- Publicidad -

Estamos viviendo una escalada tecnológica como nunca antes vista. El Bugatti Veyron irrumpió en el mundo del automovilismo redefiniendo las leyes de lo imposible y desde entonces varias marcas se han arriesgado a seguirlo. Aunque la propia Bugatti haya sido la que por ahora mejor ha batido al Veyron con su  nuevo Chiron, no faltan futuros contendientes de la era de los hiperdeportivos como el Mercedes-AMG Project One o nuestro protagonista más reciente, el Aston Martin Valkyrie.

Coches que nacerán fruto de la inspiración en la tecnología de competición, sin la cual no serán posibles cifras como las que ha informado Road And Track recientemente. Y es que según informan, el Aston Martin Valkyrie, el hiperdeportivo nacido gracias a la alianza entre la marca inglesa y el equipo Red Bull F1, rondaría la cifra de potencia de los 1.145 CV. Potencia obtenida gracias a un descomunal motor V12 atmosférico de 6.5 litros y a ayuda de un motor eléctrico.

  

Alguno ya estará menospreciando esa cifra comparada con la del Chiron y sus 1.500 CV pero en la publicación americana también han dado datos de peso. Y aquí llega lo interesante porque según esperan podría ser de 1.030 kg, una cifra muy difícil de conseguir a estos niveles para la que habrían tenido que emplear un chasis monocasco de fibra de carbono, además de unas baterías ligeras para el conjunto eléctrico cortesía de Rimac. La obsesión por la dieta sería tal que el logo de Aston Martin de su morro se habría rebajado para pesar miligramos. 

Pero hay más. Hasta ahora Aston Martin no ha enseñado lo que sería la versión definitiva de fabricación, pero recientemente en sus redes sociales publicaba una foto de la tenista Serena Williams junto al Valkyrie definitivo. Por lo que se ve en la imagen el coche apenas sufre modificaciones con respecto al primer modelo que se publicó e incluso el habitáculo del conductor queda parcialmente a la vista en su zona central.

Habría que esperar a 2018 para poder ver si quiera un prototipo terminado y funcionando, un coche que Aston Martin no enseñaría hasta las 24 Horas de Le Mans 2018. Solo habrá 150 unidades y todas tendrían dueño ya, después de que este haya confirmado que puede pagar los 3 millones de euros que costará cada uno. Pero habrá 25 afortunados más que tendrán un Aston Martin Valkyrie para circuito, sin matricular y con una aerodinámica especial que incluiría un alerón fijo. La guerra de los hiperdeportivos no ha hecho más que empezar…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 + 13 =