- Publicidad -

Son chicos de ciudad. Se nota por su aire chic, por su elegante vestimenta, por su cuidado diseño y por sus exclusivas marcas. Es muy poco probable que encontremos uno de estos coches en medio de una cacería y sí es certero que estarán en los aparcamientos de Pedralbes, el barrio de Salamanca, Getxo, Puerto Banús o cualquiera que sea el barrio premium de tu ciudad. Pero al final, aunque tengan miedo a ensuciar su cuidado atuendo, estos tres SUV tienen que enfrentarse a las carreteras para saber cuál de todos ellos es el ganador.

Hablemos primero de los precios. El GLA 220 CDI llega con su motor diésel de 170 CV combinado con la tracción total y la caja automática tiene un precio de 39.400 euros. Es una tarifa adecuada, porque viene bien equipado a pesar de la extensa lista de opciones, peor parecen los 37.230 euros que cuesta el Audi Q3 177 CV Quattro S-Tronic. Frente a ellos Land Rover nos envía el único modelo tres puertas de su segmento: el Evoque Coupé, eso sí, tracción total, un renovado cambio automático de nada menos que nueve marchas y un acabado Dynamic con un precio de 52.800 euros antes de añadir opciones. Ahora bien, puedes comprar un cinco puertas con el mismo motor y cambio por 42.700 euros, lo que no le deja tan lejos de sus rivales.

El Mercedes es el más bajo y también el que se mueve con mayor precisión en carretera.

Dejemos los precios y empecemos a hablar de los coches. Hubo un tiempo en el que los Mercedes eran coches elegantes pero discretos. Un tiempo pasado claro, porque el GLA es todo un espectáculo. Con su gran estrella en la enorme parrilla, las luces con tecnología Led, el curvado exterior y una trasera con grandes pilotos y mucha personalidad, no pasa inadvertido. Parecería un verdadero todoterreno si no fuera porque no es muy alto, y se queda a mitad de camino entre un turismo normal y el aspecto SUV que sí lucen sus rivales. El Audi Q3, en cambio, destaca por su discreción, o al menos es difícil separarlo de otros modelos de la firma de los aros. Los dos enmudecen ante la presencia del Evoque. Trasladar el diseño de un prototipo al coche de calle ha sido buena idea, y nos consta que importantes rivales volvieron a la mesa de diseño para radicalizar sus formas al ver el éxito del inglés.

Los tres rivales muestran motores turbodiésel de alrededor de dos litros. El Evoque tiene el motor más potente, con 2.2 litros y 190 CV, pero también es el más pesado, así que es el más lento. El 2.2 de 170 CV del GLA también es muy interesante y rápido, aunque algo ruidoso, por lo que el mejor conjunto es el del Audi, que es el más veloz y además no consume tanto como dice la ficha técnica en un uso real.

El diseño del Q3 destaca por su discreción. La calidad de sus acabados es insuperable.

No obstante, el Evoque termina por imponerse en este prueba, porque cuenta con todo lo que esperamos de un coche de gama alta: imagen, estilo, espacio, diseño y una mecánica muy efectiva. Digamos que el Evoque no parece el “hermano pequeño” de otros Range, algo que sí ocurre en el Q3 y en el GLA. El Q3 está muy cerca del Evoque en resultado general, pero empieza a acusar el paso de los años, y el GLA es el menos SUV de estos SUV, para bien, porque en ciudad va de maravilla y no es tan ostentoso, y para mal, porque en comparativas como esta no puede enfrentarse con tanto espacio, maletero y variedad a sus rivales, aunque es el más nuevo y su precio es muy competitivo, por lo que también resulta una compra altamente recomendable.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × dos =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.