Bentley Barcelona celebra el centenario de la marca presentando en primicia el nuevo Flying Spur, la gran berlina de lujo de la marca británica que por primera vez hemos podido ver en España. Acompañando a la nueva berlina, también hemos tenido el privilegio de ver en directo una rareza. Se trata del increíble Blower 1929, el modelo más valioso de Bentley que ahora ha sido reeditado con la fabricación por parte de la propia marca de 12 unidades absolutamente fieles al modelo original de antes de la 2 guerra mundial. Tampoco ha faltado a la celebración el Bentayga Speed, del que destaca un aspecto más deportivo que nunca.

El nuevo FLYING SPUR

Pero volvamos al protagonista, el nuevo Flying Spur. Después de 6 años en el mercado, la berlina de 5,34 metros de largo ha sido completamente renovada, y ahora presenta un aspecto más acorde con el nuevo lenguaje de diseño de la marca británica donde como siempre destacan el lujo y la clase.

W12 biturbo

El motor que se esconde debajo el capó es el espectacular W12 de 6 litros, una joya de 12 cilindros biturbo que arroja 635cv de potencia y 900 Nm de par máximo combinado con una caja de cambios con 8 relaciones y doble embrague. Este conjunto permite propulsar el conjunto de 2,4 toneladas de 0 a 100km/h en 3,8 segundos, alcanzando una velocidad máxima de 333km/h, suficiente para poner los pelos de punta al director de la DGT. Por otra parte, en el nuevo Flying Spur la tracción sigue siendo a las 4 ruedas, aunque ya no de forma permanente. Ahora la tracción proviene  exclusivamente del eje posterior en conducción normal, y tan sólo se conecta automáticamente la tracción a las 4 ruedas cuando la situación lo requiere.

Flying Spur

El consumo que anuncia Bentley para este modelo es de entre 11 y 15 litros a los 100km/h, una cifra que resulta bastante irrelevante por el carácter del vehículo, aunque no deja de ser baja.

Nuevo chasis

Como dicen desde la propia marca, el Flying Spur es un modelo absolutamente nuevo del que sólo comparte el nombre con su predecesor, y de hecho estrena nueva plataforma. Este nuevo chasis incorpora eje trasero direccional, -una novedad en toda la gama Bentley- suspensión neumática adaptativa, y un sistema de barras estabilizadoras activas que permiten mejorar extraordinariamente el comportamiento dinámico. En cuanto a frenos, equipa el mismo sistema de frenado que el Continental GT, incluidos los enormes discos delanteros de 420 mm y que se aprecian a través de las llantas de 22 pulgadas de serie.

Interior de lujo

El interior del Flying Spur es una oda al lujo y la clase en el que todos los materiales son nobles y en que destacan unos acabados artesanales sublimes combinados con una tecnología de vanguardia. La tapicería se rige por un magnífico patrón de diamante, mientras que los asientos calefactables, ventilados, y con función masaje son de nueva factura. La habitabilidad en las plazas traseras es soberbia, no en vano la batalla crece en 13 cm respecto al modelo anterior. Naturalmente no faltan ni pantallas ni un sinfín de elementos que convierten la experiencia como pasajero en una experiencia única. Aunque teniendo un W12 de 635 CV bajo el capó el mejor sitio donde sentarse es en el asiento del conductor.

Directo a la cima

Con esta renovación integral, el nuevo Flying Spur da un salto cualitativo y tecnológico que lo sitúa en lo más alto del segmento de grandes berlinas de lujo. Aún así, cuando se habla de lujo nunca es suficiente, así que más allá del inacabable equipamiento de serie, a través de la división Mulliner se puede elegir un sinfín de personalizaciones y extras que pueden llegar a convertir la personalización de este modelo en una auténtica locura. De precios mejor ni hablamos, porque en un vehículo de estas características hacerlo sería una vulgaridad.

Fotos: Dani Blasco

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × 3 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.