PORTADA PRUEBAS

Prueba Lamborghini Huracán Evo RWD: semental

RevistaCAR 28 de junio, 2020 | Tiempo de lectura 10-11 min

Hace solo dos meses publicábamos la historia de El Último Galón (ver número 157), imaginando en qué depósito pondríamos los últimos litros de super sin plomo para saborear el mundo del motor tal y como lo conocíamos. Ahora, atrapados en las páginas de papel y las casas, el recuerdo del sonido del gran motor en la parte trasera ajustando nuestra actitud nos inunda. Hay cascadas de truenos del V10 en cada cambio descendente. Era el día previo al confinamiento, al cierre de los bares. Durante unas horas más, conducir solo por conducir estaba bien, y en nuestras manos teníamos un superdeportivo con el que realmente podríamos gastar el último galón: el nuevo Lamborghini Huracán EVO RWD.

Lamborghini Huracán Evo RWD

Es el último jadeo de un V10 atmosférico, genialidad de tracción trasera, el mejor superdeportivo para exprimirlo hasta el final. Dejar que se desvanezca como lo hacen las últimas gotas de 98 a través de sus conductos mientras lo abandonamos con una melancolía eufórica sabiendo que, nadie, en ningún lado, podrá hacerlo de nuevo. O al menos hasta que nos digan que podemos salir de casa con seguridad. El tiempo corre. ¿Dónde ir? ¿A quién visitar? Traga saliva y hazlo.

Al subir a bordo, existe la intimidación que siempre siento en un Lamborghini, ese hormigueo de miedo que sus brillantes rivales han recuperado a medida que se vuelven más utilizables. Te sientas bajo en los asientos con respaldo de carbono y ajuste manual de nuestra unidad. La nariz afilada toma forma de lanza, musculosas caderas llenan los espejos laterales y hay una luna trasera cubierta de listones con toda la visibilidad hacia atrás de una ventana de bohardilla. Es como acostarse sobre una flecha apretada en el arco de un arquero. Levanta la tapa del interruptor de misiles, presiona el botón de arranque rojo y ese V10 ladra despertando ruidosamente. Es aterrador, y todavía estoy en un aparcamiento.

Lamborghini Huracán Evo RWD

Aquí hay aún más intimidación que en otros Huracán, este es el RWD, el que Sant’Agata llama el más puro de la gama, más cercano en espíritu a su GT3 de tracción trasera de carreras. Y, sin embargo, el Lamborghini Huracán Evo RWD cuesta desde 216.000 euros, que es como una ganga en el contexto de que un Huracán EVO es 33.000 euros más caro y el Ferrari F8 Tributo todavía es más caro que este. Lamborghini probablemente preferiría que no mencionáramos el nuevo Audi R8 RWS, un automóvil aún más asequible pero muy diferente.

El punto de partida es el Lamborghini Huracán Evo RWD del año pasado, del cual Lamborghini elimina todas las cosas que se supone que debe codiciar, incluida la tracción total, la dirección de las ruedas traseras y el sistema inteligente Lamborghini Dinamica Veicolo Integrata, un cerebro electrónico que predictivamente rige la suspensión, la dirección, la tracción total, etcétera. Lamborghini también ha ajustado algunas partes de su diseño, haciéndolo parecer aún más un caza espía en Viola Mel mate.
Por eso este Huracán es 33 kg más liviano, 1.389 kg sin fluidos, con la mayoría de esos kilos despojados del eje delantero, cambiando la distribución del peso de 43/57% de adelante hacia atrás a 40/60. Otra bonificación.

Lamborghini Huracán Evo RWD

Pero esta importante reducción de contenido también elimina algunas de las cosas que los entusiastas podrían desear, para evitar que este Lamborghini de nivel básico obtenga ideas por encima de su estatus: los amortiguadores adaptativos magnetoreológicos y la dirección dinámica instalados en nuestro coche de prueba ahora son opciones, mientras que nuestro Huracán se conforma con llantas estándar de 19 pulgadas y frenos de hierro. El EVO normal tiene llantas de 20 pulgadas y discos carbocerámicos. En parte, esto último explica por qué el RWD no es otros 40-50 kg más ligero, pero, una vez más, puedes optar por todo de nuevo.

