PRUEBAS CARRUSEL

Prueba BMW 330e: un híbrido enchufable que no se olvida de la emoción

Guillermo Lahoz 29 de mayo, 2020 | Tiempo de lectura 7 min

Durante mucho tiempo el término híbrido ha estado reñido con la diversión al volante, salvo contadas excepciones. Pero BMW es la marca de los entusiastas de la conducción, así que el BMW 330e es una máquina especialmente interesante para probar, un híbrido enchufable que no se olvida de la emoción.

BMW 330e puerto

El primer BMW 330e se puso a la venta en marzo de 2016 y pasó un poco desapercibido, y la coyuntura actual parece más propia para el éxito comercial de un coche de este tipo. Me siento en el 330e sin leer nada sobre él, por aquello de no condicionar las sensaciones al volante. Sí se que bajo el capó hay un dos litros turbo. Esta versión lleva a la venta desde el verano de 2019 y no es frecuente verlo por la calle. Salta a la vista en el parabrisas la etiqueta azul “Cero emisiones”, lo cual es una poderosa razón de compra. También lleva unas llantas de diseño algo raro, de esas que, en vez de deportividad, tratan de transmitir el mensaje de que estamos ante una versión electrificada (se pueden pedir otras).

BMW 330e volante

El interior es aún mejor que en cualquiera de los Serie 3 tipo G20 lanzados hace un año, ya que incorpora acabados de la línea de personalización Individual, con asientos de cuero beige. En los últimos Serie 3 también desaparece el freno de mano manual, algo que no nos gusta pero ya habían hecho todos sus rivales antes. La pintura exterior gris metalizada con reflejos anaranjados, también es una opción Individual.

BMW 330e asientos

Comienzo a rodar y por defecto va en modo Hybrid, así que los primeros metros funciona en modo eléctrico 100%. Esta sensación de rodar por los garajes y las calles suavemente y en silencio, tiene su gracia. Pero puede hacer mucho más que eso, porque según la marca la autonomía eléctrica es de hasta 60 km, y en modo Electric puede alcanzar hasta 140 km/h. Como en otros híbridos, si necesitas mucha potencia y pisas el acelerador, el motor térmico entra en acción.

BMW 330e placa Individual

Pronto noto también que, rodando con el motor térmico, hay un empuje eléctrico adicional que siempre está disponible. Por ejemplo cuando estás en un semáforo parado a la izquierda, te quieres meter pronto a la derecha y necesitas aceleración. Pues si pisas a fondo, notas que además del motor turbo te ayuda el impuso eléctrico.

BMW 330e frontal

El BMW 330e es muy cómodo, perfecto para viajar. La unidad que estamos probando no lleva levas en el volante, suponemos que son opcionales, pero sí puedes cambiar manualmente con la palanca. Ciertamente, en un coche con mucho par inmediato como este, y con un cambio Steptronic de 8 marchas tan brillante, es bastante innecesario andar cambiando a mano. Salimos de la autopista hacia una carretera nacional con circulación de doble sentido, donde poder hacer adelantamientos intensos y curvas con cierta complicación. Al cambiar de modo de conducción, de Hybrid a Sport, cambia también la instrumentación digital.

BMW 330e instrumentación Hybrid
Instrumentación en modo Hybrid, el que aparece por defecto al arrancar.

En Hybrid tiene perfiles azules y no marca revoluciones sino el empuje eBoost. En modo Sport en cambio el perfil es rojo, sale el cuentarevoluciones y desaparece el indicador del consumo. El 330e empuja como si llevara delante un buen seis cilindros, y hasta emite un sonido intenso. Al tomar curvas o al adelantar y volver a tu carril, la dirección  y el chasis (suspensión de aluminio con doble trapecio delante y multibrazo atrás) funcionan a un gran nivel, sientes que son precisos, y como al poner la dirección recta el 330e se asienta al instante. Da mucha confianza tanto por la fuerza del motor como por su comportamiento, muy seguro.

BMW 330e instrumentación Sport
Instrumentación en modo Sport, con cuentarevoluciones en rojo.

Casi 300 CV

Antes de conducirlo había estimado que el motor 2.0 turbo debía rondar los 190 CV, y el motor eléctrico unos 80 adicionales. Serían unos 270 CV, pero la sensación es de que corre más. Miro los papeles y compruebo que el motor térmico general 184 CV y el eléctrico 113, de modo que suman 252 CV. Pero tiene “más chicha” gracias al llamado XtraBoost.  Este funciona cuando pisas a fondo con el modo Sport selecionado, y añade hasta 30 KW/41 CV adicionales a la potencia del motor eléctrico, para sumar un total de 293 CV. Si quieres ver el flujo de energía, puedes seleccionarlo en la pantalla.

BMW 330e consola central
En la consola central se puede elegir el modo de conducción, y también en la pantalla.

Muy potente

La sensación de poderío a la que me refería antes se debe también al abundante par motor de 420 Nm, y a que los CV eléctricos “rinden más” porque la respuesta es inmediata. Esos 420 Nm son superiores a lo que rinde por ejemplo un 330i (2.0 de 258 CV, 400 Nm) o un 320d (2.0 de 190 CV, 400 Nm), pero lejos de los 580 Nm del 330d de 265 CV. El 330e es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 5,9 segundos, y la velocidad máxima es de 230 km/h.

