- Publicidad -

La marca bávara nos ha puesto los dientes largos al invitarnos para ver en primera persona la nueva generación del BMW Serie 8 Coupé, un coche de ensueño que presume de un rendimiento excepcional, un diseño rompedor y emocionante, junto con la máxima tecnología de vanguardia. Sin embargo, este no estaba solo, ya que no esta nada mal recordar de donde uno viene; por ello, BMW nos ha preparado una sorpresa y también nos ha traído una unidad del 850 CSI de 1994, ¡con faros escamoteables!

BMW Serie 8 Coupé 2018

El principal objetivo en el desarrollo de la nueva generación fue conseguir una dinámica de conducción emocionante. Su carrocería, el sistema de propulsión y las suspensiones han sido perfeccionadas para lograr una agilidad suprema, y la precisión y equilibrio que se esperan de coche de altas prestaciones. A esto se unieron motores altamente eficientes y potentes, junto con la tracción inteligente a las cuatro ruedas BMW xDrive.

Este modelo ya tiene muchos kilómetros recorridos, y es que ya se le ha visto en plena faena enfundado en el traje del M8 GTE de las carreras de resistencia del WEC e IMSA. En su variante de producción, posibilitará un rendimiento dinámico excepcional con un acabado de lujo.

El modelo que pudimos contemplar fue el BMW M850i xDrive Coupé, el cual montaba un motor de gasolina V8 de 530 CV. Su lanzamiento al mercado tendrá lugar en noviembre de 2018, junto al BMW 840d xDrive Coupé, con un motor diésel de seis cilindros en línea de 320 CV.

Diseño fiel al concept

Algo que siempre nos gusta es que las marcas respeten el diseño mostrado del prototipo en su variante de producción. BMW ha hecho un trabajo sublime para llevar a la realidad aquel ejercicio de diseño que salió a la luz justo hace un año. La estética baja del coche, una silueta alargada con una superficie acristalada estrecha, unido a una línea de techo que discurre de forma elegante hasta la parte trasera, consiguen que el Serie 8 sea un modelo único en el segmento.

Es un modelo bastante grande, con una dimensiones de 4.843 mm de largo, 1.902 de ancho y 1.341 de alto, junto con una distancia entre ejes de 2.822 mm. La potencia del BMW Serie 8 se aprecia cuando visualizamos la parrilla delantera, junto con los faros afilados con tecnología BMW Laserlight con iluminación adaptativa.

 

Su estructura es ligera, teniendo el techo opcional de plástico reforzado con fibra de carbono (CFRP), unido a las rejillas de las tomas de aire, las cubiertas de los retrovisores exteriores, el alerón trasero y el difusor trasero del paquete de carbono opcional, los cuales están realizado en el mismo material.

Dentro es otro mundo; el moderno y minimalista lenguaje de diseño exterior se mantiene intacto dentro del habitáculo, el cual crea un ambiente relajante y lujoso. De la misma forma, todos los elementos de control están claramente a la vista del conductor, junto con el panel de instrumentos digital de nueva generación -apodada BMW Live Cockpit Professional-.

Los asientos deportivos de nuevo desarrollo vienen tapizados de serie en cuero Vernasca. Gracias a la baja posición de los asientos traseros, ha sido posible integrar los reposacabezas en el diseño de los respaldos. El maletero tiene una capacidad de 420 litros.

Bloque motor V8 nuevo

Los turbocompresores se ubican justo en el interior de la V, el sistema de inyección directa de gasolina, el aislamiento térmico, el sistema de refrigeración, así como el encendido y la electrónica del motor, son solo algunos de los elementos que se han reconstruido, junto con el cárter. 

Gracias a un aumento de 68 CV de potencia -sin tener impacto alguno en el peso- el nuevo V8 ahora genera 530 CV de potencia, junto con 750 Nm de par máximo desde 1.800 rpm. El nuevo M850i xDrive Coupé traspasa la barrera de los 100 km/h en solo 3,7 segundos.

Por otra parte, el motor diésel de seis cilindros en línea de la variante 840d también es muy potente, pero a la vez eficiente. Tiene un 0-100 km/h en solo 4,9 segundos. Todas las motorizaciones tienen asociada una caja de cambios automática Steptronic Sport, de ocho velocidades.

BMW 850 CI 1994

Un enorme corazón se aloja debajo del capó de este maravilloso clásico; se trata de un V12 de 5.400 cm3, con 326 CV de potencia. Toda esta potencia se transmite al eje trasero a través de la caja de cambios automática tiptronic. Esta unidad en concreto lleva detrás las siglas CSI ya que su dueño le montó el paquete que el fabricante ofrecía para el modelo, incluyendo espejos calefactables, faldones, taloneras y equipo de música.

Sus prestaciones eran bastante considerable para su época, con un 0-100 km/h en solo 6,3 segundos, junto con una velocidad máxima -limitada- de 250 km/h. En cuanto al apartado tecnológico, el Serie 8 presentaba las tecnologías más avanzadas de su tiempo, lo que le hacía merecedor del título de coche deportivo por excelencia. Además de su diseño elegante y sofisticado, hay un elemento que nos vuelve locos, los codiciados faros escamoteables, ya prohibidos en la actualidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

10 + 15 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.