Aston DB11 AMR y Bentley Continental GT en Goodwood - Revista Car
Aston DB11 AMRAston DB11 AMR

COMPARATIVAS CARRUSEL

Aston DB11 AMR y Bentley Continental GT en Goodwood

RevistaCAR 25 de noviembre, 2020 | Tiempo de lectura 6-7 min

El día perfecto en un Aston DB11 AMR y un Bentley Continental podría parecerse mucho a esto: un viaje bañado por el sol a Goodwood y un día de pista en uno de los circuitos más hermosos del mundo.

Aston DB11 AMR

En el automovilismo, las propiedades milagrosas de la adrenalina están bien documentadas. ¿Recuerda el accidente aéreo de Martin Brundle en la trampa de grava en Melbourne, allá por el 1996? Después de salir ileso de su Jordan al revés y doblado por la mitad, Brundle no optó por el curso de acción obvio y que todo el mundo en su sano juicio haría: recostarse un poco en una habitación fresca y oscura y un vuelo temprano a casa.

En su lugar, corrió por el pitlane con una ovación en pie, y la noche anterior al primer Gran Premio de la temporada, se subió al coche de repuesto y se dirigió a la parrilla listo para el reinicio. Y ni siquiera entremos en las carreras de motos, que tienen una historia larga y moralmente dudosa de infundir drogas y bravuconería machista a corredores lesionados antes de enviarlos a la carrera tan destrozados físicamente que a veces requieren ayuda para montarse en la moto.

Comienza el viaje a bordo del Aston DB11 AMR

De forma menos dramática, esta mañana hemos experimentado la adrenalina, en combinación con las legendarias curvas del circuito de Goodwood y las curvas igualmente legendarias de mi Aston Martin DB11 AMR. Estoy trabajando para erradicar los nervios que, durante uno o dos días, han estado revoloteando sin descanso alrededor de mi barriga.

Fuera de la chicane, me acerco al bordillo exterior y luego sostengo el V12 biturbo a toda velocidad. ¡Qué! Un ruido. Aquí no hay chillido de castrato, sino una raqueta multifacética profundamente satisfactoria que habla de un esfuerzo mecánico serio.Tercera, cuarta, quinta… No miro el velocímetro, solo los marcadores de frenado. Freno, de forma progresiva inicialmente, para asentar ese morro, y bajo a cuarta para la primera curva de Goodwood: una derecha amplia y larga.

Aston DB11 AMR

Pero, ¿de qué sirve un día especial de todos los días de mi vida si no tienes a nadie con quien compartirlo? Me cojo la mano para pellizcarme y recordarme que este es un día de circuito bañado por el sol en Goodwood, con dos coches de alto rendimiento británicos sin disculpas para disfrutar, y un prado lleno de personas de ideas afines con las que maravillarnos de nuestra buena fortuna. Está Tim Pollard, con su Bentley dibujando casi tantas miradas de admiración como mi DB11 Skyfall Silver.

Después de meses de inactividad en el encierro, Tim disfrutó del largo viaje desde Lincolnshire a primera hora de esta mañana, mucho más de lo que se podría esperar que disfrutara de una alarma a las 4.30 am.

Aston DB11 AMR

“El Continental es un buen coche para el día a día, pero son los viajes como el de esta mañana los que te recuerdan que es realmente fantástico en distancias más largas”, dice Tim mientras toma un café antes de la sesión informativa del conductor. “¡Es tan silencioso, tan refinado! Y los fabulosos asientos de masaje, junto con el increíble estéreo y un interior realmente bonito –el del Aston es bastante común en comparación– hacen que pasar horas al volante sea un placer. ¡Es tan relajante!”.

Tim tiene razón sobre la cabina del Bentley, por supuesto: es un automóvil más nuevo, moldeado de una forma diferente, más orientado al lujo. Pero si bien su GT 4×4 podría haber sido el automóvil para el viaje de esta mañana –durante el cual ambos establecimos nuevos récords económicos; un embriagador 7,8 l/100 km para el Bentley, 8,7 l para el Aston V12–, ahora que estamos aquí es una historia diferente…

El paraíso se llama Goodwood

Goodwood ejecuta los días de pista como lo hace con sus amados eventos, el Festival of Speed y el Revival: hábilmente, con un ojo atento a la presentación impecable de época y con un talento para los toques agradables –como un espléndido almuerzo para llevar, incluido–. La sesión informativa para el conductor es enormemente reconfortante dado el valor de la maquinaria alineada para salir. Los grupos serán pequeños, las tonterías apagadas sin piedad y un enfoque cortés, al estilo de Mike Hawthorn, de la conducta deportiva muy alentado.

