Bugatti lo ha vuelto a hacer. La firma alsaciana prometió superar los 450 km/h con el Chiron cuando este vino al mundo, y han tardado más de lo que seguro les gustaría, pero lo han conseguido. El Bugatti Chiron ha conseguido alcanzar los 490 km/h de velocidad, logrando así un nuevo récord, el del coche de producción más rápido del mundo.

Bugatti Chiron alcanza los 490 km/h

El bueno de Ferdinand Piëch habría estado orgulloso. La marca que resucitó el ingeniero y directivo alemán recientemente fallecido ha vuelto a ocupar el trono del coche más rápido del mundo con este nuevo hito. Certificado por el TÜV, el récord exacto son 490,484 km/h, pero sin embargo, no se ha conseguido con un Chiron normal, sino con lo que Bugatti denomina un “derivado del Chiron de pre-producción”.

A juzgar por lo que podemos ver en las imágenes, estamos ante un Chiron diseñado para poder alcanzar el récord con más facilidad, una especie de Chiron Super Sport, como aquel Veyron Super Sport que se creó para llegar a los 430 km/h, y que en su día también consiguió el récord. De hecho, la combinación de colores es idéntica, en negro con las bandas naranjas, y aquí lleva una zaga rediseñada y sin alerón para lograr así aumentar la velocidad máxima.

Al volante iba el piloto probador de Bugatti Andy Wallace, quien también es ganador de Le Mans. El récord se estableció el 2 de Agosto de este año, en la pista de pruebas de Ehra-Lessein, en la Baja Sajonia. Para lograr tal hazaña, Andy no se lanzó a por la cifra mágica de una vez, sino que hizo varias lanzadas incrementando la velocidad en 50 km/h a partir de los 300 km/h, para poder comprobar que todo en el coche iba bien.

Wallace sale de la curva norte a 200 km/h y enfila la recta de 8,8 kilómetros, acelerando hasta lograr llegar a esos mágicos 490 km/h. Asegura el piloto que estuvo 70 segundos con el pie a fondo desde que salió y que tuvo que estar muy concentrado para salir de la curva a 200 km/h. A esa velocidad máxima recorría 136 metros por segundo. No era la primera vez que Andy Wallace volaba bajo, en 1998 ya puso el McLaren F1 a 390 km/h, un récord en su momento.

110 años después de la creación de la marca, un nuevo hito llega en Bugatti con este récord, en una nueva pelea por ver quien tiene el coche más rápido del mundo en velocidad máxima. El último en conseguir un récord así fue Koenigsegg con su Agera RS, aunque los suecos lo hicieron con un coche de calle, y en la calle, logrando unos meritorios 457 km/h. ¿Volverán a intentarlo con el Jesko?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecisiete − doce =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.