- Publicidad -

Se acerca la lotería de la Navidad y ya hay quien sueña con cambiar de coche o gastarse ese buen pellizco que espera le toque. A nosotros si nos toca el gordo no nos lo puliríamos todo de golpe, sino que compraríamos un coche y con lo que sobre lo mantendríamos unos cuantos años. Pero ahora viene el problema ¿qué coche? Nos hemos fijado un tope de 100.000-110.000 euros aproximadamente y hemos elegido dos modelos muy dispares para hacer las cosas más interesantes. Por un lado nos subimos a la moda SUV con el nuevo Range Rover Velar y ya puestos, su versión especial de lanzamiento. Por otro un deportivo de los que poder usar en el día a día, como excusa para poder meterlo en casa más que nada, el BMW M3 y ya que estábamos también, con el Competition Package.

BMW M3 Competition Package

El alemán es un viejo conocido por cualquier amante del automóvil. Nacido hace ya 30 años, el BMW M3 tiene una solera que nos encanta y además el toque extra de ser una berlina, con lo que si nuestra pareja nos hace una mueca cuando le decimos que nuestro pellizco del décimo premiado nos lo gastaríamos en este coche, le podemos decir que tiene buen maletero y cinco plazas y no vas tirado a ras del suelo. Y eso es cierto, tenemos todas las comodidades que un BMW Serie 3 tope de gama tendría, con un maletero de 480 litros pero toda una bestia bajo la piel.

Y es que el BMW M3 esconde bajo el capó un 3.0 litros de seis cilindros en línea de tecnología  M TwinPower Turbo, que en este caso no rinde 431 CV sino 450, ya que equipa el Competition Package. Esto supone una suspensión M adaptativa de tarado especial, un nuevo ajuste del Control Dinámico de Estabilidad (DSC), el diferencial M activo y las llantas de aleación ligera M de 20 pulgadas con neumáticos de distintas medidas. Los detalles exteriores como los riñones y los listones de los laterales con el distintivo de M3 irían en negro brillante, y las colas de escape en negro cromo. Además se monta el escape deportivo opcional y en el interior tenemos los asientos deportivos M con ajuste lateral y los cinturones con los colores de BMW M. Todo ello por el módico precio de 9.000 euros más.

Pero si vamos a meter en casa un M3 ya lo queremos con todo, y un opcional que debe ser obligatorio es el de los frenos carbocerámicos. Cuando tienes 450 CV bajo el pie quiere asegurarte de poder pararlos bien, y los de BMW lo hacen con majestuosidad y durabilidad. Te puedes pegar una sesión de circuito y no notar fatiga alguna. Este coche es una versión equipada y configurada para auténticos entusiastas de BMW M. Lo notas en ciudad a cada resalto que pasas, con ese bote de la suspensión que te recorre toda la espalda pero que agradeces cuando sales a la carretera sinuosa.

Porque aunque puedas ir al trabajo con el y antes dejar a los niños en el cole, lo que el cuerpo te pedirá después de desembolsar los 110.000 euros que cuesta tal y como está configurada nuestra unidad, es curvas y gas a fondo. El BMW M3 se mueve como un animal, guiado por el puro instinto de dar todo el gas posible lo antes posible y para ello exigirá lo mejor de ti. Porque pobre de ti si aceleras antes de lo debido o más de lo debido, los 550 Nm de par que llegan a solo 1.850 rpm harán que el coche empiece a mostrarte su lado oscuro. Es ahí cuando aflora el carácter de este deportivo, te hará sentir tan vivo que te asustará. A veces incluso te hará sentir que has estado a punto de morir, y es que no es un coche para pilotos poco experimentados. De hecho, el coche se disfruta mucho y es muy rápido, solo 3,9 segundos para el 0 a 100 km/h, pero deberás ser muy diestro con el volante y el juego de pies para sacar todo su potencial.

BMW M3

Respecto a su cambio, el DKG de doble embrague y 7 marchas está pensado para exprimirlo en circuito, es tremendamente rápido, y en el modo más agresivo de cambio cada vez que sube de marcha notarás como si alguien te hubiera alcanzado por detrás. Para el día a día está bien, pero en ciudad acusarás tantas paradas, pues no es muy suave con los tirones y habrá que ser suave con el acelerador. Por lo demás es tan útil como un 320d, con navegador, un magnífico sistema de sonido Surround Harman/Kardon (por 1.300 euros), sensores de aparcamiento, cámara de marcha atrás, detector de ángulo muerto y ese petardeo del escape deportivo que te alegrará cualquier mañana por muy largo que sea el atasco.

Range Rover Velar

Los orígenes del nuevo miembro SUV de la familia Range Rover es algo que merece la pena saber. Y es que para conocer por primera vez el nombre “Velar”- del latín velare, que significa cubrir o esconder- nos tenemos que remontarnos a 1968 para encontrarnos con la primera mención del Velar, nombre del segundo prototipo del proyecto del primer Range Rover. Por tanto, este nuevo SUV medio escenifica todos los valores que con los que la marca nació. Una nueva dimensión de glamour entra en la familiar Range Rover con una estética totalmente renovada; un diseño fluido que proyecta serenidad y elegancia desde cualquier ángulo.

