- Publicidad -

La cuarta generación del BMW X5 está a punto de llegar a nuestro país; más concretamente el 24 de noviembre llegan las primeras unidades en España. Tras más de 2,2 millones de unidades vendidas del BMW X5 en las tres generaciones de este modelo, la cuarta generación llega con un nuevo lenguaje de diseño, unido a la máxima tecnología disponible en el mercado. Hoy nos subimos a este mastodonte con más actitudes offroad que nunca.

Diseño

Sus cotas han aumentado de sobremanera. Ahora presenta una distancia de ejes de 42 mm más larga que la de su predecesor (ahora cuenta con 2.975 mm), 36 mm más de longitud (4.922 mm), 66 mm más de anchura (ahora 2.004 mm) y un aumento de 19 mm en la altura (con 1.745 mm). Con estas cifras, vemos que sus dimensiones son colosales para un vehículo de sus características, por lo que le da una apariencia muy imponente.

En la delantera vemos que está presidida por una gran parrilla, que consta de los dos riñones típicos de la firma germana que, a su vez, implementan un sistema de apertura eléctrico. De esta forma, cuando el motor no demanda mucha refrigeración, se cierran las aperturas para mejorar la eficiencia aerodinámica en marcha.

Visión excelente a través de la noche…

Los faros son de nuevo diseño tridimensional; por un lado tenemos una firma lumínica con tecnología LED de serie, sin embargo, como opción podemos elegir el sistema Laserlight de BMW. Estas últimas tiene un alcance efectivo de su haz de luz de 600 metros. Para distinguirlas de los faros LED, los que incorporan esta tecnología tienen pequeñas inserciones en azul.

De lateral, vemos unos hombros con una forma más robusta, unido a unos nervios más marcados, dotándolo de una apariencia más deportiva frente a su predecesor. Las llantas parten desde las 18 a las 22 pulgadas (siendo estas últimas la de mayores dimensiones del catálogo de BMW).

La zaga presenta una configuración lumínica que sigue aúna el legado del BMW X5 a lo largo de sus generaciones junto a un nuevo lenguaje de diseño. Ahora los faros traseros presentan una apariencia tridimensional, siendo estos de tecnología LED en exclusiva.

Interior

Por fuera destaca su deportividad, por dentro tenemos el mayor nivel de elegancia y exclusividad que la marca puede ofrecer- parecido a lo que ya vimos con la nueva generación del BMW Serie 8 y BMW Z4-.

Superficies modernas, elegantes y con una configuración que brinda una calidad sobresaliente. El espacio es inmenso dentro del nuevo BMW X5, gracias a sus casi 3 metros de batalla. Debido a la plataforma que equipa, la nueva generación pondrá adquirirse también en una variante de 7 plazas.

El panel de instrumentos ahora presenta una pantalla digital de 12,3 pulgadas. Esta es completamente configurable y podemos adaptarla a nuestro gusto, gracias al sistema Operative 7.0 de BMW. En la consola central tenemos también una pantalla táctil del 12,3 pulgadas, de última generación.

 

También equipa el Head-up Display (HUD) más grande de la historia de BMW, a todo color. En él vemos toda la información esencial para la circulación en carretera.

No solamente ganamos espacio en la habitabilidad interior para los ocupantes, sino que también tenemos más capacidad en el maletero. En específico, son 645 litros de capacidad, ampliables hasta los 1.860 litros con los asientos abatidos. El portón trasero de dos secciones tiene funcionamiento eléctrico en ambos.

Motores

Llega apostando por las mecánicas diésel; todas siguiendo las últimas normativas restrictivas de emisiones de la Unión Europea. En este caso tenemos dos motores diésel y uno gasolina, todos con configuración de seis cilindros en línea y tracción a las cuatro ruedas xDrive.

Los bloques diésel comienzan con el BMW X5 xDrive30d, que llega con un motor de 265 CV y 620 Nm de par. El 0-100 km/h lo logra en 6,5 segundos, junto con un consumo de 6,8 l/100 km.

Como segunda motorización diésel, el catálogo implementa el M50d, con 400 CV de potencia y 760 Nm de par motor. Esta potencia se consigue gracias a un sistema de turbocompresores de múltiples etapas, compuesto por dos turbocompresiores de alta presión y dos de baja presión.

Para la gama de gasolina tenemos una única opción, el xDrive40i con 340 CV y 450 Nm de par.

Sensaciones

Durante la presentación del BMW X5, tuvimos la ocasión de probar la variante xDrive30d, con 265 CV y 620 Nm de par. El motor es increíblemente potentes desde apenas el ralentí, con una respuesta inmediata y un sonido deportivo gracias a los escapes firmados por M. La transmisión automática ZF que monta es muy buena en ejecuciones automáticas y más deportiva de lo esperado en modo manual.

Gracias a que nuestra unidad montaba la suspensión adaptativa neumática opcional, pudimos hacer gala de los nuevos modos de conducción offroad. Con este tipo de suspensión podemos elevar o bajar la altura del coche hasta en 80 mm, por lo que mejora las prestaciones tanto dentro como fuera de la carretera.

El tacto de la dirección es bastante deportivo, a pesar de ser un SUV -de hecho la mejor del mercado en este sentido-. Gracias a los modos de conducción de los que podemos activar -Confort, Sport y Eco Pro.

La dirección, aceleración y el cambio se modifican si cambiamos entre los diferentes modos. Incluso en el más “suave”, el ADN deportivo del SUV salta a la vista. Con el modo Sport vemos la mejor cara del SUV en carretera, con una sensibilidad mayor en el pedal derecho que hace que su agresividad salga a la luz. Por ello, tenemos delante un SUV muy confortable y muy “canalla” si queremos que sea.

Dinamismo y confort, los pilares fundamentales del X5

Los consumos son de risa para un SUV de grandes dimensiones, superando ligeramente los 7 litros en nuestro test por carretera. El nivel de confort es máximo; la atmósfera que se respira dentro de la nueva generación del X5 exuda elegancia y exclusividad. Detalles como el pomo realizado en cristal con la “X” grabada en él le da un toque muy distintivo.

Debido a que nuestra primera toma de contacto solo fue por carretera, solo podemos decir que es increíblemente cómodo en ella. El motor de 265 diésel es increíblemente enérgico a bajas vueltas, con una línea de par bastante lineal. Dinámicamente es sensacional; gracias a cómo está configurado el chasis, suspensión, dirección y transmisión, disfrutamos detrás del volante como niños pequeños.

Esta primera toma de contacto me deja con un buen sabor de boca. No solamente porque es un SUV diferente a todos los demás, sino que el nivel tecnológico que en él se encuentra no tiene parangón. 

Precios

BMW X5 xDrive40i (340 CV): 72.800 euros.

xDrive30d (265 CV): 76.000 euros.

M50d (400 CV): 111.900 euros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciseis + nueve =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.