- Publicidad -

El secreto se desveló durante la visita del Rey a las instalaciones que la marca Seat tiene en Martorell. Durante la jornada Felipe VI recorrió las líneas de montaje y pudo observar los futuros modelos con los que la marca piensa deleitarnos en los próximos tiempos. Después de la ruta por la fábrica, Isidre López, responsable de Coches Históricos de Seat, condujo al Rey para que se reencontrara con el primer coche que pilotó el monarca.

Su padre, el rey Juan Carlos le regaló un Seat Ibiza 1.5 en color dorado metalizado al cumplir la mayoría de edad. Para aquella época, este coche estaba muy avanzado técnicamente pues poseía un motor de inyección y aire acondicionado cuando ningún coche de producción venía equipado con ello.

El equipo de restauración de Coches Históricos de Seat ha llevado a cabo un laborioso trabajo de restauración, pues cuando se recuperó tenía 152.000 kilómetros y no había sido puesto en marcha desde 16 años atrás. Según el equipo técnico este fue el mayor problema, después de tantos años sin circular fue dificultoso poner en marcha de nuevo el sistema de inyección. Además de esto, también se han llevado a cabo trabajos de pintura, tapizados, neumáticos y llantas. El coche fue realizado a medida para el que ahora es Rey de España y hasta los asientos fueron fabricados especialmente para la altura de Felipe VI. Ahora, este coche luce junto a la colección de coches históricos de Seat, cuyo número ya asciende a más de 250 vehículos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

17 + 17 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.