- Publicidad -

Puede parecer una tontería, pero la nieve tiene algo que te incita a jugar con ella. Nada se asemeja a la sensación de satisfacción que produce, después de haber limpiado de nueve el exterior de la curva anterior, mirar el final de la curva a través de la ventanilla del copiloto, derrapando, viendo por el retrovisor como una polvareda de nieve se levanta. Hemos venido hasta Laponia en Finlandia para disfrutar de lo lindo en la Audi Winter Driving Experience. Es una zona llena de nieve y “mulas” de test de prototipos de las marcas. 

Audi Winter Driving Experience

Tras un par de vuelos y unas cuantas horas de avión, un paraje blanco lo rodea todo, da igual a donde mires. En el trayecto al hotel charlamos de su trabajo con Markus, un austriaco melenudo con rizos que vivió en México de niño y se desenvuelve con el castellano. Tenemos en ese momento -7 grados. Pero a partir de esa temperatura da igual que haya -40, la sensación es la misma, un frío bestial. Concretamente, -23º nos recibieron en el lago a las 9 de la mañana. 

20160216_115326

Madrugamos, hay que aprovechar las horas de sol, y continuamos con la Audi Winter Driving Experience montándonos en un Audi S5 3.0 TFSI de 333 CV, nuestra máquina de derrapes con neumáticos de clavos. Con tracción Quattro obviamente. A 6 kilómetros llegamos al lago congelado, la zona de pruebas. Nos cuentan que el mínimo espesor del lago para conducir según el estado es de 25 cm, pero que hay más de 70 centímetros. Parece que no escucharemos crujidos. Toca poner en práctica lo que nos ha contado Markus para saber manejar el Audi en la nieve. Hay que jugar mucho con el balance de pesos, repartirlos, frenando antes, no acelerando precipitadamente y corrigiendo con el volante. Y lo más importante, desconectar por completo el ESC, si no el preciso sistema electrónico nos frenará y parecerá que sabemos conducir sobre nieve. Es importante no girar en exceso o perderemos el agarre total. La técnica parece sencilla: llegas acelerando a la curva, levantas gas, colocas el coche girando y quitando giro al volante y cuando estás saliendo de la curva, ¡Gas a fondo¡

Audi Winter Driving Experience

Hay que tener cuidado de no pasarse con el acelerador, sobretodo si no queremos acabar teniendo que llamar al tractor. Este te saca de la trampa de nieve a cambio de picarte un tarjeta de “sanciones”. Si te pasas del máximo permitidos (8 visitas del tractor), te mandan a la cabaña a por café. Los circuitos son varios y de diferente tamaño, siendo el más largo de 10 km. Cada uno requiere un ritmo diferente, unos giros distintos. Le experiencia es maravillosa, aprendes, te diviertes y al final del día te crees Latavala o Vatanen. ¿Qué más se puede pedir?