- Publicidad -

La cuarta victoria en cinco años de competición; tras la victoria en 2012, 2014 y 2015, la victoria global en 2017 volvió a las manos del Audi R8 LMS. Esto le convierte en el coche de carreras de Audi Sport más exitoso desde 2012, año en el que los modelos GT3 empezaron a competir por la victoria en el infierno verde.

Audi Sport Team Land se asentó en lo más alto del podio cuando las circunstancias meteorológicas vaticinaban un final de carrera pasado por agua. El equipo germano fue dominante durante toda la carrera, a pesar de los contratiempos sufridos antes de la penúltima hora de competición. El equipo de Wolfgang Land lideró la carrera durante 125 vueltas, unos 3.172 kilómetros, cuando un problema en el sensor del coche puso en alerta máxima a los ingenieros. Los intentos de resolver el problema durante dos paradas en boxes no tuvieron éxito. A pesar de ello, el Audi R8 LMS número 29 logró alcanzar el segundo puesto.

Antes del final de la carrera, el Audi Sport Team Land fue el primer equipo de primera línea en cambiar a neumáticos de lluvia; una decisión acertada que permitió a Kelvin van der linde recuperar el ritmo sobre la pista mojada. Junto con sus compañeros de equipo, Christopher Mies, Connor De Phillippi y Markus Winkelhock, el sudafricano cruzó en la primera posición en la 45º edición de las 24 Horas de Nürburgring. Para el equipo Audi Sport Team Land, así como para van der Linde y De Phillippi, fue su primera victoria. Fue la segunda victoria en el infierno verde para Christopher Mies y la tercera para Markus Winkelhock.

El equipo Audi Sport Team WRT ocupó el tercer lugar al final de la carrera. Después del incidente para el coche del equipo Audi Sport Team Land, el equipo belga con los pilotos Marcel Fässler, Robin Frijns, Nico Müller y René Rast parecía que se alzaría con la victoria; sin embargo, perdieron la posición en los pit spots a la hora de cambiar neumáticos: cambiando primero a slicks y después decidieron optar por los neumáticos de lluvia.

El equipo Phoenix Racing, con otro Audi R8 LMS, logró colarse entre los 20 más rápidos tras su regreso a la competición. Tras los daños sufridos en un accidente, el equipo cayó hasta la 79º posición.

“Con temperaturas de más de 25 grados y con lluvia en la fase final, hemos experimentado una de las carreras más duras, rápidas y dramáticas de la historia”, afirmó Chris Reinke, director de Audi Sport. Tras haber rodado durante 158 vueltas, los ganadores completaron sólo una vuelta menos que la distancia récord alcanzada por Audi en 2014. “Audi fue la marca dominante, liderando la carrera por 143 vueltas- correspondiente al 90% de la carrera-, mis más sinceras felicitaciones para todos los miembros del equipo y para los pilotos, que han hecho posible este resultado”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciseis − 6 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.