Da comienzo la batalla de compactos GTI. Hoy enfrentamos cuatro modelos, los dos más capaces entre los “veteranos”, el Ford Fiesta ST y el Peugeot 208 GTI, y dos recién llegados, el Opel Corsa OPC y el Mini John Cooper Works. Para la nueva generación de clientes que cambia de móvil cada año el Fiesta (21.475 euros), lanzado en 2013, puede resultar viejo, pero sigue siendo el deportista que nos sorprende cada vez que lo conducimos.

El 208 (26.330 euros) sí presenta cambios; la versión limitada 30 Aniversario se ha convertido en una versión más de la gama GTI, en este caso firmada “by Peugeot Sport” y que incluye más potencia, vías más anchas, asientos bácquet y un preciso diferencial delantero entre otros muchos cambios, imprescindibles para afrontar una competencia cargada hasta los dientes.

208 f
El 208 y el Fiesta han alcanzado su madurez comercial con dos soberbios GTI

Empecemos por el Corsa. No solo tiene una fenomenal tarifa (21.343 euros) sino que, al añadir el Performance Pack llegan frenos Brembo, un diferencial delantero Drexler, llantas más grandes, rueda Michelin Pilot Sport y algunos detalles más, de todo para competir y ganar.Untitled-1

El Mini también apunta alto, y tras defender y poner de moda el motor 1.6 turbo en el sector, se pasa ahora a un motor dos litros para superar a la competencia, también en precio (33.700 euros en versión automática). Acelera de  0 a 100 km/h en 6,1 segundos, por lo que es realmente veloz.

Para ello se ayuda del sistema Launch Control de la caja automática que no es de serie, pero es la única disponible en esta fase de lanzamiento, aunque ya podemos pedir el manual.

cq5dam.web.1280.1280
En cuanto al diseño exterior, el Corsa es el modelo más llamativo del grupo

El Mini cuenta con frenos Brembo, diferencial autoblocante y una cantidad de detalles de equipamiento propios de un coche tan racing. La calidad de los materiales del interior está tan por encima de algunos de sus competidores, especialmente del Ford, pero también tiene un precio al que, si empezamos a añadir extras, puede llegar a costar el doble que el Fiesta.

Todo esto no le va a servir para ganar esta comparativa, así que nos encontramos con una dirección muy ligera y rápida que hace del Mini un coche un tanto nervioso, en el que podemos elegir varios modos de conducción. La caja de cambios automática no ayuda a aumentar la precisión cuando vamos a fondo, aunque es muy cómoda.

FiestaST_03
El Fiesta es el modelo más divertido sobre la pista, te pide conducirlo más y más con cada curva.

El 208 se ha reforzado bastante con esta nueva edición “by Peugeot Sport”, que cuesta 2.800 euros más que el GTI normal. Es un coche que se saborea, duro de suspensiones, con una dirección muy viva que se entiende bien con el pequeño volante y con una capacidad de tracción increíble, que tira hacia adelante sin perjudicar la trayectoria.

dfd

El conductor sabe exactamente lo que el coche va a hacer en cada momento. Tiene balanceo, pero permite bailar con él, jugar con la transferencia de masas hasta que el conductor diga basta. Tiene unos buenos bácquets y una caja de cambios precisa y los mejores frenos de todo el grupo. Eso, unido a que en carretera el 208  sigue siendo un coche razonablemente confortable y que tiene el consumo más bajo, ayuda en el día a día.

P90181995_highRes_mini-john-cooper-wor

El Corsa tiene miga. Si lo probamos sin estos coches a su lado nos parece un  automóvil estupendo. El Performance Pack (2.500 euros) añade frenos Brembo, un diferencial Drexler y un montón de detalles para entusiastas, pero en esta compañía al motor le falta gancho a pesar de su evidente potencia.

El diferencial es brusco y poco intuitivo, lo que resta confianza, y el cambio nos parece poco preciso, lo que también reduce la diversión a la hora de jugar con el coche en la pista. En carretera va de maravilla y su precio es de derribo, pero Opel va tener que seguir trabajando en su modelo para vencer a sus rivales.

El Fiesta ya es un veterano, y está en el olimpo de los mejores Ford. Nos encontramos un coche con buena planta, con su kit aerodinámico, bonitas llantas y una potencia declarada de 180 CV, aunque en realidad son 200 CV con un overboost que actúa durante 20 segundos. No creemos que nadie pise más de 20 segundos a fondo, así que diríamos que sí, su potencia real son 200 CV. Aun así la aceleración es la peor debido al menor par motor, a pesar de ser el más ligero.

Peugeot 208 GTI

Llegamos a las conclusiones y, aunque el Corsa no va a decepcionar a nadie, hay que decir que no es el mejor de todos, y le falta un poco de chispa en cada uno de los campos para ser más competitivo. El JCW es el más potente y veloz, pero nos gustaría que volviera a centrarse en el conductor, y no en las cifras, para volver a dejarnos boquiabiertos.

Esto deja un mano a mano cerrado entre el 208 y el Fiesta. Más económico, el Fiesta nos parece perfecto si sabemos vivir con lo que es un coche sencillo. Pero también podemos hacer ganador de compactos al 208, tanto en la pista como fuera de ella, y es que el diferencial delantero que permite que el coche avance sin frenarlo, unido a una mayor exclusividad, y también mayor precio, le permite ser el elegido si, además de diversión, buscamos un poquito más de exclusividad.

 

Opel Corsa OPC

 Los veteranos vencen en este caso a los recién llegados, un respiro para los que empezamos a peinar canas y vemos entrar a la redacción de la revista a listísimos chavales nacidos en los noventa…