Es el apogeo de las dashcam, las cámaras dentro del coche que graban todo lo que ocurre delante de nosotros mientras conducimos y que se han hecho famosas por los vídeos de accidentes en Rusia. Las aseguradoras ahora aceptan grabaciones como evidencia en las reclamaciones y la venta de cámaras se dispara, como también de los vídeos a través del parabrisas en las redes sociales.

Citroën es el primer fabricante que acaba con el intermediario e instala una directamente en su coche, en el nuevo C3, y lo han denominado “Connected-Cam”. El sistema se puede equipar por solo 300 euros, y usa la misma cámara de visión delantera que tiene el espejo retrovisor central –integrada justo detrás– para el sistema de aviso de cambio involuntario de carril. El propio sistema puede guardar en HD fotos y vídeos en su memoria interna de 128Gb.

Apretando un botón situado debajo de la cámara toma una foto, y si se mantiene apretado unos segundos más, hace un vídeo de hasta 20 segundos de duración. Si queremos ver el resultado nos tenemos que descargar la correspondiente App en el smartphone (Android e iPhone) y emparejarla con la cámara, algo que resulta muy sencillo. Gracias a su lente de 120 grados podremos ver todo lo que rodea el frontal del coche, con un zoom de 2 megapíxeles y guardando la ubicación GPS donde se tomó.

Además, con el Citroën C3 estacionado podremos compartir la foto por WhatsApp, Twitter o cualquier red social que queramos. La interfaz es tan sencilla como la que usa tu móvil para compartir una foto, y puedes programarla para que comparta automáticamente las fotos en determinados sitios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × uno =