- Publicidad -

Nunca ha habido un Ferrari tan célebre como el Testarossa presentado en el Salón de París de 1984. De hecho aún hoy, si preguntáramos por la calle a la gente sobre un modelo de la marca italiana, la gran mayoría recordarían al biplaza que condujo Don Johnson en “Corrupción en Miami”. Ahora el coche de 1986 que aparecía en la serie está a la venta en eBay (en EEUU) y piden por él nada menos que 1,7 millones, cuando su precio normal rondaría los 60.000. Hay que ser muy fan de Sonny y Tubbs para pagar ese sobreprecio…

El éxito de este deportivo fue inmediato, y eso que en España costaba 24 millones de pesetas, como un piso en una zona cara de Madrid. Grandes personajes que brillaron en los años ochenta lo compraron, como Julio Iglesias, Diego Armando Maradona, Michael Jordan o Rod Stewart. Y es que su presencia era imponente, con 4.485 mm de largo pero sobre todo con esa anchura de 1.976 mm que supera al actual F12. Su rasgo más característico eran las entradas de aire laterales decoradas con cinco lamas horizontales. El grupo de diseñadores que llevó adelante el proyecto estaba dirigido por Leonardo Fioravanti, aunque al parecer el autor de las líneas maestras fue Emanele Nicosia.

Desde el punto de vista mecánico era similar a su antecesor, el 512 BBi. La estructura seguía la tradición de la marca y empleaba una estructura tubular de acero. La carrocería era mayoritariamente de aluminio, con las puertas y el techo de acero. El motor de cinco litros doce cilindros opuestos también era una evolución del que llevaba el 512 BBi, pero ahora con 390 CV y cuatro válvulas por cilindro. Su rendimiento era magnífico, muy elástico y con carácter, y capaz de lanzar al Ferrari de 0 a 100 km/h en 5,8 segundos.

El Testarossa no fue concebido como un deportivo radical sino como un Gran Turismo, con mucho espacio para las piernas y pensado para viajar por carreteras amplias a ritmos endiablados. Los circuitos no eran para él, y hubo que esperar a las evoluciones (512 TR de 1992 y F512 M de 1994) para lograr un comportamiento más noble y preciso. Se fabricaron muchos, 7.177 de la primera serie, y eso ha hecho posible que hoy se encuentren coches por menos de 50.000 euros. Pero ojo porque para el mantenimiento no hay rebaja que valga…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × tres =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.