- Publicidad -

Larga es la historia del automóvil, miles de coches han salido al mercado pero solo unos pocos han logrado dejar su marca en la historia. Una obra de la ingeniería y del diseño, dos mundo que nacieron separados pero que tuvieron que estrechar lazos según avanzaba la industria del automóvil.

Cada uno con su personalidad, aportando diferentes cosas, diferentes estilos. Cada uno de ellos ha forjado un nuevo capítulo de lo que conocemos como la industria del automóvil.

Esta lista abarcaría muchos más modelo, pero seleccionamos solo aquellos que han sido un punto de inflexión en la industria entre los años 1908 y 1990.

1. Ford T (1908)

Uno de los coches más emblemáticos y el primero en llegar a las masas a través de la línea de producción. Era un coche con una conducción extraña pero revolucionó el mercado debido a su producción en masa, con un color disponible, el negro.

Llegó al mercado en 1908 a un coste de algo menos de 20.000 €, un precio que fue cayendo en picado según aumentaba la eficiencia de la línea de producción. En poco tiempo, cuando la mitad de todos los coches vendidos en Estados Unidos fueron Ford Ts, el precio decreció hasta los 300 dólares de aquella época (1923)- unos 4200 dólares de ahora.

Tras ser construido en 12 países de los cuatro continentes con un número de producción altísimo, este ha sido uno de los coches que más ha dado a la industria.

2.Volkswagen Type 1 (1938)

Lo conocerás mejor bajo el nombre de Beetle. Fue mandado a construir por Adolf Hitler y diseñado por Ferdinand Porsche; un coche con escasa potencia y con una conducción un tanto peculiar. Pero fue el Modelo T de la postguerra, y cuando sus días llegaron a su fin en 2003, 65 años habían pasado desde que la primera unidad posó sus ruedas en el asfalto; más de 21 millones fueron construidos desde 1938.

3.Land Rover (1948)

Un auténtico aventurero, construido con una carrocería de aluminio; no es el primero de los modelos todoterreno, pero probablemente ha salvado la vida en alguno de los lugares más alejados e inaccesibles del mundo que cualquier otro vehículo. Un auténtico tanque que no le importaba el terreno ni las condiciones; su cuerpo liviano le ha ayudado a alcanzar una vida útil de casi 70 años.

4.Jaguar XK120 (1948)

Es 1948 y Gran Bretaña sufre los estragos de la postguerra. De la nada, nace u nuevo coche de una compañía que no existía. Es una de las obras de arte sobre ruedas más impresionantes que verás. Un majestuoso coche que promete una velocidad máxima de 200 km/h cuando la mitad de los coches que estaban en el mercado de esa época, apenas llegaban a la mitad.

5. Mercedes-Benz 300 SL (1954)

Siempre será disputado el nombre del primer superdeportivo del mundo, pero el 300SL, con sus puertas de ala de gaviota, tiene una demanda al mismo nivel que los deportivos de más alto nombre. Era ligero, bello y su gran aerodinámica y motor de inyección directa de 3.0 litros y 220 CV estaba literalmente décadas por delante que sus competidores,  con una velocidad máxima de 225 km/h parecía estar sacado de los libros de ciencia ficción.

6. Citroën DS (1955)

¿Qué hubiera pasado si el famoso “tiburón” no hubiera tenido éxito? Hubiera sido un desastre para la marca, una apuesta arriesgada. Pero no fue así. Era simplemente brillante e incorporaba la revolucionaria suspensión hidroneumática, y suficientemente bella para ser considerada como una obra de arte por derecho propio. Fue tan bueno que, 60 años después de su nacimiento, Citroën convirtió el nombre en una marca propia.

7. Fiat 500 (1957)

Pequeño y baratos podrían haber sido, pero tenían los mejores cerebros de Italia detrás de este pequeño utilitario. Ese diseño icónico era como una obra del renacimiento y su pequeño motor de dos cilindros fabricado bajo la atenta mirada de Aurelio Lampredi.

8. Jaguar E-Type (1961)

En su lanzamiento en el Salón del Automóvil de Ginebra en marzo de 1961, E-Type, no solo robó el espectáculo, sino todas las portadas. Incluso Enzo Ferrari reconoció haber visto el coche más hermoso hasta el momento.

Un coche que podía llegar fácilmente a los 240 km/h en un mundo donde pocos podrían superar los 100 km/h le posicionó como uno de los coches más bonitos y más rápidos de la época.

9. Ford Mustang (1964)

El auténtico “american muscle” y fue una gran referencia para muchas marcas nacidas en EEUU. Un diseño musculoso, una conducción que sobresalía por encima de muchos de los modelo del mercado americano fabricados en ese tiempo y, lo más sorprendente, bastante barato. Una leyenda de los pies a la cabeza.

10. Lamborghini Miura (1965)

Debido a que es un hecho subjetivo, nadie puede afirmar categóricamente que el Lamborghini Miura es el coche más apuesto que jamás haya entrado en producción. Pero tal vez podamos estar de acuerdo de que ningún otro coche tiene esa distintiva personalidad y belleza que le ha elevado al olimpo de los superdeportivos a lo largo de la historia.

Es algo más que una cara bonita. Con un motor V12 de 4.0 litros respirando detrás de la nuca del conductor, empezó una revolución que transformó la manera de ver a los superdeportivos, un nuevo camino.

11. Porsche 911 Turbo (1974)

Incluso en 1974, los motores turboalimentados pertenecían a un arte ya consolidado en el tiempo. Los aviones ya lo habían utilizado, los coches de carreras lo llevaban también. Pero fue Porsche quien lo perfeccionó como una tecnología para los coches “de calle”. ¿Cómo? A través de años de carreras de coches turboalimentados en la serie Can-Am en América del Norte. El 911 Turbo salió a la venta en otoño, siendo pionero en una tecnología cuya relevancia, tras más de 40 años, perdura en nuestros días.

12. Volkswagen Golf GTI (1975)

No, no fue el primer hatchback, pero el Golf fue el que capturó la imaginación del público y lo convirtió en un movimiento a nivel mundial dentro de la industria del automóvil. Y era bastante simple: un motor ligeramente más grande, una suspensión mejor y un aspecto más refinado. Todos los ingredientes necesarios para dar a luz a una verdadera leyenda.

13. Audi Quattro (1980)

Fue el primer coche en probar el sistema de tracción a las cuatro ruedas Quattro; con este novedoso “all-wheel-drive” este deportivo podía medirse por terrenos en los que ni siquiera el Porsche 911 se aventuraba a conocer. En pocas palabras, creó una leyenda sobre la que la marca de los cuatro aros edifica sus nuevos modelos.

14. Ferrari F40 (1987)

Todo ha cambiado a lo largo de los 30 años de vida del F40, todo menos la pasión. Este fue el último coche de Enzo Ferrari y, de sus modelos de calle, fue sin duda el más exitoso.

¿Qué rondaba por la mente del padre de la marca después de fabricar este modelo? Pues afortunadamente sabemos la respuesta, gracias a unas declaraciones que él mismo dio en 1987: “Este coche es tan rápido que te cagarás en tus pantalones”.

15. Honda NSX (1990)

Era más fácil de conducir que un Ferrari 348, tan apto para el día a día como un Porsche 911 y tan fácil de conducir como un Ford Fiesta. El ascenso de la marca japonesa parecía imparable. Y con el NSX cambiaron las cosas, pero no solo en Honda o en Japón. Su influencia se ha sentido en otro lugares, como en Ferrari.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × cinco =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.