Tras doce años en el mercado, al Aston Martin Vantage le ha llegado la hora de la merecida jubilación. Tienen delante a su sucesor en este llamativo color verde lima. Este color refleja también quizá una nueva orientación de la marca, más atrevida y juvenil. Bajo la piel se oculta una nueva estructura de aluminio y el mismo V8 biturbo de origen AMG que estrenó en DB11. Además, la distancia entre ejes es más corta que la de un Porsche 911, y presume de un sensacional interior con el mismo sistema de infoentretenimiento que lleva el Mercedes Clase S. Comparte algunos componentes con el DB11, como la suspensión, pero el 70% de ellos es exclusivo. Nos alegra comprobar que los tiempos recientes en que todos los Aston Martin era más o menos iguales ha terminado.

Mire quiénes han desarrollado este coche y su optimismo respecto al nuevo modelo se disparará aun más. Marek Reichman, que trabajó en BMW y Land Rover, y diseñó del DB11 y el Vulcan, es el responsable de su línea exterior. El equipo de ingeniería ha sido dirigido por Max Szwaj, ex técnico de Porsche y Ferrari. En cuanto al reglaje del chasis y la suspensión, la máxima responsabilidad ha caído sobre Matt Becker, que pasó 26 años poniendo a punto los modelos de Lotus.

1.Porque la versión de carreras seguirá siendo ganadora

Aston Martin Vantage

Durante la segunda mitad de la década el Aston Martin Vantage no ha estado a la altura del 911, pero en los circuitos la historia ha sido diferente. Gracias a las regulaciones Balance of Performance (BoP) de la FIA, enfocadas a igualar a coches muy diferentes, el Vantage GT3 ganó el campeonato FIA GT 2016 de pilotos, el título de GTE Pro en el WEC y la clase GTE Pro en las 24 Horas de Le Mans de 2017. El Vantage GTE fue desarrollado por Prodrive y comenzó a competir en 2012, ocho años después de que se lanzara el modelo de calle. En el caso del nuevo Vantage, el desarrollo de las versiones de calle y de competición han corrido parejos, contando de nuevo con los expertos de Prodrive. La crisis de la clase LMP1 en las carreras de resistencia dará más protagonismo a las luchas entre este Aston y sus rivales.

2. Porque tiene un motor fabricado por AMG (Y con dos cilindros más que el 911)

Que no te obsesione el hecho de que el motor sea alemán y llegue desde las instalaciones de AMG. Al fin y al cabo, el del anterior Aston Martin Vantage se fabricaba en Colonia, en unas instalaciones de Ford. Por eso, es mejor pensar que el AMG 4.0 biturbo es uno de los mejores propulsores del planeta. Que el coche inglés lleve el motor germano ha sido posible gracias a un acuerdo de colaboración técnica. La mecánica de Aston tiene algunas sutiles diferencias respecto al que montan los Mercedes. La arquitectura, el bloque y el cigüeñal es el mismo, pero cambian los turbos –encajados dentro de la V que forman los cilindros–, también el sistema de lubricación por cárter seco y el sistema de escape. Por otra parte, tiene una caja de cambios ZF de ocho marchas en lugar del cambio de doble embrague que lleva el Mercedes AMG-GT, o el automático de 9 marchas del E63 AMG. Y rinde un poco más de par. Bueno, son solo 9 Nm más, pero podría tener algo más de carácter.

Aston Martin Vantage motor

Anuncian que rinde 510 CV, cuando ese motor en Mercedes llega a rendir 612 CV, en el E63 AMG S. Por eso es fácil imaginar que en el plazo de dos años llegará una versión Vantage S de unos 550 CV. “No somos lo suficientemente grandes como para producir varios motores, admite el CEO de la empresa Andy Palmer, pero usando este V8 podemos invertir en nuestro propio V12, algo que nos permite expresar nuestra individualidad”. De momento el V12 solo lo hemos visto en el DB11, pero la placa que separa el motor del habitáculo es la misma, y Aston tiene una larga tradición en lo que se refiere a montar un motor más grande en su coche más pequeño.

3. Porque se podrá comprar con cambio manual

El anterior Aston Martin Vantage ofrecía cambio manual y una dirección hidráulica que gustaban mucho a los puristas. Pero la realidad es que si no disponían de un cambio de doble embrague, era por falta de presupuesto para desarrollarlo. El CEO quiere que siga habiendo una opción manual en los coches de su empresa. Será el mismo cambio de siete marchas, pero refinado. Es un esfuerzo técnico para la marca, teniendo en cuenta que esperan que apenas un 5% de los clientes lo pidan. No obstante, este porcentaje será mayor en los clientes estadounidenses. “Queremos satisfacer a esas entusiastas que disfrutan recorriendo un paso alpino utilizando los dos pies”. Afortunadamente Porsche no está sola en su apuesta por mantener con vida los cambios manuales.

