Cuando hablamos de la Alcarria todo el mundo piensa en Camilo José Cela o en la rica miel de sus colmenas… pero no todo el mundo sabe que el legendario héroe español también anduvo por estas tierras. De hecho, estudiosos del “Cantar el Mío Cid” han repasado sus viajes y en la actualidad cualquier turista puede seguir sus pasos de castillo en castillo. Nosotros somos más de cuatro ruedas y nos hemos desplazado hasta Guadalajara con un soberbio Audi Q7, en este caso con el motor diésel de acceso a la gama, un 3.0 TDI Ultra de 218 CV, pero con el acabado Sport , todo un lujo que hubiese hecho estremecer al héroe nacido en burgos y a todo su séquito.

Según reseña el Cantar, “algara” de Alvarfáñez de Minaya, el Cid reconquistó para la corona castellana las localidades de Hita y Guadalajara. Es ahí donde nos encontramos, en el ramal del Camino del Cid que alcanza las localidades de Almadrones, Argecilla, Ledanca, Valfermoso, Utande, Muduex, Valdearenas, Hita, Torre del Burgo, Ciruelas, Tórtola de Henares, Taracena y, finalmente, Guadalajara. Todos ellos se unen por estrechas carreteras que no tienen señalizado el centro del firme con líneas discontiuas para que nadie se confie… Allí el Audi Q7 se desenvuelve con soltura. Para probar la eficacia de la suspensión activamos el modo de conducción Confort. Entonces las grietas son inapreciables y los baches son pequeñas chinas en el camino. El resto es obra de la excelente gestión del cambio automático Tiptronic de ocho relaciones, que sabe en cada momento que marcha engranar.

Son pueblos pequeños que no superan en ningún caso los cien habitantes en invierno, pero que en verano triplican su población. Serán pocos, pero saben apreciar lo bueno, la tranquilidad, la buena comida y el gusto por entablar conversaciones sin parar. La llegada del buen tiempo atrae a familias y el Audi Q7 aparece como todo un reclamo de plaza en plaza. Su intenso color azul no pasa desapercibido y vamos rompiendo cuellos por allí por donde pasamos. Y lo de pasar no es tan fácil como parece, porque en algunos pueblos las calles se estrechan demasiado para un coche de más de 5 metros de largo (5.052 mm) y casi 2 metros de ancho (1.968 mm). Lo bueno es que llevamos sensores por todas partes y la resolución de las cámaras, tanto trasera como delantera, hacen que puedas apreciar hasta las hormigas del suelo.

Hacemos una parada técnica en Muduex. El pueblo está adornado como si Tim Burton fuese a rodar su próxima película de Willy Wonka. Rodrigo Díaz de Vivar hubiese alucinado si ve paraguas colgados boca abajo entre casa y casa… Resulta que celebran una vez al año un cuento vivo donde participa casi todo el mundo. Una fiesta para pequeños y mayores. Yo tuve la suerte de llevar a mis dos princesas, de 6 y 2 años, que pudieron ver toda la decoración desde la segunda fila de asientos del Audi Q7 gracias a un inmenso techo panorámico que cubre todo el techo. Una mitad también se puede abrir con tan solo pulsar un botón y, con una altura de 1.741 mm, se podría decir que casi podíamos tocar los paraguas.

A pesar de que parece mucho más estilizado que el primer Audi Q7, su imponente envergadura se hace más evidente cuando lo comparamos con coches de más de treinta años, como por ejemplo un Renault 4L, que todavía sigue muy vivo y cumple perfectamente para ayudar en las labores del campo. Cierto, no es un 4×4 como nuestro Q7, y tampoco te muestra el grado de inclinación del vehículo en una generosa pantalla digital, pero para ir a por un saco de patatas al huerto o para llevar unas garrafas de agua a los galgos cumple de sobra.

Cuando nos toca enseñar el interior es cuando el Audi Q7 termina de “reconquistar” a todo el mundo. Además de siete plazas de verdad y unos acabados de primerísimo nivel, el acabado Sport Line incluye todo tipo de sibaritismos. Desde asientos calefactables, hasta climatizador de cuatro zonas, pasando por un Head Up Display que te proyecta toda la información necesaria en la luna del coche, o un equipo de sonido Bang & Olufsen que, por mucho que subas el volumen, la música nunca se distorsiona. De serie y común a toda la gama Q7 son el Audi Cockpit que te permite configurar a tu gusto el cuadro de mandos. Y por si fuese poco, desde el mando giratorio MMI y del generoso trackpack, como el de cualquier ordenador portátil pero algo más grande, se pueden manejar todas las funciones del vehículo.

