TOP 10, Alerones del Porsche Nueveonce

TOP 10, Alerones del Porsche Nueveonce

La llegada del nuevo Porsche 911 GT3 y su enorme alerón nos ha animado a recordar otras grandiosas protuberancias de las creaciones de la firma de Stuttgart

993 GT2 (1996)

Era de calle pero con espíritu de carreras, y su alerón incorporaba tomas de aire laterales. Está muy valorado se hicieron poco más de 50 y se ha vendido uno por más de dos millones. Su antecesor, el escaso 964 RS 3.8 llevaba un alerón similar.  

911 Carrera 3.0 RS (1974)

La evolución del 2.7, también pensado para la competición, dejó de lado la forma de pato y adoptó uno al que llamaron “de ballena”. El que llevó el primer 911 Turbo (3.0) era muy similar, como también lo era el de los Carrera de los años ochenta.

911 3.3 Turbo

Más envolvente que el que llevaba el Turbo 3.0. Los chavales de los 80 soñábamos con un 911 Turbo bien ancho, y con su un gran alerón, con esos los laterales de plástico blando negro. Al igual que las llantas Fuchs, es una pieza que fascina por sí misma.

911 turbo “935 Ojjeh”

Mansour Ojjeh era el dueño de Tag, la firma que pagó a Porsche para que desarrollara y fabricara los motores turbo de F1. En virtud de esta relación hicieron para él el único 935 de calle, armado con un gran alerón.

964 Turbo S Lightweight

El alerón de esta versión era diferente del que llevaba el Turbo normal, y fabricado en material compuesto para ahorrar peso, como la tapa del maletero o las puertas. El Turbo Lightweight de la foto fue subastado en septiembre por 1,1 millones de euros.

935 “IMSA” (1981)

Si giramos la vista al mundo de la competición es fácil encontrar 911 con alerones descomunales. El 935 ha sido posiblemente el Porsche de carreras más salvaje y delicado de conducir, de modo que cualquier ayuda aerodinámica era bienvenida.

Carrera 2.7 RS (1973)

En este caso no ha sido difícil elegir el “namber guan” de los alerones. El “cola de pato” fue el primero que se montó en un 911, y lo llamaron “bürzel”. Pronto se quedó pequeño y acoplaron una enorme ala en el Carrera RSR para Le Mans.

911 GT1 Evo (1997)

Oficialmente el GT1 era un 911, aunque con motor central. Fue desarrollado a mediados de los noventa para competir en la Clase GT1 de las carreras de resistencia, y por aquel entonces la FIA exigía fabricar al menos veinticinco unidades “de calle”.

996 GT2 (1999)

El GT2 era básicamente un Turbo pero con tracción trasera, más ligero y con más caballos, de modo que no era muy recomendable sacarlo del garaje cuando llovía. Los faldones, las llantas y sobre todo el alerón le distinguían del resto.

997 GT3 R (2013)

El tamaño de los alerones normalmente depende de lo que permitan las reglamentaciones, y en este caso parece que era muy permisiva. Este GT3 R fue también más ancho de vías que el modelo del año anterior, y su motor rendía 500 CV.

Sobre el Autor

Noticias o artículos relacionados

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

uno × uno =