El lunes Lamborghini nos presentaba su Súper SUV, el Urus, un coche con el que se introducen en un nuevo mercado y con el que esperan doblar sus ventas para el año que viene. Sin embargo, no es el primero de su clase en la firma italiana. Hace 25 años se dejó de producir el Lamborghini LM002, apodado como “Rambo Lambo” en su época, pues llegó en 1986. No tuvo el éxito que parece tendrá el Urus, y eso ha hecho que a día de hoy, su cotización haya crecido en los últimos años, y quien sabe si siga subiendo después de la presentación del nuevo modelo de la marca.

El origen de este extraño automóvil, que no encaja en lo que suele ser un Lamborghini, está en el Cheetah (guepardo). Ese vehículo fue desarrollado por Lamborghini por encargo de Mobility Technology International para lograr un contrato del Ejército de EEUU. Tras no lograr el objetivo, lo civilizaron un poco y le montaron el 5.0 V12 de 450 CV que llevaba el Countach de la época. El LM002 pesaba 2.700 kilos y gastaba 30 litros a los 100 km, de modo que llevaba un depósito de 290 litros. Las prestaciones eran buenas pero se veían lastradas por elevado peso: aceleraba de 0 a 100 km/h en 7,8 segundos y alcanzaba 210 km/h.

Lo más curioso del LM002 es que usaba una estructura tubular de acero con una carrocería de fibra fabricada en España por Irizar (Guipúzcoa). Solo se fabricaron 301 unidades, de las cuales se cree que 3 llegaron a España. Del total, 48 se fabricaron bajo las especificaciones de Estados Unidos, siempre con sus homologaciones y normativas especiales, bajo la denominación LM/American. Una de esas unidades es nuestra protagonista.

RM Sotheby’s ha subastado en New York este Lamborghini LM002 LM/America por 467.000 dólares, unos 396.000 euros. Una cantidad a tener en cuenta, pues según la documentación que acompaña al vehículo, cuando llegó al puerto de Florida se habían pagado por él 158.000 dólares (unos 300.000 actuales). Desde entonces ha sufrido una restauración completa que ha costado la friolera de 325.000 dólares, con todo demostrable con facturas. Quizás eso explique un poco tan elevado precio.

Otros factores a tener en cuenta son que el vehículo presenta un kilometraje de solo 19.000 km. Además incluye algunos accesorios y elementos poco usuales o difíciles de encontrar originales, como el juego de neumáticos Pirelli Scorpion con tecnología run-flat nuevecito montado sobre unas llantas O.Z., contando con su rueda de repuesto y todo. Su interior va en cuero negro con madera y hasta le han instalado muy discretamente una radio nueva y  Bluetooth. 

Incluye todas sus herramientas, libros y manuales de usuario así como fotografías y documentación de la restauración. Otro extra interesante es el baúl de carga de su parte trasera, un elemento que ha debido de sobrevivir en pocos Lamborghini LM002 y que habrá ayudado a que su precio, normalmente rondando los 300.000 euros, haya subido hasta casi lo 400.000.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

trece − 9 =