Diseño exterior

Su estética varía si saltamos de un acabado a otro, pero vamos a centrarnos en el “First Edition”, el mismo que monta nuestra unidad. Monta un parachoques delantero muy refinado pero a la vez con cierto carácter deportivo, su apariencia es musculosa, junto con un capó en forma de concha. A su vez, el fabricante ha logrado fabricar los grupos ópticos LED más delgados hasta la fecha gracias a la nueva tecnología de faros Bi-Xenón; sin embargo, existe la posibilidad de adquirir como tope de gama los faros Matrix LED- los mismos que montaba nuestra unidad-.

Quizás si tuviera que elegir una perspectiva desde la que mirar al Velar, sin duda sería el lateral, ya que aquí se acentúa sus formas refinadas y elegantes con un techo flotante, así como incorporar unas llantas de hasta 22 pulgadas en la versión que hoy probamos; sin duda, le quedan como anillo al dedo. A su vez nos encontramos con una de las peculiaridades de este nuevo Range Rover, sus manillas retráctiles, las cuales -a través de un botón- se despliegan y repliegan para permitir el acceso a los ocupantes o para proporcionar una estética fluida, escondiéndose dentro de la carrocería.

Finalmente llegamos a la parte trasera, donde vemos un diseño con un voladizo alargado que facilita la carga en el maletero, el cual cuenta con una capacidad de 673 litros. El diseño de los grupos ópticos traseros adquieren una naturaleza en 3D, los cuales abarcan la totalidad del portón trasero, con un diseño que nos recuerda ligeramente al F-Type. También muestra un parachoques con inserciones de aluminio y dos tomas de escape cromadas y ovaladas.

Diseño interior

Aquí comienza la revolución, y es que dentro vemos que prácticamente no existe ningún botón; todo son pantallas digitales. Normalmente estos diseño tan vanguardistas los vemos en prototipos en los salones del automóvil, pero pocas veces llegan a los modelos de producción; sin embargo, no es el caso con el Velar.

La primera pantalla táctil que destaca es la que se encarga del sistema de infoentretenimiento Touch Pro Duo de 10 pulgadas, la cual se localiza en la consola central. Debajo de esta encontramos otra de 10 pulgadas que se encarga del sistema de climatización y de las funciones del Terrain Response típico de Range Rover, en el cual podemos modificar diferentes parámetros como la suspensión o la respuesta del acelerador para adaptarnos a los diferentes terrenos.

Detrás del volante, el panel de instrumentos se torna completamente digital, ofreciendo una clara vista de toda la información principal del coche en una pantalla TFT de 12 pulgadas. También tenemos un Head-up Display en el que se muestra la velocidad y los datos de navegación sin que tengamos que apartar nuestra vista de la carretera. Para completar la sensación de minimalismo interior, el Velar añade interruptores táctiles en el volante que activan opciones según la situación y que incluso pueden programarse.

El acabado general del interior recibe una atmósfera muy diferente a lo estandarizado. Y es que el detalle se ha cuidado al máximo detalle empleando nuevos materiales que realzan la calidad a niveles no conocidos. Y es que ya no es solamente tecnológico, sino que su conjunción de colores se funde con nuevos materiales; como las fibras de antelina han sido desarrolladas a partir de botellas de plástico recicladas y conforman un material no tejido de gran textura de tacto suave. Los asientos son sorprendentemente cómodos ofreciendo un confort en carretera muy difícil de igualar en el segmento.

Sensaciones

La limpieza interior hace que la conducción sea más agradable, junto con un refinamiento exterior que gira cabezas y un interior que emula al de una nave espacial. Te voy a hablar del motor D300, un V6 de 300 CV con un par de 700 Nm. Su linealidad es sorprendente, logrando el par desde poco más del ralentí y con una zona “de juego” entre las 1.850 rpm y 3.000, rango donde se exprime las mejores prestaciones. 

La gran versatilidad del Terrain Response hace que se adapta a cualquier superficie con una agilidad sublime, buscando siempre la tracción a través del sistema de reparto de par vectorial. El balance de carrocería no es excesivo, a pesar de tratarse de un SUV mediano pensado para una circulación por carretera con breves incursiones por el terreno off-road. Nuestra unidad venía equipada con la suspensión adaptativa neumática, la cual amortiguaba a la perfección cualquier imperfección del terreno, a pesar de montar unas llantas de 22 pulgadas y neumáticos de un perfil de 40.

La dirección es precisa y con un volante muy ergonómico, no es excesivamente dura pero lo suficiente como ser muy comunicativa con nosotros durante la conducción. Cuando buscamos las cosquillas al Velar vemos realmente como responde los sistemas de ayuda que incorpora, siendo uno de los SUVs más seguros del mercado. Uno de los sistemas más innovadores del Velar es el Frenado de Emergencia Autónomo (AEB). Dentro del parabrisas se integra una cámara estereoscópica orientada hacia delante que supervisa todo lo que ocurre delante del vehículo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 − dos =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.