Billboard
Volkswagen Golf GTI Clubsport: los 40 son los nuevos 20

Volkswagen Golf GTI Clubsport: los 40 son los nuevos 20


Después de 40 años dando guerra con uno de los coches más laureados del sector hachtback, Volkswagen lanza al mercado una versión especial para conmemorar la larga trayectoria del GTI, el Volkswagen GTI Clubsport. Quizás pienses que con el paso del tiempo, con tantas ayudas electrónicas y tantos mecanismos que casi no requiere ningún esfuerzo para conducir los coches modernos, perdería ese esencia que le hacia destacar por encima de su clase.

Sin embargo, el GTI es amado por muchos y odiado por muy pocos; la pregunta que ronda nuestras cabezas es la siguiente: ¿Qué es lo que tiene este coche de especial? Bueno, digamos que el GTI nació- en el año 1976- como un utilitario con una potencia de 110 CV; ahora mismo puede que no te diga mucho tal cifra pero un deportivo de aquella época rondaba los 250 CV, con un coste muy superior al del GTI.

La aerodinámica como punto principal

A simple vista quizás no te llame mucho la atención, ya que parece ser un Golf GTI “vitaminado”, pero no te dejes engañar por las primeras impresiones ya que incluye un nuevo kit aerodinámico -tanto en la parte delantera como en la trasera- que le proporciona un paso por curva mucho más ágil y estable.

En la parte delantera encontramos las primeras diferencias. Destaca una calandra mejorada con distintos elementos aerodinámicos en los extremos del parachoques. Unos “splitters” custodian la parte baja del paragolpes delantero, ejerciendo un gran apoyo aerodinámico que pega el morro al asfalto; de esta manera, apenas existe subviraje en curva. Además, incorpora una toma de aire para refrigerar los frenos de la parte delantera.

El gran protagonista se encuentra en la parte trasera del “hatchback”, un alerón de dimensiones considerables que empuja el tren trasero al suelo, ayudado además por el difusor que incorpora esta versión. Aunque hay que decir que, al tratarse de un coche de tracción delantera, no va a sobrevirar fácilmente; aún así, el GTI Clubsport describe todo tipo de curvas con una precisión milimétrica.

Su aplomo es increíble, se comporta como si de un kart se tratará. La confianza que te proporciona desde el minuto uno, te impulsa a buscar los límites de adherencia del Clubsport. Si ya se adhiere al asfalto de una forma increíble, imagínate con los neumáticos P Zero de Pirelli que montaba nuestra unidad…

Pasamos dentro, para comprobar que ha cambiado

Una vez abrimos la puerta del conductor lo que nos llama la atención son esos asientos baquets deportivos, con el logo GTI en el reposacabezas. Son realmente cómodos y una vez que estas sentado te sientes unido al chasis como si de una unión simbiótica entre máquina y hombre se tratara. Ofrecen una sujeción lateral rara vez vista en un hatchback deportivo, dando la sensación sólo al contemplarlos de que sin ellos te costaría mantener la posición al volante en las curvas, debido a la alta resistencia a las fuerzas g del Clubsport.

Otro punto a destacar es el volante acabado en Alcantara, proporcionando una agarre perfecto con un diseño ergonómico con un detalle en color rojo en el medio de la parte central del volante.

Sensaciones

En un coche de 2000 kilos, una reducción de 100 kg no es nada del otro mundo. Sin embargo, en un coche de apenas 1.400 kilos, se nota bastante. Al trazar las curvas tienes la sensación de que siempre habrá disponible tracción y agarre por muy cerrada que sea la curva.  Dadas sus proporciones, junto con un buen balance de carrocería, es increíble la sensación que te invade al pisar el acelerador en mitad de una curva y, además, que un tracción delantera pueda ofrecer tanta capacidad de tracción con un subviraje casi imperceptible.

Si os soy sincero, no he notado mucha diferencia entre los 265 CV que Volkswagen afirma que tiene el motor  2.0 litros del GTI Clubsport y los 290 CV- durante 10 segundos- que llega a alcanzar con la función “boost”. Aún así, son más que suficientes para disfrutar del maravilloso chasis del nuevo Golf.

En cuanto al confort dentro del Clubsport, es cómodo cuando quieres ejercer una conducción serena. En un principio, los asientos baquet se suelen presentar incómodos en los coches deportivos de cara a una conducción diaria, aunque no ocurre lo mismo en esta versión del GTI. Una vez anclado al asiento delantero, una mezcla de deportividad y de confort que te imbuye en un “trance” que te hace tener en mente solo un objetivo, devorar kilómetros.

Como te he comentado más arriba, esta versión es 100 kg más ligera que el Golf R, dado que carece de sistema de tracción total. Tuve la ocasión hace tiempo de probar el Golf R con 35 CV (o 10 CV, si nos ponemos puntilloso por la función “boost“) y tracción a las cuatro ruedas, y no he echado en falta tal sistema de tracción en el Clubsport. Vale sí, quizás en mojado lo eche de menos, pero en cuanto nos ponemos a rodar sobre asfalto seco la diferencia sólo es apreciable en el 0-100 km/h. No he notado más subviraje del que podemos encontrar en el típico sistema de tracción integral. Se nota muy ágil en todas las situaciones.

¿Quieres un coche para el día a día? Aquí lo tienes, ¿quieres un deportivo que te haga sentir lo que realmente significan las fuerzas g en curva? Pocos hatchback del mercado te darán las mismas sensaciones tras el volante como el Clubsport. Con un precio desde 38.750 euros, se posiciona como uno de los hatchback de tracción delantera más rápidos del mundo.

¿Un símil para el Clubsport? Digamos que es el típico niño que delante de los padres es educado, pero con los amigos es un travieso y se lo pasa en grande.


Sobre el Autor

Noticias o artículos relacionados

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.