- Publicidad -

Dos míticos nombres vuelven a Gaydon. Aston Martin ha dado relevo a su Vanquish con un nuevo Gran Turismo de altos vuelos y diseño espectacular, un coche con el que seguir en la élite de los grandes GT deportivos. El Aston Martin DBS Superleggera es la culminación de una historia ligada al estilo y la deportividad como es el de la marca inglesa. El DBS apareció por primera vez en 1967 mientras que ahora vuelve a haber una colaboración con Touring, sumándose el apellido Superleggera de este nuevo modelo a los Aston DB4, 5 y 6 Mark 1. El famoso carrocero italiano vuelve y de que manera.

Aston Martin DBS Superleggera

El nuevo DBS Superleggera de Aston Martin es todo un Super Gran Turismo en estilo y concepto. La carrocería es un derivado del DB11 pero con un estilo muy superior, más agresivo y más dinámico. Toda ella está hecha en fibra de carbono para minimizar su peso al máximo, pues consigue reducir el peso con respecto un DB11 V8 en 135 kg, manteniéndose en los 1.695 kg, y eso que lleva por corazón el V12, más pesado.

En cuanto a estilo queda claro el apabullante atractivo del DBS Superleggera, con su gran calandra delantera y sus faros full LED, manteniendo el perfil estilizado y elegante del modelo del que parte. Esta apariencia atlética y agresiva además mejora la aerodinámica del coche. No solo hereda los elementos de aerodinámica innovadora del DB11, también lleva un difusor doble inspirado en la F1 y el Aeroblade II, siendo capaz de generar hasta 180 kg de carga aerodinámica a máxima velocidad, la mayor cifra en un Aston Martin de producción.

Aston Martin DBS Superleggera

Otro impresionante elemento del Aston Martin DBS Superleggera es su motor. Partiendo del bloque V12 biturbo de 5.2 litros, los ingleses lo han mejorado hasta llegar a unos impresionantes 725 CV a 6.500 rpm, y 900 Nm de par entre 1.800 y 5.000 rpm. Para elevar la potencia los ingenieros han necesitado un nuevo sistema de escape con válvulas activas, mejorando así el sonido para hacerlo más agresivo en función del modo de conducción.

En cuanto a sus prestaciones, el DBS Superleggera es todo un referente en su segmento gracias a las cifras que la marca declara. Para el 0 a 100 km/h este Aston Martin solo necesita 3.4 segundos y de 0 a 160 km/h en 6.4 segundos, así como una asombrosa recuperación gracias a todo ese par, pasando de 80 a 160 km/h en solo 4.2 segundos. A su vez, la velocidad máxima es de 340 km/h. Todo ese torrente de potencia y par se gestiona a través de la caja de cambios automático ZF de ocho velocidades, que envía la fuerza a las ruedas traseras. En su eje posterior se incluye un diferencial mecánico de deslizamiento limitado y un control del par.

Aston Martin DBS Superleggera

A nivel de chasis, Aston Martin ha evolucionado el chasis de construcción ligera de aluminio del DB11, incorporando a nivel de suspensiones un esquema de doble horquilla delante y multi-link detrás. Además integra el último sistema de la marca de suspensión adaptativa de serie, con sensores que detectan las condiciones de conducción y las acciones del piloto. Se incluyen tres modos de conducción para ajustar el chasis y el tren propulsor, constando del GT, Sport y Sport Plus.

El cockpit también va un paso más allá en diseño y refinamiento, incluyendo numerosas opciones para la personalización por parte del cliente. El cuero y el Alcantara estarán muy presentes en su tapicería, todo de serie, así como los asientos Sport Plus y el volante deportivo. Habrá como opción para elegir dos llantas diferentes, ambas en 21 pulgadas calzadas por Pirelli. Además se podrá personalizar los colores exteriores para crear combinaciones que permitan explotar aún más las elegantes líneas del superdeportivo inglés.

Aston Martin DBS Superleggera

En cuanto pase el verano se empezarán a entregar las primeras unidades del Aston Martin DBS Superleggera, un modelo que se sitúa en lo más alto de la gama de la firma y parte con un precio de 275.000 euros (Alemania).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ocho − 4 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.