Ponemos rumbo a Ledanca. Hemos perdido mucho tiempo y tenemos que darle al pie derecho si queremos terminar la jornada con éxito. Parece mentira que un coche con más de dos toneladas (2.135 kg), se mueva con tanta agilidad. Es activar el modo Sport y poner la palanca en S para que sientas con contundencia todo su empuje. Al principio cuesta acostumbrarse al tacto del pedal, ya que su respuesta no es inmediata en los primeros compases. No obstante, cuando el coche entiende que vamos en serio, y que tenmos prisa, es nuestro mejor aliado para enlazar curvas casi como si fuesemos un compacto deportivo.

Los modelos Audi con la denominación “ultra” son las versiones con mejores valores de consumo y emisiones en sus respectivas gamas y auténtica referencia en su segmento. El Audi Q7 3.0 TDI Ultra con 218 CV y un par máximo de 500 Nm, disponible entre 1.250 y 3.000 rpm, ha sido diseñado para conseguir un consumo de combustible muy bajo, y se diferencia del 3.0 TDI más potente por algunos aspectos como la gestión del motor. En particular, se han realizado ajustes en la admisión, en la bomba del agua del sistema de refrigeración, y en el radiador para el aceite del motor.

LLegamos a nuestro destino con la sensación de que las carreteras se quedan cortas para este auténtico devorador de kilómetros. El consumo en ciclo combinado que anuncia la marca es de apenas 5,5 l/100 km. Esto supone un 28% menos de consumo que su predecesor. Nosotros no alcanzamos esos registros porque fuimos algo más exigentes con el acelerador, pero aún así no superamos los 7 litros de media. El Audi Q7 con este motor acelera de 0 a 100 km/h en 7,1 segundos, y alcanza una velocidad máxima de 216 km/h.

En Ledanca las aceras son testimoniales y  las cuestas son muy pronunciadas, asi que nos ponemos a “jugar” con el asistente de descenso, que lo hace todo por nosotros y supera la prueba con nota. Basta con activarlo y no tendrás que pisar ni acelerador ni freno para superar cualquier pendiente.

Como todo lo bueno, nuesta excursión se acaba. Es hora de poner rumbo a Madrid. Pero esta vez nada de carreras secundarios. Tomamos la A2 para ver cómo se mueve en su habitat natural. Nos separan unos 100 kilómetros para llegar a casa, pero estamos realmente cansados. Toca pedir ayuda a la tecnología. Es entonces cuando nuestro Q7 entona el do de pecho. Activamos el Lane Assist y el solo se encarga de prácticamente todo. Este sistema Ayuda al conductor a mantener el vehículo en el carril con suaves intervenciones en la dirección y, sobre todo en autopistas y carreteras nacionales, aporta una mayor seguridad y comodidad. Si el conductor lo desea, también se le advierte con una vibración del volante al traspasar las líneas de delimitación del carril. No obstante, para que no nos quedemos dormidos, si pasas más de un minuto  sin sujetar el volante, el coche te advierte con una señal sonora para que tomes el control. Toda una virguería que hace que los viajes por carretera no te cansen en absoluto.

El precio del Audi Q7 3.0 TDI quattro ultra para el mercado español es de 63.660 euros. Al igual que el resto de versiones de la gama, también se puede optar por las líneas de equipamiento Sport y Design. La línea Sport eleva la tarifa hasta los 69.950 euros y cuenta con el asistente de luces de carretera, los faros LED, retrovisor interior con sistema antideslumbramiento automático, paquete de iluminación y el paquete deportivo S line, que entre otros elementos incluye los asientos deportivos con ajuste eléctrico, tapicería en Alcántara y llantas de aleación de 20 pulgadas. A lo mejor estás pensando que se escapa del presupuesto, pero seguro que el Cid Campeador hubiese cambiado a Babieca sin pensárselo dos veces.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.