Nos hemos desplazado hasta Valladolid para conocer la nueva berlina media premium, el BMW Serie 3 2019. Se trata del vehículo que representa el latido de la marca, con más de 15 millones de unidades vendidas a su espalda. Sin duda es un vehículo icónico, es por eso por lo que la marca decidió que la presentación tuviera lugar en una histórica iglesia románica, igual de icónica que el modelo. Es la séptima generación de esta berlina, que revoluciona una vez más el mercado incorporando la tecnología más avanzada hasta la fecha en términos de dinámica de conducción, calidad premium e innovación. En apenas unos días, el 9 de marzo, lo podremos ver por nuestras calles rodando, aunque ya se está comercializando. Mucha atención porque a lo largo del año la marca también ampliará la oferta con una versión deportiva BMW M Performance (M340i xDrive) y un modelo BMW iPerformance con la última tecnología híbrida enchufable.

BMW Serie 3 2019

Le sobra carácter por los cuatro costados

A simple vista vemos como el nuevo BMW incorpora el nuevo lenguaje de diseño de la marca, acentuando aún más el carácter moderno y dinámico, muy en sintonía con el Serie 8. Ha crecido en todos los aspectos (longitud, altitud y anchura), sin embargo, a simple vista solo apreciamos los 8 cm de longitud de diferencia con su predecesor. Además, la distancia entre ejes también aumenta en 41mm, lo que se traduce en una ganancia de espacio interior que más adelante detallaremos.

Los ingenieros también han invertido mucho tiempo en el túnel de viento, ya que han optimizado la aerodinámica pasando del antiguo coeficiente de penetración (Cx) 0,26 a tan solo 0,23. El consumo de combustible ahora es más bajo debido a una resistencia menor, pero ¿cómo han conseguido hacerlo? En primer lugar, han incorporado en la parrilla unas láminas activas que se abren o cierran según la necesidad de refrigeración, además, el capó ahora tiene una forma más aerodinámica y los bajos del vehículo están carenados prácticamente al completo.

En la parte delantera vemos como los cambios más drásticos son los protuberantes faros full LED que vienen ahora de serie, conectados con los grandes riñones de la parrilla. Opcionalmente se puede pedir faros con funciones adicionales, al igual que los faros Adaptive LED con dispositivo BMW Laserlight. Estos últimos tienen un alcance aproximado de 530 metros, alucinante si lo comparamos con el alcance de unos faros LED (250 aproximadamente), BMW es la primera marca en incorporar esta variante de faros a una berlina media. Además de la forma aerodinámica del capó, este adopta unas líneas de nervios como los modelos anteriores lo que realza más un aspecto de berlina deportiva.

BMW Serie 3 2019

Por lo que se refiere al perfil del nuevo BMW Serie 3 vemos cómo su dinámica se ve acentuada debido al capó alargado, el aumento de distancia de batalla, y la elegante línea del techo. Otro rasgo que podemos destacar sería la curva de Hofmeister muy cerca de las ventanillas traseras. Las llantas de aleación tienen un aspecto bastante elegante, además la marca nos ofrece diferentes medidas, desde las 16” hasta las 19”, que sería el mayor tamaño jamás adoptado por este modelo hasta la fecha sin contar los M.

Si la parte lateral y frontal del coche nos daba aspecto deportivo, en mi opinión la zaga lo acentúa aún más. A simple vista lo que más salta a la vista serían sus nuevas y renovadas ópticas de diseño horizontal, estas están elegantemente oscurecidas y adoptan una forma de L, dando a la parte trasera un aspecto más musculoso y robusto. En la parte alta vemos el portón curvado, muy parecido al BMW M3 CSL. En la parte baja nos encontramos 2 salidas de escape reales una a cada lado del paragolpes.

El acabado M Sport incorpora en el paragolpes trasero un difusor gris entre los escapes, una vez más, acentuando el aspecto “Racing”.

