Cuatro cabrios premium que prometen practicidad con dosis de viento vapuleando tu cabellera. ¿Qué tienen de especial? Ponemos a prueba juntos al Range Rover Evoque Convertible, el BMW 420d M Sport Convertible, el Mercedes C220d Cabriolet y el Audi A5 Cabriolet.

Range Rover Evoque Convertible

Comparativa de cabrios premium, acaparadores de miradas

¿Dónde hay que firmar? Es el primer Ranger Rover descapotable como tal; su aspecto robusto, líneas elegantes y deportivas le hacen gozar de un diseño que le ha catapultado al olimpo de su segmento. Actualmente no tiene rival, ya que no existe otro SUV descapotable moderno a día de hoy.

¿Y si hace un frío que pela? El techo es de lona, y puede desplegarse en unos 18 segundos hasta una velocidad máxima de 50 km/h. ¿Cuál es el precio? El maletero pierde algo de capacidad y se queda en 251 litros.

¿Equipamiento a la altura? Fuera de carretera, encontrar el máximo agarre es una tarea primordial. El eficaz sistema Terrain Response permite elegir entre diferentes tipos
de calzada para cambiar los parámetros de la vectorización del par y así aumentar la seguridad general.

Comparativa de cabrios premium, acaparadores de miradas

Lo más importante es el interior. Al nivel que nos tiene acostumbrados la marca británica, los acabados están mimados hasta el detalle con materiales de alta calidad. Su configuración interior es 2+2, con dos asientos delante y dos atrás, con espacio de sobra hasta para los ocupantes más altos.

¿Esos kilitos de más… Cualquier aumento en la báscula siempre es negativo para el dinamismo. Sin embargo es algo normal, los convertibles ganan un poco de peso debido al sistema de accionamiento del techo –junto con una mejora en la rigidez del chasis–. En este caso sube hasta 1.967 kg.

…comprometen la agilidad? El chasis acompaña de buena manera en una conducción un poco más deportiva. Además, unido al sistema de vectorización de par –el cual reparte el par motor a la rueda con más agarre en ese momento– hace que sus prestaciones sean bastante buenas.

Veredicto
No pasarás desapercibido por tener a este “unicornio” del mercado. Es el más pesado de la comparativa y, por tanto, el más perezoso, pero el único que se atreve lejos del asfalto.

BMW 420d M Sport Convert.

¿Dónde hay que firmar? Lo que solía ser un Serie 3 sin techo ha sido desplazado por una variante con más gancho y garra. En este caso, la capota es rígida, junto con un paquete de equipamiento M Sport que le da uno de los aspectos más “granuja” de esta comparativa.

¿Y si hace un frío que pela? Se puede capotar en menos de 20 segundos pero, solo hasta un máximo de 17 km/h. El maletero también se compromete si vamos con o sin capota, oscila entre 220 y 370 litros.

¿Equipamiento a la altura? Tapicería de cuero, iDrive, cambio automático StepTronic de ocho velocidades… Nada ostentoso pero todo en su sitio. El maletero varía según la posición del capó, y tendrás que hacer un estudio previo  de tu equipaje para que no haga un sándwich al plegarlo.

Lo más importante es el interior. Destaca mucho la insonorización, ya que poco hay que decir del nivel de acabado del paquete M. Los cinturones ahora se alojan en el lateral de los asientos, facilitando el acceso. También tenemos una salida de aire en las plazas delanteras que actúa como una “bufanda”.

¿Esos kilitos de más… Debido a su complicado mecanismo de accionamiento del techo rígido, su peso aumenta ligeramente. Y es que en una berlina cupé como esta es esencial el peso, el cual se ve comprometido parando la báscula en los 1.790 kg, 225 kg de “lastre”.

…comprometen la agilidad? No mucho, ya que aunque se añada ese peso “extra” sigue gozando de una gran agilidad en curva, debido también a buen chasis que monta y a la suspensión deportiva del paquete M, aunque presenta un balanceo de carrocería más pronunciado que en el cupé.

