- Publicidad -

Falta muy poco para que veamos por nuestras carreteras a uno de los coches más esperados del año, el Audi e-tron, el primer modelo 100% eléctrico de la marca germana. 

Las unidades de prueba en forma de prototipo ya ruedan por las carreteras de todo el mundo, y ahora se encuentran en la afamada subida de Pikes Peak para probar el sistema de recuperación de energía.

Con una potencia de sistema de 300 kW (408 CV), el SUV acelera de 0-100 km/h en menos de 6 segundos. Además, en el ciclo de homologación WLTP cubre más de 400 kilómetros de autonomía con una carga de su batería.

Un factor determinante en esta autonomía es el concepto de recuperación de energía más innovador. En los 31 kilómetros de descenso desde la cima del Pikes Peak, el Audi e-tron es capaz de devolver a la batería una cantidad de energía tal, que sería posible volver a recorrer la misma distancia de nuevo. 

El SUV eléctrico recupera energía con un par de hasta 300 Nm y 220 kW de potencia eléctrica, más del 70% de su potencia de sistema. Hasta el momento, ningún vehículo de producción ha alcanzado una cifra semejante.

One pedal feeling” 

Por primera vez, se combinan tres modos diferentes de recuperación: manual, mientras el coche rueda por inercia utilizando las levas en el volante; de forma automática, en modo de marcha por inercia a través del asistente predictivo de eficiencia; y recuperación mediante frenos, con una suave transición entre la deceleración eléctrica e hidráulica.

Se puede seleccionar entre tres diferentes niveles de recuperación de energía. En el nivel más bajo, el vehículo puede rodar por inercia sin resistencia adicional a los frenos cuando el conductor levanta el pie del acelerador. En el reglaje más alto, el e-tron reduce su velocidad de forma notable, lo que permite al conductor perder velocidad o acelerar utilizando únicamente el pedal del acelerador (“one pedal feeling”) -el Nissan Leaf de nueva generación utiliza la misma filosofía-.

Audi es el primer fabricante que utiliza el sistema de frenos de las ruedas que responde de forma rápida a través de un control electrohidráulico. Un pistón hidráulico en el compacto módulo del sistema de frenos genera presión sumplementaria y, por lo tanto, una fuerza de frenado adicional.

El Audi e-tron será el primer modelo de producción en incorporar retrovisores con cámara.

Cuando se activa el sistema de frenada automática de emergencia, solo transcurren 150 milisegundos entre el inicio de desaceleración y el momento en el que se consigue la fuerza de frenada máxima. Gracias a ello, la distancia de frenado se acorta hasta en un 20%.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 + uno =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.