- Publicidad -

Las ovejas al pie de la carretera permanecen estoicas, ajenas al estruendo furioso de un Aston Martin Vantage GT12 de 600 CV rasgando la atmósfera miembro a miembro, con sus tubos de escape de titanio. Justo detrás de él, sonando con igual ferocidad cada vez que enfila una recta, un Lotus Evora 400 de un naranja abrasador a través de un paisaje imponente. Los dos son puro espectáculo. Tan sólo habrá 100 GT12 y todos están vendidos.

Evora-400-On-The-Road-In-Norfolk-18_07_15-60

Vamos a empezar con el Aston. Pintado de blanco, naranja, plata y de carbono, el GT12 es todo aerodinámica que sobresale, abultados arcos y agresividad visual desenfadada. La carrocería es toda fibra de carbono, multitud de piezas de magnesio contribuyen al ahorro de peso total de 100 kg. La suspensión adaptativa conserva un grado notable de civismo, pero no hay forma de elevar la nariz para no rompértela contra algún resalto.  El GT12 cumple con un tipo de refinamiento que hace que conducir hasta Spa para un track day sea una idea atractiva en lugar de una migraña. Cuando aceleras parcialmente, los gases de la válvula de escape liberan una violenta tormenta de gruñidos, gritos enojados sin mucho impulso. La primera vez no sabrás que intimida más, si su índice de aceleración o el ruido que procede de ahí.

--max-earey-aml-(18)

En curvas cerradas, en estrechas carreteras, sientes el dardo del GT12 en la dirección y el cambio, y luego esperas un latido del corazón de la parte delantera para subir marcha. Inmediatamente, y a pesar de la charla que tuvo consigo mismo durante el desayuno esta mañana, está jugando sin ningún tipo de restricciones entre su compromiso y su nervio. El cuadro de instrumentos tiene un aspecto fantástico. Esto no sería un problema si el GT12 no viniera con una transmisión manual robotizada de Aston, que tiende a tropezar en el limitador.

e400_norfolk_cover

Entrar en el Evora es igual de fácil que cualquier coche, y no hacen falta habilidades de yoga a pesar de su estrecha entrada. Lotus ha rebajado en 42kg al Evora al tiempo que suma frenos más grandes AP Racing y un sistema que hace que la carga de refrigeración del V6 sobrealimentado sea 55 CV más potente. El resultado es 1395kg y  406 CV y, junto con las mejoras de chasis, un Evora siete segundos más rápido alrededor de la pista de pruebas de lo que solía ser. Cuando trazas a fondo es como entrar de nuevo en Matrix después tomar la píldora roja, de repente los límites se han ido y cualquier cosa es posible. Los muelles y amortiguadores pueden inquietarse un poco a bajo ritmo, pero a medida que se acelera esto se desvanece en favor de una perfecta adaptación a la superficie de la carretera, filtrada a través de un volante de magnesio forjado que se ajusta en sus manos como las caderas de una bailarina de samba.

--max-earey-aml-(30)41A9E924CC11D02E5F7E8CA3

La dirección es sensacional, la fluidez de la entrada en curva y su salida es hermosa. Ajustar el diferencial de deslizamiento limitado y el modo Sport permiten poner un broche de oro a cada curva. El Evora 400 aturde con su velocidad y centellea con su chasis. Aunque el interior no se acerca al de la competencia, si la conducción es su prioridad debe empezar a juzgar por aquí a este coche. Aunque parece caro para un volumen bajo, un cupé construido por los británicos es barato para una máquina que ahora se siente más cerca de un superdeportivo junior.

Evora-400-On-The-Road-In-Norfolk-18_07_15-42

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

19 + 6 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.