Veredicto
Diseño muy deportivo con la posibilidad de llevar a tres amigos contigo para disfrutar de un paseo por las montañas. Solo si pisas de más el acelerador, notarás el sobrepreso.

Mercedes C 220d Cabriolet

¿Dónde hay que firmar? Al poco de lanzar la renovación del Clase C, llegó la variante descapotable con una apariencia más elegante y deportiva. Describe una firma óptica distinta con los faros Led High Performance de serie, con la opción de montar las Multibeam LED con luces de carretera Ultra Range, que aumentan la seguridad.

¿Y si hace un frío que pela? El accionamiento del techo es rápido, unos 20 segundos. La lona da mucho juego a la hora de poder combinar varias opciones de colores junto
con la tonalidad exterior.

¿Equipamiento a la altura? Materiales de primera clase junto con unos asientos calefactados y Head-Up-Display en opción. Presenta un sistema de conducción semiautónoma, que “lee” lo que tiene el coche delante hasta en 500 metros hacia delante, 40 metros a los lados y 80 metros hacia atrás.

Lo más importante es el interior. Elegancia a raudales, con asientos muy deportivos en la primera fila y con unos más compactos en las plazas traseras. Dispone de una pantalla de 12,3”, la cual se puede manipular con el controlador táctil del centro de la consola o mediante el mando fónico Linguatronic.

¿Esos kilitos de más… Aunque la capota lastre, el Dynamic Body Control posibilita que se disfrute de una flexibilidad en la conducción sobresaliente, el cual permite alternar entre tres modos: “Confort”, “Sport” y “Sport +”; estos tienen efecto en la amortiguación, dirección, respuesta del acelerador y el ESP.

…comprometen la agilidad? Sigue manteniendo un paso por curva envidiable. Con el modo Sport trazamos las curvas con confianza y decisión, manteniendo una precisión con el volante como si fuese el cupé se tratara, siempre ayudado por la caja automática de 9 velocidades.

Veredicto
Pensado para una conducción confortable, su motor es más reactivo que el del BMW y el Range Rover, aunque en modo “Confort” el balance es más acusado y el grip algo menor.

Audi A5 Cabriolet

¿Dónde hay que firmar? Líneas enfatizadas junto con un morro más afilado, con una parrilla más grande… ha mejorado en todos los aspectos. También es un 40 kilos más ligero que la primera generación del descapotable alemán. A lo que hay que sumar un aumento de la resistencia a la torsión del 40%.

¿Y si hace un frío que pela? Es innegable que el techo de lona multicapa es uno de los mejores del mercado, con un aislamiento acústico de primera. Se abre en solo 15 segundos hasta una velocidad máxima de 50 km/h.

¿Equipamiento a la altura? Sobrepasa tus expectativas: nueva generación del sistema de infoentretenimiento MMI, rediseño de la botonería y acceso a los menús; simplemente brillante. Además, cuenta con el Audi Select para aclimatar el vehículo a nuestra forma de conducir.

Lo más importante es el interior. Aquí no tiene color, el interior es de última generación con el Virtual Cockpit integrado como panel de instrumentos, junto con el más alto grado de refinamiento que puedas imaginar. Una posición de conducción baja; deportiva pero extremadamente confortable.

¿Esos kilitos de más… Pasamos de los 1.595 kg hasta los 1.765 kg. Menos de 200 kg adicionales que hacen que se note casi igual de ágil que la variante cupé; dirección muy directa junto con un cambio automático S-tronic que es rápido en modo manual y muy suave en modo automático.

…comprometen la agilidad? Es el convertible en el que menos se nota que no tenemos un techo sobre nuestras cabezas, hablando de prestaciones. Es igual de ágil, sin más balance de carrocería, equilibrio casi perfecto y unido a un diseño y elegancia sublimes.

Veredicto
Un descapotable redondo, en todos los sentidos. El motor diésel de 190 CV empuja con furia desde muy bajas vueltas, con consumos que dan risa, casi igual que en el cupé.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecinueve − 12 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.