Nadie pensó nunca que un Bentley podría ir por el campo, la nieve o el desierto sin preocupaciones hasta que llegó el Bentayga, el todopoderoso SUV que reajustó nuestros estándares del lujo offroad. En seguida se ha convertido en el favorito de jeques, terratenientes y futbolistas, pero lo que nunca pensó es que la competencia la tendría en casa. Y no hablamos de primos de grupo como el Lamborghini Urus, sino este Bentley Continental GT “Offroad” que han creado como diversión, y de paso como ejemplo de que cualquier Bentley puede adaptarse a la vida en el campo.

Los encargados han sido un taller holandés especialista en clásicos y deportivos llamado Classic-Youngtimers, quienes debieron pensar que como ya había muchos Continental GT de segunda mano, lo suyo era crear uno más especial, y de paso una alternativa más “asequible” al exuberante Bentayga. Y este es el resultado, un Continental al estilo de los Allroad de Audi.

Las modificaciones hechas a este Bentley Continental GT “Off Road” incluyen una suspensión elevada 7 centímetros, aletines nuevos para los pasos de rueda, en las barras estabilizadoras y la suspensión neumática, la cual ha tenido que ser modificada y reubicada. Tampoco faltan nuevas ruedas de 20 pulgadas de offroad con especificaciones para poder ir a alta velocidad, 4 focos Hella de LED en su techo, una baca especialmente hecha para el coche, protectores de faros traseros, un nuevo sistema de escape y parrilla y retrovisores en negro mate.

A este imponente aspecto de coupé hecho todoterreno se suma una mecánica que hace que este Continental GT Offroad sea un portento dentro y fuera del asfalto. Y es que el modelo inglés llegó en 2003 con un motor de 6.0 litros W12 de doble turbo, que producía una potencia de 560 CV y 650 Nm de par. Lleva tracción total de serie puede acelerar de 0 a 100 km/h en 4,8 segundos, con una velocidad punta de 318 km/h, al menos esas eran las cifras del modelo de serie, las cuales ahora serán algo diferentes debido al aumento de peso y altura.

Esta unidad es de 2004, en color plata para su exterior, mientras que su exquisito interior con madera y cuero marrón sigue siendo todo un salón inglés de lujo y refinamiento.Tiene solo 85.000 km y está a la venta, con precio bajo consulta, pero seguro que menor que el de un Bentayga de reestreno, y mayor que el de un Continental GT corriente y moliente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte − once =