máxima es de unos 1.155 kg, y puedes tirar de un trailer de hasta casi 3.500 kg. La doble cabina es más que correcta para cinco adultos, además de añadir mucha funcionalidad en ciertos detalles, como la incorporación de una toma de 230v.

Veredicto. Una herramienta capaz de abarcar muchos terrenos, pero detrás del volante se nota demasiado sobrio. Lo mejor, encontrarás tracción hasta en las peores condiciones.

Fiat Fullback Cross

Seamos claros, ¿que tenemos aquí? El refinamiento italiano impregna esta pick-up, que utiliza de base una Mitsubishi L200. Monta el mismo 2.4 con 150 o 180 CV. Todas son doble cabina y tracción total.

¿Quedará genial en mi muro de Instagram? El público objetivo de la Fullback Cross es más juvenil, aventurero y moderno frente al L200, que tiene un acabado más sobrio y mucho más pensado para el trabajo. Por ello, equipa una carrocería más ligera, llantas de aleación negras y unos rieles con más estilo. Es el que más destaca cuando se aparca cerca de los demás.

Aspecto feroz, pero ¿qué tal va de músculo? Equipa un cambio automático de cinco marchas, tracción a las cuatro ruedas desconectable, diferencial central bloqueable y una lista reducida de opciones. La variante Cross lleva un diferencial trasero bloqueable de serie, junto al control de descenso.

¿Lo mejor está en el interior? El menos sofisticado de esta comparativa, todo ello por culpa de su sistema de infoentretenimiento, con una botonería desactualizada, instrumentación sencilla y asientos con poco soporte lateral. Mucho espacio, eso es lo bueno.

¿Me va a sorprender o hay algo que temer? Es 300 kg más ligero que cualquiera de la comparativa, por tanto es más rápido al salir en las curvas. No hace falta decirte que acelera más rápido que cualquiera de sus contendientes aquí, aunque el confort en marcha no es de los mejores.

¿Será capaz de remolcar la casa-árbol de mi hija? La capacidad en la caja es reducida porque tiene menos anchura que los demás. Su carga máxima es de 3.100 kg, sin embargo, es bastante espacioso en la parte trasera y es uno de los que mejor maniobran de la comparativa.

Veredicto. Aires deportivos, estilo fresco y bien equipado, los amantes del deporte podrán equipar opciones para llevar sus esquíes, kayak o tablas de surf.

Mercedes X250d

Comparativa pick-up

Seamos claros, ¿que tenemos aquí? La primera pick-up de Mercedes. Utiliza como base una Nissan Navara, pero más sofisticada. Llega con dos diésel 2.0 de cuatro cilindros y, en 2018, llegará un V6.

¿Quedará genial en mi muro de Instagram? Está claro que es el más refinado y elegante de estos cuatro, por tanto el que más interés está generando últimamente. El acabado “Power” es tan glamuroso como tu imaginación quiera, con cromados en los paragolpes, llantas de 18 pulgadas, Led tanto delante como atrás y ni un solo trozo de plástico negro a la vista.

Aspecto feroz, pero ¿qué tal va de músculo? El chasis de la Navara permite desconectar la tracción total cuando se desee. El X250d monta una transmisión automática de 7 relaciones. El diferencial trasero bloquable es opcional, así como los 20 mm extra de altura libre al suelo.

Comparativa pick-up

¿Lo mejor está en el interior? A pesar de que la palanca de cambios delate su procedencia, el salpicadero está realizado casi al completo por Mercedes. Control de climatización de última generación, y mucho más, de serie. Hay extras imprescindibles: cámara 360º y navegación por Internet.

¿Me va a sorprender o hay algo que temer? El mejor en términos de confort; con la posibilidad de dejar atrás baches con la misma elegancia que caracteriza a los modelos de la marca. Puede que los 190 CV procedentes de su 2.3 litros diésel se quedan algo cortos a veces.

¿Será capaz de remolcar la casa-árbol de mi hija? Su caja es tan espaciosa como la del Ford Ranger, y su capacidad de carga es idéntica. La fila trasera de asientos es algo más compacta que sus competidores, por tanto tres adultos quizás vayan algo más apretados de lo esperado.

Veredicto. El más exclusivo y confortable sin duda. Sin embargo, si te vas a gastar una gran suma de dinero en una pick-up, nosotros esperaríamos a la variante V6.

Comparativa pick-up

Comparativa de cabrios premium, acaparadores de miradas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

siete + dieciocho =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.