Con la pista en marcha, Tim se dirige a hacer como Birkin en su Bentley mientras yo deambulo por el prado. El primer automóvil que me llamó la atención es un Renault Hatchback, a pesar de estar en una cola con media docena de Porsches: 911 GT3 RS, Boxster Spyder, un par de Cayman GT4, un Ferrari 458 Speciale y un Tesla Model X. Sí, un Tesla.

Tim ronronea de regreso a boxes, lleno de goma pegajosa, frenos calientes y carrocería salpicada de insectos. Cuando apaga el motor del Continental, las palabras salen como una manguera contra incendios. “Este lugar es superrápido, con algunas curvas realmente complicadas… No es de extrañar que las carreras siempre sean tan buenas en el Revival. Las sesiones de 15 minutos están bien, diría yo”.

Aston DB11 AMR

¿Y cómo está el Bentley? “Es impresionante cómo un coche tan grande se puede tensar así en la pista. No se siente fuera, aunque el peso del automóvil siempre está ahí. No es tan divertido como el DB11. La dirección en particular es mucho más inerte y carece de la agilidad y la puntualidad del AMR”.

Y ahora me toca. Mi grupo se dispersa rápidamente, dejándonos al Aston y a mí libres de distracciones. En un circuito seco y cálido, y con un par de neumáticos nuevos en el eje trasero, el Aston DB11 AMR se transforma. En primavera, en carreteras frías y mojadas, el motor abrumaba constantemente con el agarre disponible. El AMR es fascinante. Con los amortiguadores en ciclo a “Sport +”, el balanceo está bien controlado, dejando solo el movimiento del cuerpo suficiente para actuar como otra línea de comunicación entre el automóvil y yo. En el día a día el V12 es excesivo, glotón, inútil.

Aquí, hoy, es magnífico: una auténtica máquina diseñada para este entorno. Algo con motor central, de Alemania o Italia (o Norfolk) bien puede ser más ágil pero, al ser británico, con motor delantero, motor V12 y precioso, como una especie de Spitfire sin tierra, el Aston DB11 AMR se siente como el coche perfecto para algo como lo que hemos hecho hoy. ¿Y el Bentley? El coche perfecto para llevar a casa. ¿Intercambiamos, Tim?

¡Valora este artículo!
[Votos: 1 Media: 3]

Recibe más artículos sobre la actualidad del motor

Déjanos tu correo y recibe las noticias con la última actualidad

    Te recomendamos

    • Comparativa Gran Turismo, Tormenta en palacio
    • Comparativa GT, Tormenta en palacio

      Cuando salió el primer BMW 850i en 1990 hubo luces y sombras y nueve años y 30.000 unidades después se quedó sin un...

    • Ferrari Roma, Porsche 911 Turbo S y Aston Martin DB11 AMR: la super liga europea

      Subo la cima de la colina en tercera y dentro de mi cerebro digo: “Oh. Dios mío’’. Es demasiado perfecto: coche...

    • Ford Focus ST
    • Ford Focus ST vs i30N y Golf TCR: abrochen sus cinturones

      Admitámoslo, si este Ford Focus no estuviera pintado en Orange Fury, a primera vista no lo habríamos identificado como...

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    X
    AVISO DE COOKIES

    Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas (elaborar estadísticas a partir de sus hábitos de navegación) y publicitarias (elaborar perfiles para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias de navegación). Aceptando ahora consiente el uso de esta tecnología en nuestra web. En cualquier momento puede configurar su instalación o retirar su consentimiento clicando en Configuración de Cookies.

    COOKIES PROPIAS

    Las utilizamos para conocer si has aceptado nuestra política de privacidad o si estás suscrito a nuestros boletines informativos

    Revistacar.es + info

    Las utilizamos para conocer si has aceptado nuestra política de privacidad o si estás suscrito a nuestros boletines informativos

    COOKIES DE TERCEROS

    Las utilizamos para medir datos estadísticos de la publicidad mostrada en la revista y el comportamiento que tienen nuestros lectores.

    Analíticas

    Google.com + info

    A través de Google analytics se obtiene información que nos permite medir cómo interactúan los Usuarios con el contenido del portal.

    Publicitarias/Publicidad programática

    AdServer + info

    Sirve para almacenar sus preferencia publicitarias y mostrar anuncios propios de su interés

    Webads.es + info

    La publicidad en revista CAR es proporcionada por WebAds que hace uso de las ubicaciones de cookies. Los datos recopilados de las cookies son anónimos y no se realiza un seguimiento de los datos personales. Las cookies no pueden causar daños ni propagar virus a ninguna computadora o archivo. Cookies utilizadas: uuid2, sess, icu, anj, token

    Guardar Configuración