- Publicidad -

Aunque todos soñamos con tener un deportivo en el garaje, el día a día de la familia, el trabajo y los viajes supone una serie de compromisos que requieren un coche de otro tipo. El problema es: ¿cuál compraríamos sin perder un toque de pasión? Los amantes de la conducción que ya tienen familia tienen en las berlinas familiares su “valor refugio”, donde podemos elegir muchos modelos y versiones, tanto ahorradores diésel como unidades con motor de auténtico deportivo, muy de moda. Por eso, cada vez que BMW lanza un coche de este tipo, como el BMW Serie 5 Touring, una sonrisa aparece en nuestro rostro: las berlinas familiares con un toque de pimienta siguen en boga.

BMW Serie 5 Touring, Mercedes Clase E Estate y Volvo V90

El nuevo BMW Serie 5 Touring llega con 11 versiones entre 190 y 340 CV entre los que encontramos gasolina, diésel y con tracción total xDrive. El más vendido será el 520d, que aparece en esta comparativa con 190 CV, tracción trasera, la caja automática de ocho marchas –única disponible– 570 litros de maletero y un precio de tarifa de unos 56.000 euros, aunque con las opciones como el pack M (5.631 euros) y otras que incorpora nuestra unidad, nos vamos casi a 70.000.

BMW Serie 5 Touring

 

Frente a un BMW siempre tiene que haber un Mercedes, y el Clase E familiar se ofrece en 10 versiones entre 150 y los 612 CV de la versión AMG. El 220d estrena un diésel dos litros de 195 CV con caja 9-GTronic, nada menos que 640 litros de maletero y un precio de salida de 56.500 euros. Como en el BMW Serie 5, diez o doce mil euros se pueden ir en opciones sin que nos tiemble el pulso.

Mercedes Clase E Estate

Si hay una marca, además de Audi, a punto de renovar el A6, que puede hacer frente a estas dos en el mercado de los familiares, esta es Volvo. El V90 sustituyó al V70, y dio un salto adelante en todo: diseño, calidad, tamaño, espacio y personalidad. El Volvo V90 ha dejado de ser un coche modesto para apuntarse una soberbia imagen y un tecnológico interior sumamente atractivo para viajar en familia. Tiene 560 litros de maletero y su motor dos litros diésel clava las cifras de sus rivales, con 190 CV transmitidos por una caja de ocho marchas a las ruedas delanteras. El precio del sueco es de 56.900 euros, más equipado y, por tanto, con menor gasto en opciones.

Volvo V90

Embajadores del espacio

El portón del BMW Serie 5 Touring se abre de forma eléctrica y retira la bandeja de forma automática. Se carga con facilidad y argollas, enchufes o tiradores permiten modular el maletero, que puede llegar a los 1.700 litros. Nos sentamos la volante para descubrir un ambiente como en los BMW más deportivos, incluso mejor en algunos detalles, como un volante redondo y sin las variaciones de grosor de algunos M. El diseño del salpicadero nos recuerda a los de los BMW de los años noventa, sencillos, ligeramente orientado al conductor y perfecto para el día a día. Las pantallas del cuadro de relojes y de la navegación imponen al principio, y el iDrive sigue mejorando, pero aún hay que cogerle el truco para utilizarlo con facilidad. De todas formas, el espacio para pasajeros es holgado y todos viajarán cómodos.

Interior BMW Serie 5 Touring

En el Mercedes hay más maletero, con 640 litros ampliables recorriendo las banquetas traseras hasta los 670 y plegando los asientos hasta los 1.870 litros. El interior, con los paquetes de opciones que ofrece Mercedes, entre ellos los AMG Line o Premium Plus ofrece de todo. Las dos pantallas interiores no están integradas en el diseño tradicional del interior, con ocurre en el BMW Serie 5, sino que el cuadro se ha adaptado a su forma para una impresión muy tecnológica. La central tampoco es táctil, pero se maneja muy bien desde el mando central, y algo menos bien desde los nuevos mandos al volante. Son fenomenales en tacto y uso, pero terminan restando mucha atención a la carretera. El volante, eso sí, es soberbio, y parece llegado de la versión AMG, lo que permite conducir con total precisión.

