No es la primera vez que nos montamos en el nuevo Audi Q7, pero lo habíamos hecho para probar la gran mejoría de este todoterreno en carretera, que se muestra mucho más ágil y dinámico que el anterior, y para comprobar de primera mano lo que la tecnología es capaz de hacer y de facilitar la vida de los usuarios. El nuevo Audi Q7 solo requiere, si el conductor lo desea (que no sería nuestro caso, porque si hay algo que nos gusta es conducir, con todo lo que eso significa), que su única función sea la de dirigir el volante de un lado a otro, olvidándose por completo del resto del coche, incluidos los pedales. Es especialmente cómodo a la hora de aparcar o de circular por la ciudad, ya que con todos los sistemas de asistencia, ir dentro de un Q7 es como multiplicar nuestros sentidos por diez.

_MKP1156

Esta vez, nos reiteramos en la gran mejoría del nuevo Q7 con respecto a su primera versión, haciendo que ahora nos sintamos como si condujésemos un deportivo de dos toneladas. Este gran cambio se nota en cada curva, ya que gracias a la reducción de peso del gran todoterreno (unos 300 kg menos, dependiendo del motor y la versión), el Q7 se muestra más ágil y no da sensación de balanceo ni de inestabilidad, sino todo lo contrario, se agarra con firmeza al asfalto y nos permite disfrutar de la conducción.

_MKP1055

Pero en esta ocasión, nos hemos salido del asfalto y hemos ido a comprobar si se puede calificar de “todoterreno” al nuevo Q7 por algo más que por sus grandes dimensiones. La respuesta es si. El grande de la familia Audi es capaz de atravesar pistas de barro, caminos de tierra, hacer empinados descensos y saltar por las rocas con mucha convicción. Gracias a la suspensión regulable hasta en seis altura diferentes, el Q7 atraviesa todo tipo de obstáculos sin hacer sufrir al conductor. Además el sistema de conducción “allroad“, que se puede seleccionar de forma manual, convierte a este todoterreno en un conquistador de la tierra y el campo.

_MKP1027

El nuevo Audi Q7 llega al mercado con dos motores V6 sustancialmente modificados. El 3.0 TDI con 272 CV y el 3.0 TFSI con 333 CV aceleran a este gran SUV de 0 a 100 km/h en 6,3 y 6,1 segundos, respectivamente. El diésel consume una media de sólo 5,7 l/100 km, con unas emisiones de CO2 de 149 g/km, lo que supone un 23% menos que el modelo anterior. Después le sigue una segunda versión muy eficiente del 3.0 TDI que, según datos preliminares, tendrá 218 CV, un consumo de 5,4 l/100 km y 144 g/km de emisiones de CO2. El Q7 3.0 TDI e-tron Quattro, que llegará en 2016, emite sólo 46 g/km de CO2. El primer híbrido enchufable del mundo con motor diésel de seis cilindros y tracción quattro combina un 3.0 TDI con un potente motor eléctrico. La potencia del sistema es 373 CV y la autonomía puramente eléctrica llega a 56 km.

_MKP0814

Ya nos sorprendió gratamente en la carretera y ahora lo hace en el campo. El nuevo Q7 es mucho más que un coche grande para lucir. Es un lujo con infinitas utilidades, fácil de llevar para el día a día, y rápido y divertido para los más apasionados. De momento ha conquistado la tierra y el asfalto. ¿Le quedará algo más?

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × uno =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.