Menos potente pero más ligero

El mayor obstáculo mental podría ser el déficit de potencia de 30 CV, pero tenga en cuenta el ahorro de peso y eso deja al Lamborghini Huracán Evo RWD a solo 11 CV del otro Huracán en la más importante cifra de relación peso-potencia. Yo ya estoy vendido. Solo tienes que apretar el pedal hasta el suelo y luego me dices si estás decepcionado por esa cifra menor. El Huracán tiene un V10 de 5.2 litros de aspiración natural, un motor que esencialmente arroja un cóctel Molotov de 610 CV a los neumáticos traseros y hace girar la manivela a una incendiaria rapidez de 8.500 rpm. Todo esto y una respuesta del acelerador para morirse.

Lamborghini Huracán Evo RWD

Hace gárgaras de forma baja e indulgente a través de su rango más bajo, hierve alegremente en el rango medio, luego enciende los quemadores posteriores a alrededor de 5.800 rpm y corre a la línea roja con tanta ferocidad que hay una ingravidez surrealista en él, la misma sensación vertiginosa y ligeramente fuera de control que rebota en lo alto de un trampolín. Esta cosa es rápida.

La dirección se destaca, con una facilidad y delicadeza que traicionan el extremo frontal sin grilletes, y atrapo un desliz sobre una cresta ciega y cerrada que podría haber sido menos radical con la tracción total. Pero definitivamente no me he metido en la piel de la RWD aún.

Poco a poco, el Lamborghini Huracán Evo RWD se revela. Este no es el compañero castigador en largas distancias que podría esperar. Hay un ruido de carretera significativo de los P-Zero de 19 pulgadas, lo que hace que la conversación sea como chatear en un club nocturno simplemente medio ruidoso, pero el nuevo navegador por satélite funciona bien –lástima que no se muestre en el tablero digital, y en “Strada”, el mapeo de caja de cambios automática de doble embrague no podría ser más dulce. Los cambios en sí mismos también son sorprendentemente civilizados, especialmente si te criaron en los Lambo de un solo embrague.

Lamborghini Huracán Evo RWD

Estamos de acuerdo en que su rodar es firme y siempre directo. Sí, puede golpearte bruscamente sobre las juntas de expansión, y es agresivo a velocidades más bajas, donde eres consciente de que cada rueda individual se ocupa de cada golpe individual, pero esa es la naturaleza de la bestia. Solo ten mucho cuidado con los amortiguadores fijos –los nuestros son adaptativos–. Los asientos deportivos, que funcionan bien para conectarte íntimamente con la carretera, son perfectamente tolerables.

Seguimos avanzando ahora por autovía a medida que cae el sol, enredados con los coches que se agrupan a nuestro alrededor. Pasa la familia a saludar brevemente mientras lavamos el coche cerca de nuestro antiguo pueblo. A la mañana siguiente amanece una capa de escarcha en el techo de 1.165 mm de altura –40 mm más bajo que un Ferrari F8.

Lamborghini Huracán Evo RWD

El Lambo se siente muy amplio por estas carreteras. Entonces, después de que mi padre llega para ayudar con las fotos de automóvil a automóvil en su Defender, nos dirigimos hacia el norte, rastreando las mejores carreteras antes de subir a lo alto de la montaña. Las tierras bajas verdes y cultivadas cambian a páramos más salvajes y más oscuros con una topografía más tranquila y trazos más amplios de asfalto.