Interior Mercedes Clase E Estate

El Volvo no empieza con buen pie, ya que su maletero es el más pequeño del trío, aun así, su tapizado claro hace que parezca el más amplio. Son 560 litros ampliables hasta 1.540. Sentarnos en su interior es una gozada, y se nota que los diseñadores no han tenido que basarse en la generación anterior. Volvo ha incorporado una pantalla central tipo tableta desde la que controlarlo todo, reduciendo los botones al mínimo. La pantalla es táctil, y también se maneja muy bien con los comandos de voz, y una de sus cosas buenas es que casi todos los elementos que se utilizan aparecen en los menús iniciales, y no en escondidos en submenús. Del resto del interior destacan las maderas claras y la amplitud que proporciona el diseño sueco.

Interior Volvo V90

Comenzamos a andar y el BMW Serie 5 Touring se muestra más dinámico. Su ligereza hace que el Serie 5 se mueva desde el principio con chispa, de modo que podemos atacar los kilómetros con decisión. La suspensión deportiva puede ser algo menos confortable, pero el nivel de absorción de este chasis es tan alto, que vale la pena elegirla sin temor a que los pasajeros se quejen. Ponemos el “Drive Mode” en el programa Sport y el coche mejora en su respuesta, con las marchas aguantando más revoluciones, y la dirección con un tacto más duro y directo. No es el más veloz acelerando –le vence el Mercedes por unas décimas– pero alcanzar los 100 km/h en 7,5 segundos no está nada mal para un familiar que ha cuidado, sobre todo, su dieta, y pesa 1.660 kilos.

BMW Serie 5 Touring en movimiento

El Mercedes es el más potente, aunque solo por cinco caballos, y el más rápido en aceleración, con 7,3 segundos. Parte de esta ventaja proviene del nuevo cambio de nueve marchas, que permite aprovechar mejor la franja de par motor que ofrece la mecánica, dando como resultado el menor consumo. En marcha se nota que es un motor más silencioso, pero le podemos dar “vidilla” si así lo deseamos. La dirección tiene buen tacto, pero no es tan precisa como en su rival, y la carrocería muestra un mayor balanceo, no en vano pesa 120 kilogramos más que el Serie 5 Touring. Eso sí, es el rey de las vías rápidas, y podemos devorar kilómetros con un mayor confort. Con más de mil kilómetros de autonomía, lo podríamos traer de Stuttgart a España sin repostar.

Mercedes Clase E Estate en movimiento

El Volvo incorpora un cuatro cilindros de dos litros que se ofrece con 150, 190 o 235 CV, este último en versión biturbo. El de 190 CV es el más equilibrado, con un consumo promedio de 4,5 litros y un nivel de emisiones que permite, como sus rivales, evitar el impuesto de matriculación. Las prestaciones no son tan brillantes, y aunque culmina el sprint en 8,5 segundos, no se siente tan feliz como sus rivales cuando lo exprimimos a fondo. La tracción delantera lo asemeja más en su manejo a un coche convencional, pero con el refinamiento de un premium. Silencio, confort y espacio se reúnen en su interior. No es tan amplio como los dos alemanes, pero tampoco va corto de centímetros, y en carretera el V90 acelera, gira y se sostiene sin sobresaltos, es más, yendo rápido las reacciones más blandas lo hacen más dócil.

Trasera Volvo V90, Mercedes Clase E y BMW Serie 5 Touring

Cada uno destaca en algo distinto 

El Mercedes, por ejemplo, es el más amplio y tiene el mejor maletero. Su interior es muy tecnológico y cautiva por su modernidad, con su nuevo motor y la caja de nueve marchas, es un coche sobresaliente. El Volvo destaca por su exterior, con luces led, la parrilla vertical y un diseño que engancha. En la versión Inscription el interior se convierte en un lugar donde querer viajar cada día. También es, a igualdad de equipamiento, el más económico. El BMW Serie 5 Touring sigue fiel a un diseño clásico, tanto en el exterior como en el interior, pero si terminamos comprando un familiar en lugar de un SUV es en gran parte por su dinamismo, y el Serie 5 tiene a raudales, con una dirección más precisa, chasis más rígido, y una obediencia más inmediata.

Datos BMW Serie 5 Touring, Mercedes Clase E Estate y Volvo V90

Por tanto, para los que buscan espacio, el Mercedes es su coche, los que quieren la experiencia del diseño sueco y un precio ajustado, deben dirigirse hacia el Volvo, y los que quieran un dinamismo que nos haga querer conducir el coche cada día, tendrán en el BMW la mejor propuesta.

BMW 530d vs Mercedes Clase E350d (2016): cuestión de negocios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diez + cuatro =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.