BMW Serie 3 2019

Comodidad y deportividad de la mano

Muchas veces hemos visto como la comodidad de un coche queda en un segundo plano debido al protagonismo de la deportividad, o viceversa, no obstante, este ejemplar demuestra que los dos atributos pueden ir perfectamente de la mano. Con respecto al interior del coche, vemos como va muy en sintonía con lo que ya hemos detallado de su exterior, pues presenta todas y cada una de las novedades de diseño de la firma bávara. Dominan los tonos metálicos, presentes en el volante, consola central y salpicadero, este último incorpora líneas horizontales que se extienden hasta los paneles de las puertas laterales, confieren una sensación de amplitud y elegancia. También cuenta con una pantalla de instrumentación totalmente digital y configurable de 12,3” en la que se puede consultar una gran variedad de información.

En el centro del habitáculo predomina la pantalla central de info-entretenimiento, esta vez es táctil y esta tiene un tamaño de 10”. Los controles están claramente estructurados, llevábamos apenas 5 minutos conduciendo y ya sabíamos donde estaba cada botón. El botón de arranque y apagado del motor está ahora situado en el estructurado panel de control en la consola central, que a su vez incorpora el controlador iDrive, los botones de selector de conducción y el nuevo freno de mano de estacionamiento eléctrico, decimos adiós al freno de mano manual.

BMW Serie 3 2019

No tardamos mucho en darnos cuenta del aumento significativo del confort. Tenemos más espacio entre hombros y codos en las plazas delanteras, así mismo, también han mejorado la accesibilidad a las plazas traseras. Lo mismo pasa con el maletero, la apertura de carga es ahora más amplia, 480 litros de capacidad, más que suficientes para una berlina deportiva. Además, las plazas traseras son abatibles lo que amplia mucho más el espacio.

Lo máximo en seguridad y asistencia

Un obligatorio hoy en día en nuestros teléfonos móviles es el asistente personal, como por ejemplo Siri en Apple. No obstante, poco a poco vemos como algunas marcas lo van incorporando en sus vehículos, este año BMW nos trae el “BMW INTELLIGENT PERSONAL ASSISTANT”, que nos permite interactuar con el coche con tan solo decir en alto “Hola BMW” seguido de lo que deseamos. Es capaz de explicar y proporcionar información sobre el estado actual del coche: “¿La presión de los neumáticos es la correcta?”.

Los ingenieros han invertido muchas horas de trabajo en el BMW Serie 3 2019, incorpora tecnologías pioneras de asistencia de conducción, control, manejo y conectividad: Aviso de colisión y de peatones con función de frenado en ciudad, control de crucero activo con función Stop & Go. Asistente de dirección y carril (ayuda para los pasos estrechos). Asistente de mantenimiento de carril con protección de colisión lateral activa. Aviso de trafico cruzado, aviso de prioridad y aviso de dirección prohibida. Además, hay que destacar el Parking Assistant, que toma el control de la dirección, la aceleración, la frenada y, con la caja de cambios Steptronic, la selección de marchas, para entrar o salir de un espacio de aparcamiento. También incluye un asistente de marcha atrás, invirtiendo el mismo recorrido que se ha realizado marcha adelante, hasta una distancia de 50 metros y no haber superado previamente los 37 km/h.

BMW Serie 3 2019

Motores alegres y con emisiones minimizadas

¿De qué serviría todo lo anterior si luego las prestaciones del motor no son las óptimas? La respuesta es de nada. Es por ello por lo que los ingenieros han incorporado nueva tecnología en los propulsores para desmontar la pregunta anterior, ahora ofrecen más potencia y capacidad de empuje y un rendimiento optimizado. La firma ofrece motores de 4 cilindros (330i, 320i, 320d, y 318d) y 6 cilindros (330d). La potencia de estos propulsores está combinada con una caja de cambios manual de seis velocidades y con una caja de transmisión automática Steptronic de ocho marchas. Este año también han incorporado el sistema BMW xDrive (tracción total inteligente) para la versión 320d xDrive Berlina, que reparte el par entre las ruedas delanteras y traseras de forma muy eficiente según sea requerido. A continuación, detallo las distintas variantes:

  • BMW 330i:

Motor 2.0 litros de 4 cilindros desarrolla una potencia máxima de 190 kW/258 CV entre 5.000 y 6.500 rpm. Caja de transmisión automática de 8 velocidad (Steptronic). Su par máximo es de 400 Nm. Es decir, aumenta en 6 CV y 50 Nm en comparación con su predecesor. Si cogemos el crono, es capaz de coger los 100 km/h desde parado en tan solo 5,8 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 250 km/h. En cuanto al consumo de combustible combinado: 6,1-5,8 l/100 km, y cifras de CO2 de entre 139 y 132 g/km.