Aquí, el Huracán realmente se adapta a su ritmo, con una amortiguación que está bien controlada, aunque ocasionalmente es escasa en respuestas cuando el largo saliente frontal se rasca sobre ondulaciones realmente difíciles y más rápidas. El V10 se eleva a más de 5.000 rpm, estas extensiones completamente abiertas demuestran que, por mucho que nos entusiasmemos con ellas, simplemente no necesitas la potencia o el par extra de los últimos V8 biturbo; no con una entrega de potencia tan lineal e indignantemente fuerte. El ancho de banda de este motor llega hasta un pico de 8.500 rpm y se integra en una banda sonora de fórmula 1 de la vieja escuela.

Lamborghini Huracán Evo RWD

A medida que la carretera se enrosca, la delicadeza de la dirección se destaca nuevamente, aunque queda una capa de anestésico entre ti, el borde forrado en cuero y la superficie de la carretera. En las curvas más estrechas, la proporción ayuda al Huracán a engancharse agresivamente al vértice, pero es más flojo en zonas más rápidas, un tono de indecisión donde quiero que el Huracán muerda con fuerza. Nunca me aclimato totalmente a la relación variable, pero la confianza se construye con el tiempo.

El Gallardo Balboni comenzó esta línea de sangre con tracción trasera en la era moderna, y aunque podía ser extravagante, primero había que lidiar con algo de subviraje. Este Lamborghini Huracán Evo RWD es mucho más positivo: sus frenos estándar aún ofrecen una sensación fuerte y una buena potencia de frenado honesta en carretera, y el tren delantero resiste el fregado con firmeza, lo que le da la confianza para conducirlo con fuerza en el vértice. El Huracán se asienta y muerde, y mientras lo hace, el V10 soporta su peso en una parte trasera igualmente bien atada, más que en esos rivales V8 de doble turbo, con sus motores más ligeros.

Una lanza sobre ruedas

No te asusta el efecto péndulo, la distribución de peso con polarización trasera ayuda a rotar el automóvil de manera fluida en las curvas. El sobreviraje ocurre de manera suave y progresiva, el coche se agarra y se endereza dulcemente si te asusta. De repente, el Huracán no parece tan ancho y olvidas que estás conduciendo una lanza sobre ruedas; en cambio, se siente maleable, como es de esperar de un automóvil comparable a un 911 GT3 RS en tamaño y peso –y 89 mm más corto y 59 kg más pesado que el Ferrari F8–. ¿Y mencioné la sensacional respuesta del acelerador? Con las ruedas traseras comenzando a resbalar sobre la superficie de la carretera, eres libre de tocar las melodías con el pedal del ruido y hacer que las ruedas traseras humeen: por eso compras el de tracción trasera.

Lamborghini señala cómo recalibró especialmente el control de estabilidad para el RWD, sería muy fácil no hacerlo, y cómo esos modos eliminan los botones superiores de la camisa a medida que avanzas en los modos “Strada”, “Sport” y “Corsa” para ser cada vez más duros y ásperos. Se siente bastante liberal en el “Sport” cuando estás entrando en una curva sin aceleración, pero demasiado ansioso por amortiguar todo si lo aprietas temprano.

La lástima es que no puedes configurar tu propio modo de conducción “Ego” personalizado. La suspensión más tranquila y las calibraciones de dirección combinada con un modo del tren motriz “Sport” o “Corsa” más agresivo y un pase libre para ajustar el ESC sería el modo ganador, pero es imposible en todos los Huracán, algo que se solucionaría tan fácilmente con un software nuevo. Esto era más difícil hacerlo.

Lamborghini Huracán Evo RWD

Entonces seleccionas “Corsa”. El cuentarrevoluciones digital cambia de un círculo a un abanico de plumaje tipo pavo real y los amortiguadores y la bomba de dirección asistida se llenan de hormigón. Por el lado positivo, el V10 retumba con un latido cardiaco profundo y palpitante y, cuando tiras de esas levas largas y delgadas, hay una inducción hambrienta como un nadador que jadea por el aire, y extravagantes adornos en forma de gritos del V10. Los cambios de marchas ahora también se entregan con un mazo, pero nosotros nos quedamos con el ajuste suave del simple golpe que otorga el modo “Sport”. Pero también es en Corsa donde puedes hacer bailar el RWD, sintiéndolo arquearse y fluir donde los Lamborghini con tracción en todas las ruedas se agarran como si estuvieran cayendo de un acantilado. Por el contrario, el ritmo y el equilibrio del Lamborghini Huracán Evo RWD son sublimemente satisfactorios.