Tiempo de carga

BMW 330e cable cargador
El cable para cargar va alojado en un espacio bajo el maletero.

Respecto al consumo, la marca da una cifra de 1,7 litros cada 100 km, según el ciclo de pruebas WLTP. Estos resultados de ciencia-ficción se logran aprovechando la electricidad durante muchos kilómetros. Es evidente que un coche como este se aprovecha al máximo si lo puedes cargar cada día, y si haces trayectos cortos visitarás poco la gasolinera. El enchufe de carga está en la aleta frontal izquierda, y en un enchufe doméstico se puede cargar al 80% en algo más de 4 horas, 5,7 para alcanzar el 100%. Con una Wallbox BMW i, el tiempo sería de 2,4 y 3,4 horas respectivamente.

Consumo real

Pero si no encuentras donde cargarlo, o si te lo has comprado solo por la etiqueta Cero para poder aparcar sin pagar y nunca lo enchufas (cosa que ocurre con frecuencia), rodando por varios días Madrid sin preocuparnos de la economía gastó menos de 7 litros, y en carretera es fácil bajarlo. Incluso rodando a velocidades medias bastante altas, no pasó de 10 litros, una cifra muy buena para un BMW de gasolina que se acerca a los 300 CV.

BMW 330e hotel
Hotel abandonado en la A-2

En la A-2 cerca de Zaragoza, un simpático gasolinero se interesa por el coche, y me cuenta que tiene un 320d que compró nuevo en 2006, y al que le ha hecho más de 300.000 km. sin ningún problema. Me pregunta si creo que estos coches con tanta electrónica durarán tanto y me pilla: “pues la verdad tío, ni idea”. Lo que está claro es que si la clave para durar muchos años es la sencillez mecánica, los híbridos modernos de simples tienen poco.

BMW 330e bar
Parece que el camarero ha salido un momento.

Un punto negativo de esta versión respecto a otros Serie 3 es su maletero, que ofrece 375 litros, frente a los 480 de otras versiones. Esto se debe a que la batería de alto voltaje (con un contenido energético bruto de 12 kWh) va debajo de los asientos traseros y, el depósito de combustible, encima del eje trasero. Su capacidad es de solo 40 litros, de modo que en estos días de gasolina 95 barata lo puedes llenar por menos de 50 euros. El maletero no es profundo sino que su base va a la misma altura que el parachoques, para entendernos.

BMW 330e maletero
La capacidad del maletero es inferior al de otras versiones de la Serie 3.

Este 330e llama la atención más de lo que esperaba y la gente lo mira bastante, no se si por ser la nueva Serie 3 (lanzada hace solo un año) o porque rueda en las calles estrechas en silencio total. Lo importante es que el 330e es un BMW de verdad, potente, rápido y divertido de conducir, en el que no hay que renunciar a nada por el hecho de que sea electrificado. Y hay que pagarlo, con un precio de 53.950 euros. Esto supone 5.350 euros más que un 330i y 1.000 menos que un 330d. A partir del verano también está disponible el 330e xDrive (tracción total) y xDrive Touring.

BMW 330e detalle logo

¡Valora este artículo!
[Votos: 1 Media: 5]

Recibe más artículos sobre la actualidad del motor

Déjanos tu correo y recibe las noticias con la última actualidad

Te recomendamos

  • Prueba BMW Serie 2 Gran Coupé, la berlina más compacta de la marca

    Llega al mercado el nuevo BMW Serie 2 Gran Coupé, que deriva del nuevo Serie 1. Es la berlina más pequeña de la marca...

  • Prueba BMW X5 M Competition, duro de domar

    Hubo un tiempo en que los ricos gastaban mucho en suntuosas berlinas, coches deportivos viriles o seductores cupés y...

  • Probamos el prototipo del BMW M3 2021 en circuito ¡y manual!

    ¿Lloviendo? Chuzos de punta, amigo. Lo que cuenta aquí y ahora es el agarre, y solo el agarre. El plan es comenzar la...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X
AVISO DE COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas (elaborar estadísticas a partir de sus hábitos de navegación) y publicitarias (elaborar perfiles para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias de navegación). Aceptando ahora consiente el uso de esta tecnología en nuestra web. En cualquier momento puede configurar su instalación o retirar su consentimiento clicando en Configuración de Cookies.

COOKIES PROPIAS

Las utilizamos para conocer si has aceptado nuestra política de privacidad o si estás suscrito a nuestros boletines informativos

Revistacar.es + info

Las utilizamos para conocer si has aceptado nuestra política de privacidad o si estás suscrito a nuestros boletines informativos

COOKIES DE TERCEROS

Las utilizamos para medir datos estadísticos de la publicidad mostrada en la revista y el comportamiento que tienen nuestros lectores.

Analíticas

Google.com + info

A través de Google analytics se obtiene información que nos permite medir cómo interactúan los Usuarios con el contenido del portal.

Publicitarias/Publicidad programática

AdServer + info

Sirve para almacenar sus preferencia publicitarias y mostrar anuncios propios de su interés

Webads.es + info

La publicidad en revista CAR es proporcionada por WebAds que hace uso de las ubicaciones de cookies. Los datos recopilados de las cookies son anónimos y no se realiza un seguimiento de los datos personales. Las cookies no pueden causar daños ni propagar virus a ninguna computadora o archivo. Cookies utilizadas: uuid2, sess, icu, anj, token

Guardar Configuración