  • BMW 320i:

También incorpora un motor de 4 cilindros que desarrolla 135kW/184 CV a 5.000-6.500 rpm y genera un par máximo de 300 Nm. Equipa una caja de cambios Steptronic de 8 velocidad. Tiene una aceleración de 0-100 km/h en 7,2 segundos y alcanza una velocidad máxima de 238 km/h. Consumo combinado de 6,0-5,7 l/100km y unas emisiones de 137-129 gramos por kilómetro.

  • BMW 318d:

Motor diésel de cuatro cilindros en línea, caja de cambios manual de seis velocidades (opcional: caja de cambios de ocho velocidades Steptronic). Potencia: 110 kW/150 CV a 4.000 rpm, par máximo: 320 Nm de 1.500 a 3.000 rpm. Aceleración 0 – 100 km/h: 8,5 segundos y una velocidad máxima: 226 km/h. Consumo combinado: 4,5 – 4,2 l/100 km. Emisiones combinadas de CO2: 120 – 112 g/km.

  • BMW 320d:

Motor diésel de cuatro cilindros en línea, caja de cambios manual de seis velocidades (opcional: caja de cambios de ocho velocidades Steptronic). Potencia: 140 kW/190 CV. Par máximo: 400 Nm de 1.750 a 2.500 rpm. Aceleración 0 – 100 km/h: 7,1 segundos. Velocidad máxima: 240 km/h.  Consumo combinado: 4,7 – 4,4 l/100 km. Emisiones combinadas de CO2: 122 – 115 g/km.

  • BMW 320d xDrive:

Motor diésel de 4 cilindros en línea, caja de cambios de 8 velocidades Steptronic, BMW xDrive. Potencia: 140 kW/190 CV. Par máximo de 400 Nm, con una aceleración de 0-100 km/h de 6,9 segundos y una velocidad máxima de 233 km/h. Consumo combinado de 4,8-4,5 l/100 km y unas emisiones de CO2 combinadas de 125-118 g/km.

  • BMW 330d:

Motor diésel de 6 cilindros en línea, caja de cambios de ocho velocidades Steptronic. Potencia: 195 kW/265 CV a 4.000 rpm. Par máximo: 580 Nm de 1.600 a 3.000 rpm. Aceleración 0 – 100 km/h: 5.5 segundos. Velocidad máxima: 250 km/h. Consumo combinado: 5.2 – 4.8 l/100 km. Emisiones combinadas de CO2: 136 – 128 g/km.

  • BMW M340i xDrive:

La marca ha optado por un motor de gasolina de 6 cilindros en línea y una tracción integral inteligente xDrive. El propulsor desarrollará una potencia máxima de 275 kW/374 CV y un par máximo de 500 Nm. Solo tardará 4,4 segundos en alcanzar los 100 km/h desde parado. Consumo: 7,5 litros a los 100 km y 199 gramos de CO2 por kilómetro (cifras provisionales).

BMW Serie 3 2019
BMW M340i xDrive

Estilo distintivo de fábrica

Hay que tener en cuenta que la firma bávara también pone a disposición de los clientes, las versiones o acabados Sport, Luxury, y M Sport, que permiten al cliente conseguir incluso más, una minuciosa personalización del coche según los gustos de cada uno.

En cuanto al exterior del coche, la versión Sport incluye cercos brillantes Shadow Line para las ventanillas, barras en la parrilla, embellecedores de las tomas de aire y el paragolpes traseros en High-gloss Black. En el interior podemos destacar los asientos deportivos para los 2 ocupantes delanteros.

La versión Luxury utiliza el cromado para destacar el lado elegante del coche (en la parrilla, tomas de aire y paragolpes trasero). El ambiente luxury interior se ve destacado por el uso de piel Vernasca en la tapicería, los paneles de las puertas en Sensatec y embellecedores de madera fina en Ash grey Brown.