Lamborghini Huracán Evo RWD

El sol se pone detrás de los picos de las montañas cuando vamos hacia el oeste. Nos encanta este Lamborghini. Los McLaren y Ferrari se conducen con más brillo, y si quieres algo similar pero más redondeado –y mucho más barato, compra el Audi R8 RWS–. No obstante, el Lamborghini Huracán Evo RWD toma su propio camino, no solo lleva la aguja un poco más allá en comparación con el Audi con el que comparte tanto, sino que la pone en rojo, en la medida en que tanto los McLaren como los Ferrari se sienten menos retorcidos e intimidantes al lado de este Huracán. Este enfoque inevitablemente trae un compromiso, pero la agresión y la ira del Lamborghini Huracán Evo RWD lo llenan para explotar firmemente. Es su forma de ser, y aún puedes hacer cosas normales sin maldecir cada vez que subes a bordo.

Familia Lamborghini tracción trasera

Es todo lo que quieres de un Lamborghini, sin importar que también sea el más barato. Que sea el Lamborghini más liviano y menos potente que se puede comprar en la actualidad también significa que el último galón debería permitirte ir un poco más lejos.

¡Valora este artículo!
[Votos: 0 Media: 0]

Recibe más artículos sobre la actualidad del motor

Déjanos tu correo y recibe las noticias con la última actualidad

Te recomendamos

  • Prueba Lamborghini Huracán Evo RWD 2020, todo atrás, todo correcto

    El Lamborghini Huracán Evo RWD (Rear Wheel Drive) es el modelo de acceso de la firma italiana. Podría decirse que...

  • Lamborghini Huracán EVO RWD Spyder, el toro más emocionante descapotado

    No podía faltar la versión descapotable de último toro bravo de la ganadería italiana. Este es el nuevo Huracán EVO RWD...

  • Lamborghini
  • Visitamos la fábrica/museo de Lamborghini: donde habita lo salvaje

    El primer countach superviviente se ve mejor en el Museo de Lamborghini, y más original, que en años. Rescatado de un...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X
AVISO DE COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas (elaborar estadísticas a partir de sus hábitos de navegación) y publicitarias (elaborar perfiles para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias de navegación). Aceptando ahora consiente el uso de esta tecnología en nuestra web. En cualquier momento puede configurar su instalación o retirar su consentimiento clicando en Configuración de Cookies.

COOKIES PROPIAS

Las utilizamos para conocer si has aceptado nuestra política de privacidad o si estás suscrito a nuestros boletines informativos

Revistacar.es + info

Las utilizamos para conocer si has aceptado nuestra política de privacidad o si estás suscrito a nuestros boletines informativos

COOKIES DE TERCEROS

Las utilizamos para medir datos estadísticos de la publicidad mostrada en la revista y el comportamiento que tienen nuestros lectores.

Analíticas

Google.com + info

A través de Google analytics se obtiene información que nos permite medir cómo interactúan los Usuarios con el contenido del portal.

Publicitarias/Publicidad programática

AdServer + info

Sirve para almacenar sus preferencia publicitarias y mostrar anuncios propios de su interés

Webads.es + info

La publicidad en revista CAR es proporcionada por WebAds que hace uso de las ubicaciones de cookies. Los datos recopilados de las cookies son anónimos y no se realiza un seguimiento de los datos personales. Las cookies no pueden causar daños ni propagar virus a ninguna computadora o archivo. Cookies utilizadas: uuid2, sess, icu, anj, token

Guardar Configuración