Hacia el desierto con espíritu solidario

Marruecos es un destino muy popular para ir a hacer rutas 4×4, y las que no son 4×4, como la VW Golf Challenge. Los vehículos más populares para tal fin suelen ser todo terrenos con preparaciones off road con los que adentrarse sin miedo en terrenos complicados del país africano. Por ello no es de extrañar que en la aduana del puerto de Tanger la propia policía  marroquí quedara sorprendida ante la llegada de una espectacular caravana de Porsche entre Cayennes y Macans. ¿Qué es esto? Preguntaban.

Porsche Tour Marruecos

Se trata de la nueva experiencia cliente Centro Porsche Barcelona, un viaje por el país africano para propietarios de Cayennes y Macans cuya primera edición acaba de concluir con un éxito absoluto. Ni más ni menos que 15 SUVs de la marca de Stuttgart han participado en esta gran aventura por Marruecos.

Conducción, diversión, y solidaridad

La propuesta es sencilla: una semana de conducción entre Porschistas por algunos de los parajes más espectaculares de este país norte africano, con una ruta llena de contrastes en las que poder disfrutar de la conducción por carreteras de ensueño e incluso pistas off road, bordeando el Océano Atlántico primero, cruzando las majestuosas montañas del Atlas después, para llegar finalmente hasta la arena del Erg Chebbi, el desierto del Sáhara.

En total, 8 etapas completando un total de 2700 kilómetros en los que los participantes de esta aventura se fueron conociendo y estrechando lazos a través de intensísimas experiencias vividas. Porque hasta que no se vive y descubre en persona, no se puede entender el magnetismo que genera Marruecos. Desde la amabilidad de la policía hasta la hospitalidad más honesta de la gente local, especialmente en el sur del país. Hacerlo en un Porsche junto a otros apasionados propietarios es algo incluso más excitante.

El país de los contrastes

Por otro lado, lo más sorprendente fue ver el contraste que hay entre zonas desérticas y zonas boscosas, regiones de costa y montañas en el interior. Pero también las diferencias sociales entre las ciudades, -inmersas en un gran proceso de modernización y progreso-, y algunas de las zonas rurales por donde se adentró el recorrido. Especialmente en el Atlas, como también en ciertas áreas del sur del país, los participantes de esta gran aventura conocieron de primera mano la pobreza en la que viven miles de personas con recursos limitados.

Centro Porsche Barcelona solidario

Es por ello, que gracias a la aportación de Centro Porsche Barcelona y también de los propios participantes, se aprovechó el viaje para apadrinar una escuela del Sáhara.

La forma de hacerlo, renovando totalmente el mobiliario de una de sus 3 clases, sustituyendo los antiguos y maltrechos pupitres de los alumnos por 30 de nuevos e individuales. Para ello Centro Porsche Barcelona adquirió 30 nuevos pupitres y sillas de fabricación local que se entregaron en el colegio para la clase de niños de primaria. Quizás sea tan sólo un pequeño granito de arena, pero el efecto positivo de esta acción, expresado con gran alegría por los alumnos y profesores de la escuela te hace dar cuenta que estas aportaciones permiten cambios visibles en la vida de otra gente que además permanecerán durante años. Vale mucho la pena.

Esta acción solidaria se completó con la entrega en mano por parte de todos los porschistas del material escolar y ropa para los alumnos que llevaban consigo desde casa y que podrán utilizar los alumnos durante los próximos cursos.

El agradecimiento de la escuela de Tiharyine hacia Centro Porsche Barcelona y sus clientes fue muy emotivo, y culminó en un acto en el que no faltaron las sonrisas y los abrazos, y en el que no faltó un pastel personalizado incluido hecho por unos miembros de la asociación de padres.

Continuación hacia las dunas

Durante los primeros días de ruta,  el recorrido ya había incluido algún tramo de pista por zonas rurales. Sin embargo, fue en el Sáhara tras la parada en la escuela donde los Cayenne y Macan pudieron sacar todo su potencial a través de pistas de tierra y también de arena entre camellos y palmeras. Las imágenes que deja esta aventura a su paso por estas pistas son simplemente espectaculares, y ni falta hace decir que hicieron las delicias de sus afortunados protagonistas.

El punto álgido fue en las dunas, donde los más valientes probaron las capacidades más off road de Cayenne y Macan. Una de las noches, en lugar de dormir en lujosos hoteles como en el resto de la ruta, el alojamiento fue en unas fantásticas haimas de lujo a pie de duna. Esta privilegiada ubicación a pie de duna fue aprovechada por los más intrépidos, que tras los pasos de los vehículos de organización se atrevieron a adentrarse de lleno en la arena –algunos con más suerte que otros-. Así que tocó sacar las palas y las planchas, y sudar un poco para sacar alguno de los Macan y Cayenne de las dunas en una imagen ciertamente poco habitual.

De vuelta al asfalto

Finalmente, después de la experiencia en la arena, la vuelta al asfalto fue de agradecer. Las carreteras marroquís, muchas de ellas con trazados de ensueño, permitieron sacar de nuevo el potencial de los Porsche ahora sobre el asfalto. Las caras lo decían todo,  pues de nuevo el trazado que permitió sacar un sinfín de sonrisas de sus conductores en esta brutal experiencia a través de Marruecos.

La última noche, en un majestuoso hotel en plena Suiza Marroquí –una región conocida con este nombre por su sorprendente parecido al país alpino- puso el broche de oro a este sensacional primera aventura de Centro Porsche Barcelona. Primera pero no última, pues al término de esta experiencia, los comentarios más repetidos entre todos los asistentes de esta primera edición eran que cuando empieza la siguiente. Por supuesto desde Car lo seguiremos con atención e interés.

Texto por: Dani Blasco

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × 1 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.