Adelantándose a varios de sus rivales, el Aston Martin DBS Superleggera se libera de su techo para que todo su potencial y prestaciones se pueda disfrutar a cielo abierto. Todo un Super GT que sale de Gaydon con la intención de ofrecer la mejor experiencia de conducción, un DBS Superleggera Volante que seguro nos transportará a otra dimensión de conducción.

Es el segundo Aston Martin en llevar el apellido Volante, un coche que ha sido diseñado bajo la dirección de Marek Reichman, Vicepresidente Ejecutivo y Director Creativo de la firma. Aunque el trabajo no ha sido muy difícil, ya que el DBS Superleggera coupé es un coche de diseño escultural y muy atractivo, por lo que aquí solo han tenido que mantener sus líneas y crear el techo plegable.

Mantiene su diseño, con esa enorme calandra frontal, y sus peculiares tomas de aire en los pasos de rueda delanteros, o las dos salidas de aire del capó. Aston ha tenido que rediseñar levemente su parte trasera para que la plataforma de plegado del techo no afectara al sistema Aeroblade II. Este sirve para generar carga aerodinámica en la parte trasera del coche. A velocidad máxima, el DBS Superleggera Volante rinde 177 kg de carga aerodinámica, solo 3 kg menos que el coupé.

Bajo el enorme capó el DBS Superleggera Volante esconde el mismo bloque V12 de 5.2 litros biturbo, produciendo 725 CV y 900 Nm de par. Con el techo puesto mantiene la velocidad máxima del coupé, 340 km/h, y es capaz de hacer el 0 a 100 km/h en 3.6 segundos, 0,2 más lento que el coupé, mientras que en el 0 a 160 km/h emplea 6.7 segundos, 0,3 más. Todo el enorme par motor se envía a través de un eje de transmisión de carbono gracias a su caja de cambios automática ZF de ocho velocidades, colocada en la parte trasera del DBS.

Al igual que el coupé, en lo tocante a sus modos de conducción, tenemos un modo GT para rodar tranquilos, y los Sport y Sport Plus para poner en tensión toda la potencia del super GT británico. También hay dos modos de sonido para arrancar el escape, uno silencioso y otro que produce una subida de vueltas mayor.

En este modelo Volante, Aston Martin ha empleado su mejor tecnología para que apenas se note que llevamos un cabrio. Dispone de ocho capas de aislamiento en su capota entre materiales de reducción acústica y demás materiales. El techo se pliega en 14 segundos y se vuelve a poner en 16, pudiendo ser operado desde dentro o hasta a dos metros del coche con la llave. Aston no desvela si podemos hacerlo en marcha, y sobre la capacidad de maletero aseguran que la pérdida de espacio es mínima.

La capota se puede elegir en ocho colores diferentes, incluyendo el Bordeaux Red, Atlantic Blue y Titan Grey. Y en el interior también se puede personalizar, con diferentes patrones o colores. Además los marcos que rodean a la luna delantera se pueden pedir en acabado de fibra de carbono. Este material se puede extender a otros elementos, incluido el interior como por ejemplo las cubiertas traseras de sus asientos.

Aston Martin ha fijado el precio del DBS Superleggera Volante en 295.500 euros, en Alemania, lo que son 20.000 euros más que el coupé. Las primera entregas empezarán en el tercer trimestre del año.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × dos =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.