4. Porque es aún más bello que el DB10 de Bond

El diseñador Marek Reichman describe al nuevo Aston Martin Vantage como a un cazador. “El DB11 es un traje de Savile Row (la calle de los sastres de Londres), un gran GT, todo lo que se espera de un Aston. El Vantage tiene otro enfoque, una conducción con espíritu, asertiva pero no agresiva. Edonístico, completamente enfocado a su piloto y a la conducción”. El CEO Andy Palmer ha dejado claro que cada modelo debe tener un aspecto diferente, de modo que los días de la gama cuyos coches parecían muñecas ha terminado.

Exteriormente, lo único en común con el DB11 son las manetas de las puertas, y tampoco emplea el controvertido estilo de los pilares C de su hermano mayor. De hecho, toda la parte trasera supone un gran avance para Aston, con la banda luminosa que recorre toda la zaga. También resultan espectaculares los paneles que rodean los escapes traseros.
Y ¿dónde encaja Bond y el actor Daniel Craig en todo esto? Sam Mendes, el director de la película Spectre y la productora Barbara Broccoli visitaron la fábrica para ver el DB11, que iba a ser el coche de Bond. Pero Mendes vio una maqueta a escala del Vantage –en el punto de desarrollo en el que estaba en ese momento– y convenció a Reichman para construir 10 coches para ser usados en la filmación seis meses después (ver cuadro en la página anterior). Los llamaron DB10. “La reacción fue increíblemente positiva, dice Reichman, y el Vantage es mejor”.

5. Porque saben hacer interiores con mucho encanto

El interior del Aston Martin Vantage es sensacional por diseño y calidad, y cada detalle está cuidado hasta el extremo, como los tiradores de las puertas. No hay duda de que aquí, antes incluso de arrancar el motor, la conducción va en serio. La unidad que pudimos inspeccionar (en la foto) lleva unas inserciones muy atrevidas, a juego con la carrocería, que sin duda atraerán a un cliente más joven. Se ofrecerán diferentes acabados con cuero, aluminio o fibra de carbono, y quienes quieran madera deberán recurrir a Q, el departamento de pedidos especiales. En cuanto a la electrónica, es sensacional porque proviene de la Clase S de Mercedes, aunque con gráficos propios. Durante más de una década un handicap de estos coches fue un navegador Volvo y después un Garmin que, no obstante, estaba totalmente integrado. En caso de que sea manual, el mando giratorio de control será colocado más atrás. El CEO Andy Palmer considera que usar estos componentes electrónicos les permite un ahorro enorme, y que así pueden gastar más dinero en áreas enfocadas a la conducción.

6. Porque su dinamismo está al máximo nivel

No pudimos conducirlo, pero al volante está Matt Becker, el exdirector de ingeniería de Lotus. “Cada coche debe tener su propio carácter, y conducirse como su aspecto hace suponer”. Quería que se sintiera ágil pero no incómodo, enfocado a la conducción en circuito. No es un Gran Turismo deportivo, es un deportivo”. Como el DB11 tiene tres modos de conducción, pero aquel ofrece “GT”, “Sport” y “Sport+”, el Vantage elimina el GT y añade el modo “Track” (circuito). “Usamos el mismo ratio de dirección que en el Aston DB11, pero al ser más corta la batalla, resulta más rápido”. También lleva diferencial autoblocante electrónico y sistema Torque Vectoring que actúa sobre los frenos. “Quería un coche con un frontal muy preciso, pero que no sobrevire constantemente”.

7. Porque sus rivales no le darán tregua

Mercedes-AMG GT. Con el mismo motor 4.0 V8 biturbo que el Aston y una carrocería biplaza muy sexy, el básico ofrece 476 CV; el S, 522; el GT C 557, y el GT R, 585 CV.

Porsche 911. El Aston será más caro que el 911 GTS (145.000 euros), aunque el alemán
es menos potente (450 CV). Más igualado en precio estará con el sensacional GT3 (175.000 euros).

McLaren 540C. El McLaren más asequible (197.000 euros) tiene estructura de fibra de carbono y un motor central de 540 CV, de modo que es más rápido, y ya se vende en España.

8. Porque no es un DB11 con otro traje

La anterior plataforma VH de aluminio se usó tanto en el DB9 como en el Vantage, el Rapide y el Vanquish. Pero se podían cambiar pocos puntos, de modo que luego los diseñadores tenían escasa libertad para innovar. Ahora, con la nueva plataforma de aluminio, es diferente. Con el DB11 solo comparte un 30% de componentes de la estructura, según dice Max Szwaj, jefe de ingeniería y exresponsable de innovación en Ferrari. Los componentes de la suspensión son comunes con el DB11, pero puesta a punto para la plataforma, más corta y ligera, del Vantage. La distribución de peso es de 50/50 en cada eje, y el peso en seco es de 1.530 kg. El techo de carbono, opcional, va pegado al aluminio con adhesivo de tipo aeronáutico. La batalla es 100 mm más corta que en el DB11, de modo que el Vantage es más corto que un 911. Además el subchasis trasero va fijado directamente a la estructura, lo que según Szwaj hace que el coche se sienta más conectado a la carretera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × uno =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.