- Publicidad -

En un mundo donde los coches son cada vez más grandes, más altos y hay más SUV, parece que los coches pequeños tienen un duro trabajo por sobrevivir. Ya han quedado reducidos a la tarea de coche exclusivamente urbano. Sin embargo, algunas marcas se empeñan en criarlos en las carreteras secundarias y luego llevarlos a la ciudad en cautividad, donde esperan con paciencia a volver de vez en cuando a su hábitat natural. Aquí tenemos dos coches de reducido tamaño, menos de cuatro metros, con un estilo poco urbanita, y una puesta apunto que invita a sacarlos a pasear fuera de las rotondas y avenidas con resaltos. Hablamos del Audi S1 Sportback y el Mini Cooper S.

IMG_7551

De partida no tenemos dos rivales directos, ni hace falta, aunque ambos son hacthbacks premium sus prestaciones son algo desequilibradas. El alemán extrae 231 CV de su motor de 4 cilindros TFSI de 2 litros, mientras que el británico se queda en unos nada despreciables 192 CV de su 2.o gasolina. Ninguno pasa desapercibido, tanto por estilo como por color. El destino ha querido que el compacto más pequeño de Audi venga en un color verde “Hulk”, que no desagrada nada en tan redondeadas y enérgicas formas del S1. El Cooper S por su parte luce un rojo con bandas negras mucho más racing, una cualidad que rebosa por los cuatro costados sin ser el John Cooper Works.

Sin duda el Mini nos atrae mucho en estética, con las llantas negras de cinco radios con los perfiles plateados, su techo en negro con alerón posterior y unos paragolpes musculosos, y esa salida de escape doble central que deja sonar un ronroneo muy agradecido para ser un 4 cilindros turbo. No por ello el Audi iba a ser menos, con los retrovisores laterales en plateado, la gran calandra negra tan propia de la marca, que incluso en este coche parece aún mayor por su tamaño. El hecho de ser cuatro puertas no le resta el encanto de la forma ahuevada.

IMG_7598

¿Son tan premium en el interior como por fuera? Sin duda. Sobretodo el Mini, que aporta un aire fresco y muy distinto a todo lo demás que podamos ver en el mercado, sin duda aquí es el ganador entre ambos. La pantalla central del salpicadero redonda con el borde iluminado, que integra un magnífico e intuitivo sistema de infoentretenimiento procedente de BMW pero con estética Mini en sus configuraciones, que decir del marcador analógico con la instrumentación en naranja, y los botones del climatizador en forma de palanca y el de arranque del motor en rojo.

El Audi por otra parte es más sobrio, todo perfectamente rematado pero con menos alegría en diseño que el Cooper S. El navegador y el cuadro de instrumentos son perfectos, no se puede reprochar nada, el acabado es el que cabría esperar en la marca de los cuatro aros. 

IMG_7805

Hay que decir que hay dos plazas más para sentarse, pero que no haríamos mucho uso de ellas, aunque en el Mini hay más espacio para la cabeza por no tener una forma tan redondeada en su carrocería como en el Audi, donde entrar es más cómodo por tener cuatro puertas, pero una vez dentro las piernas no irán donde quieres si el de delante tiene el asiento más atrás de lo habitual. Hablando de asientos, los asientos deportivos de ambos son maravillosos en agarre, de aspecto mucho más deportivo los del Mini que incluso se notaban algo más duros, en el S1 en cambio la relación agarre comodidad era intachable. 

IMG_7536

Sin más preámbulos vayámonos lejos de la ciudad, a una carretera secundaria que incite a jugar con el cambio manual que tenemos en ambos coches. El Mini tiene un tacto en este apartado más mecánico, en cambio el S1 parecía tener una relación más corta, sin duda debido a la mayor potencia. En el Mini Cooper S podremos escoger también su cambo automático, que la verdad funciona con mucha soltura habiéndolo probado en otros modelos. En el S1 Sportback solo tendremos el manual. 

La carretera escogida estaba hecha para estos coches, estrecha y con muchas curvas cerradas. El primero en pasar por mis manos es el británico que se siente de maravilla con el modo Sport conectado. Recordemos que si queremos conseguir los 5,7 litros de consumo medio podremos ponerlo en modo Green o el Normal. Pero aquí necesitamos una respuesta alta del acelerador y una suspensión más dura. Entra muy bien en la curva pero si damos gas precipitadamente habrá que corregir el subviraje, algo normal teniendo en cuenta que es tracción delantera. Eso no pasa con el sistema quattro del Audi S1. Es como un cuchillo, se clava donde quieres en la curva y lo trazas hasta donde te permita antes de irse un poco de morro, pero esto lo puedes hacer dando gas. Es precisión contra jugueteo.

 IMG_7440

Eso es lo que transmite el Mini Cooper S. Sus 192 CV no son escasos entre curva y curva, y el soplido del turbo en modo Sport al soltar el pedal del acelerador es adictivo, como también los leves petardeos que a veces salen de esa salida doble de escape. Es divertido, no te importa descolocarlo en la curva a golpe de gas y volante, quieres ponerlo nervioso todo el rato para seguir moviendo el volante y hundir el pie antes de subir de marcha

Es cierto que el Audi S1 y sus 231 CV se escapaban en las rectas pero el Mini aguantaba el tipo sin problemas. El Audi clavaba frenos con mucha rabia, permitiendo apurar un poco más, y después dándolo todo con el sistema de tracción total que le hace imbatible en el paso por curva por agilidad y rapidez. El Mini se nota mucho más racing, el Audi mucho más preciso.

IMG_7497

Entonces el ganador debería ser el Audi S1. Pues sí, pero es que el Mini Cooper S tiene una chispa que pocos coches tienen ahora, con un look muy deportivo sin ser el JCW y un interior que no aburre, además de una posición de conducción más baja y cómoda para mi gusto. No podemos hacer feos al Audi, es sensacionalmente rápido y ágil como el solo en las curvas y su motor TFSI no necesita del modo Sport para sonar “gordo” sino que siempre que hunda el pie ahí estará. Por precio el Mini se lleva el gato al agua, 25.900 euros, mientras que el Audi S1 son 35.600 euros. La decisión, por estilo, carisma y un comportamiento dinámico de pillos el Mini Cooper S, por precisión y  facilidad para ir rápido y disfrutar mientras el Audi S1 Sportback. Si tienen que seguir sobreviviendo los coches pequeños, que sean como estos. 

1 Comentario

  1. El Audi no es tan superior ni mucho menos, como para costar 10.000 euros mas que el mini.
    En carreteras viradas de montaña es superior el disfrute y placer de conducción del mini.
    Donde se lleva los puntos el Audi es en velocidad punta y en tracción ya que es total.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

once − tres =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.