La variante M Sport subraya el dinamismo del coche. Las tomas de aire delanteras son especialmente grandes, también incorpora un difusor trasero acabado en Dark Shadow. En el interior destacamos: Asientos deportivos con tapicería M, volante en piel M, revestimiento interior del techo en color antracita y embellecedores interior en Aluminio Tetragon.

 

Sensaciones de conducción

Nos tenían preparada una ruta que empezaba en el epicentro de Valladolid y acababa en Becerril de campos, pasando por tramos de curvas, montañas y autopista. Gozamos de la ocasión de poder probar dos de las variantes de la gama, el 320d xDrive y el 330i M Sport.

BMW estableció una serie de prioridades para el desarrollo de este ejemplar: Elevada dinámica de conducción, dirección más precisa, mayor capacidad de frenada y un comportamiento más ágil. Veamos si lo ha conseguido.

Según nos subimos al vehículo, notamos un mayor confort en las plazas delanteras, mucho tiene que ver que la posición de conducción ahora más baja. No tardamos mucho en encontrar el mando del Driving Experience Control en el túnel central y así poder probar los distintos modos de conducción. Una vez probados todos los modos nos dimos cuenta de que ahora la variación entre estos es mucho más perceptible. Lo notamos claramente en la amortiguación, en la dirección, en la respuesta del acelerador e incluso en los cambios de marchas de la transmisión Steptronic.

BMW Serie 3 2019

Hubo una parte del tramo en la que el pavimento no estaba en muy buenas condiciones, de hecho estaba bastante bacheado. Gracias a este tramo pudimos darnos cuenta de que la introducción por parte de BMW del control de amortiguadores con función de desplazamiento ha sido muy acertada, ya que redujo de una forma muy perceptible las vibraciones causadas por el pavimento, al igual que el balanceo lateral en las curvas.

El sistema inteligente de tracción integral (xDrive) no pasó desapercibido por nuestras manos, de hecho, fue un gran aliado para el tramo de curvas que nos tenía preparada la sierra por la que estábamos subiendo con el 320d xDrive. Nos aseguró una máxima tracción y una estabilidad direccional en todo momento, cortó de raíz cualquier tendencia del vehículo a sobrevirar o subvirar, además de un comportamiento dinámico al tomar las curvas con el modo Sport activado.

De vuelta a Valladolid, también tuvimos la oportunidad de probar el 330i M Sport, este sí, con prevalencia en el tren trasero, así la firma, nos mantiene la experiencia de conducción deportiva que muchos conductores esperamos de un BMW. Utilizando el modo Sport, el sistema envía incluso más par a las ruedas traseras aumentando la agilidad al abordar las curvas.

En resumidas cuentas, nosotros sí que notamos ese comportamiento más ágil del que presumía la marca, pero ¿Qué es lo que han cambiado para conseguirlo? Mucho tiene que ver la reducción de peso del vehículo en su conjunto, para ser concreto son 55 kilos menos que su predecesor. El centro de gravedad también se ha reducido, además los ingenieros han puesto especial énfasis en conseguir una distribución de peso equitativa en sus ejes, es decir, un 50:50. El incremento de anchura de vías en comparación con el modelo anterior, el aumento de la rigidez en la estructura de la carrocería y de los soportes de la suspensión también tiene mucha culpa de que este ejemplar adopte una conducción más deportiva y por ello más divertida de conducir.

Si llegado a este punto, el cliente quiere mejorar aún más las cualidades deportivas del BMW Serie 3 2019 la marca amplia la gama de opciones: Suspensión deportiva M (la altura de la carrocería más baja), suspensión adaptativa M, dirección deportiva variable, frenos deportivos M, diferencial trasero con control eléctrico deportivo M para un bloqueo de diferencial completamente variable, y por último las llantas también se pueden ampliar hasta las 19”.

Precios

ModeloEtiqueta DGTPotenciaPrecio
330iA258 CV47.250 €
320iA184 CV42.400 €
318dA150 CV38.600 €
330d265 CV53.600 €
320dA190 CV43.700 €
320d xDriveB190 CV46.300 €

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × 5 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.