- Publicidad -

Con casi 100 años de historia a sus espaldas, Bentley se ha convertido en uno de los fabricantes más prestigiosos del mundo del automóvil, siendo sus modelos ejemplo de calidad, lujo y rendimiento. El último coche del fabricante británico en salir al mercado, el nuevo Bentley Continental GT Convertible, ha sido capaz de ir un paso más allá, pues no solo ha hecho de estos rasgos su estandarte, sino que los ha redefinido por completo. La tercera generación del Bentley Continental GT se ha concebido como un bólido en el que tradición e innovación van de la mano, en el que la más puntera tecnología se combina con el clasicismo propio de la marca y en el que, al eliminarse el confín del techo, cada detalle queda proyectado hacía el exterior.

foto 3/4 del Bentley Continental GT Convertible

Elegancia y lujo a partes iguales

Comenzando por el exterior, el Bentley Continental GT Convertible presenta un diseño elegante y ligeramente agresivo, con líneas muy definidas que recorren toda su carrocería y con un elemento definitorio, el techo plegable, que le proporciona un aspecto más distintivo. Con respecto a su antecesor, el nuevo Continental GT gana en longitud pero pierde en altura, además de presentar un capó significativamente más largo y ligeramente más bajo. Si observamos el modelo de perfil, podremos percibir que el eje delantero se encuentra levemente adelantado, en concreto 135 mm en comparación con el GT del 2015, dotando al nuevo Bentley de una apariencia más dinámica.

Bentley Continental GT Convertible circulando por una carretera de costa

A pesar de estos cambios, el Continental GT Convertible sigue siendo, sin duda alguna, un Bentley. Los marcados nervios que recorren su contorno dibujan una silueta inconfundible que, junto con los tradicionales faros de diseño circular, le dotan de su habitual carácter british. Es precisamente el diseño circular lo único tradicional de dichos faros, pues, en esta tercera generación, incorporan la más novedosa ciencia de iluminación, la tecnología Matrix LED. Por si esto no fuese suficiente innovación, los grupos ópticos están fabricados en cristal tallado, material que, gracias a sus características transparencias y reflejos, les otorgan la apariencia de una gema preciosa. Esta atención a los detalles la encontramos también en las nuevas llantas, las cuales se presentan en 21″ con diseño de cinco radios triples y en 22″ con cinco radios abiertos. En cuanto al color de la carrocería, hay más de 70 tonos disponibles y, en el caso de que el cliente no quede del todo convencido por ningún de ellos, existe la posibilidad de que encarguen colores personalizables. Sin embargo, esta última opción no está disponible con la capota del techo, que solo se ofrece con los siete colores del catálogo.

el Bentley Continental GT Convertible iluminado en mitad de la noche

Un interior clásico con lo último en tecnología

El interior del Bentley Continental GT Convertible es, si cabe, aún más flamante que el exterior. Muestra de la consonancia entre tradición e innovación a la que antes nos referíamos, el habitáculo del nuevo GT rebosa de elegancia. Con una amplia gama de pieles de la mejor calidad y los más exóticos enchapados naturales, el interior del deportivo muestra la fidelidad de Bentley por la artesanía y el trabajo manual. En total, más de 15 tipos de piel y hasta 12 enchapados a elegir por los clientes, que también podrán escoger el material y el color de la capota, el diseño de las alfombrillas y el volante de madera pulida. Todo ello sin contar las especificaciones propias del exclusivo paquete Mulliner.

En lo referible al confort, el Bentley Continental GT Convertible equipa asientos regulables en 20 posiciones distintas. Dichas butacas cuentan con sistema de masaje, así como de ventilación y calefacción, este último presente también en el reposabrazos central. También hay opciones en cuanto al sistema de sonido. Si de serie se ofrece uno de 10 altavoces y 650 vatios, como extra encontramos un sistema Bang & Olufsen de 1500 vatios y provisto de 16 altavoces con rejilla iluminada, y otro Naim de 18 altavoces y 2.200 W de potencia que incluye transductores de graves en los asientos delanteros.

Pero como decíamos antes, su elemento más características es la capota. Con una amplia gama de materiales a elegir, incluido el tweed, el techo plegable en Z es todo un avance tecnológico. Incorpora un sistema de sellado, así como tratamientos acústicos y aislantes, que logran reducir hasta en tres decibelios el sonido que se cuela desde el exterior, haciendo del Bentley Continental GT Convertible un coche igual de silencioso que el GT estándar de la generación anterior. La capota tarda escasos 19 segundos en plegarse o desplegarse, una operación que se puede realizar a velocidades de hasta 50 km/h y que cambiar por completo el carácter del coche.

No es esta, sin embargo, la única tecnología que el cliente puede encontrar en el interior del Gran Tourer británico. Sistemas como el Head Up Display o el cuadro de instrumentos totalmente digitalizado y personalizable combinan a la perfección con el clasicismo presente en su habitáculo. Esta simbiosis se hace aún más evidente en el particular mecanismo que incorpora el Bentley en su consola central. Se trata de un artefacto que, cuando se acciona, rota sobre si mismo mostrando una de sus tres caras. La ingeniosa idea ha permitido a los diseñadores del Bentley desarrollar un interior que, según la cara que muestre el invento, goza de una personalidad o de otra. Así, el cliente puede elegir entre una superficie plana con el enchapado escogido, otra coronada con tres elegantes relojes analógicos (termómetro, brújula y cronómetro) y una tercera con una pantalla táctil digital de alta definición y 12,3″, la más grande montada en un Bentley jamás.

Motor W12 y 635 CV ¿Qué más se puede pedir?

En lo que respecta a la mecánica, el Bentley Continental GT Convertible monta un sensacional motor W12 TSI de 6.000 cc ensamblado a mano en la fábrica de Crewe. El que es el motor 12 cilindros más avanzado del mundo, desarrolla 635 CV y unos espectaculares 900 Nm de par. Dichos números se traducen en una velocidad máxima de 333 km/h y en un tiempo de aceleración de 0 a 100 km/h de tan solo 3,8 segundos, todo ello con un consumo mixto homologado en ciclo WLTP de 14 litros a lis 100 kilómetros. El W12, que incluye un sistema de desconexión de cilindros, va asociado a una transmisión automática de 8 velocidades y doble embrague.

En cuanto a la conducción, el Bentley Continental GT Convertible cambia su tradicional tracción 40/60 por una total a las cuatro ruedas. Además, como gran novedad, el nuevo cabriolet equipa la tecnología Bentley Duynamic Drive, un sistema de 48 voltios que permite controlar el balanceo del bólido y que ofrece niveles de control optimizados. Otro gran avance lo encontramos en la suspensión, pues presenta muelles neumáticos de tres cámaras que, combinados con el sistema de control continuo de amortiguación, mejoran enormemente la comodidad a bordo. Si esto se suma el sistema de dirección asistida eléctrica, el selector de modos de conducción (Confort, Bentley y Sort), un innovador chásis un 5% más de rigido y un 20 % más ligero, las gomas Pirelli P Zero con cancelación de ruido y el avanzado sistema de frenado, con discos de 420 mm y 10 pistones en el tren delantero y de 380 mm y 4 pistones en el trasero, obtenemos como resultado un coche sensacional que proporciona niveles hasta ahora desconocidos de confort y deportividad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

17 + 15 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.