La marca bávara ha dado a su BMW Serie 7 un nuevo “look” en su facelift, actualizando esta generación que lleva tres años con nosotros. Refleja fielmente lo que está por llegar en los modelos tope de gama de BMW, gracias a una nueva estrategia que Harald Krüger, jefe de la firma, ya desveló que se llevaría a cabo en 2017. Ahora vemos un mayor énfasis en el lujo y con un lenguaje de diseño más formal.

Como su predecesor, el BMW Serie 7 2019 llega al mercado tanto en la variante convencional o en la de batalla extendida, pero ambos modelos ya han aumentado su longitud en 22 mm, llegando hasta los 5.120 mm y 5.260 mm respectivamente.

 

Diseño más robusto y refinado

Los cambios más evidentes los vemos en la parte frontal. Lo más destacado es la adopción de una nueva parrilla cromada, los “riñones” de BMW de toda la vida. Esta presenta unas dimensiones similares a las que vimos ya en el nuevo BMW X7, siendo un 40% más grande que la que equipaba su predecesor. Se extiende hacia una sección más retrasada, logrando también describir unos nuevos nervios en el capó. A su vez, el paragolpes delantero también ha sufrido cambios, con nuevas tomas de aire. Los faros LED también tiene un diseño diferente.

Para mejorar el confort en marcha, la elegante berlina germana presenta unos cristales 5,1 mm más anchos, junto con un frontal que conduce mejor el flujo aerodinámico y reduce las turbulencias a altas velocidades. Se ha reforzado el aislamiento acústico también.

Ciertos cambios estéticos también son perceptibles en la trasera del BMW Serie 7, la cual recibe una estructura más robusta con luces OLED de nuevo diseño. Estas están conectada con una banda de LED que conecta el grupo óptico. A su vez, las salidas de escape reciben un acabado cromado, así como un nuevo paragolpes.

El interior también se ha actualizado, con nuevos materiales y sistemas de conectividad. El sistema de aparcamiento asistido ahora tiene un asistente marcha atrás. A su vez, vemos también el nuevo panel de instrumentos digital que ahora equipa tanto la nueva generación del BMW X5 como el Serie 8.

En cuanto a las motorizaciones, el nuevo Serie 7 monta tanto motores gasolina como diésel, así como un bloque híbrido enchufable en combinación con la tracción trasera o tracción total xDrive.

ADN deportivo

En la gama de gasolina, tenemos un V8 de 4.4 litros de 530 CV y 750 Nm de par, para la variante 750i xDrive. También tenemos una mecánica V12, con 585 CV y 850 Nm para el M760Li xDrive. La gama diésel es más numerosa, con el 750d xDrive (400 CV/ 760 Nm), 740d xDrive (320 CV/680 Nm) y 730d (265 CV/ 620 Nm). No nos olvidamos de los híbridos, con el 745e (286 CV/450 Nm) y el 745Le completando la gama.

Tendremos que esperar un poco más para conocer los precios oficiales para nuestro país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × 4 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.