¿Con cuál te quedas? Nissan Z, los Porsche Japoneses

¿Con cuál te quedas? Nissan Z, los Porsche Japoneses

El mundo de los coches de altas prestaciones, perfil clásico, young-timer o coleccionable se está llenando de modelos con mucho brillo en los foros de Internet, pero en los que, cuando te pones al volante en una carretera de curvas, el carisma se diluye, y es probable que no encuentres lo que estabas buscando. En Europa, apostar por Porsche es ir a lo seguro, pero ¿qué pasa si nuestra pasión son los coches japoneses? Los Nissan Z son, probablemente, lo que andas buscando.

Nissan Z Revista CAR
Nissan 300ZX

La saga de modelos deportivos de la marca se inició antes de que existiera la propia Nissan, es decir, cuando la marca se llamaba Datsun. Entonces era totalmente desconocida en España, pero no en Europa, y por ejemplo nuestros vecinos portugueses disfrutaron durante años de su legendaria fiabilidad. Datsun decidió fabricar un deportivo para exportar, y a finales de los sesenta entró en escena el 240Z, que llegó a Europa en 1970, cuando los españoles soñaban con un 124 Sport.

La denominación Z ha continuado hasta nuestros días, y el último 370Z es un muy buen deportivo, uno de los pocos que quedan en su clase. Entre el primero y el más moderno, al 240 original le siguieron los 280 y 300ZX, añadiendo la X por “luxury” para mostrar completos interiores y un alto equipamiento. El 300ZX incorporaba cosas tan en boga hoy en día como el motor biturbo o la dirección en las ruedas traseras, además de un diseño muy personal que mezclaba detalles de todo tipo de influencias.

Nissan Z Revista CAR
Nissan 350Z

Tras unos años de sequía Nissan rescató la denominación Z para el 350Z de 2003, un modelo con un V6 delantero de alta cilindrada, tracción trasera y mucha diversión, que ahora está en el mercado de ocasión con unas tarifas muy accesibles, con modelos muy bien tratados por entusiastas de la marca. Hora de conocerlos más a fondo.

Nissan Z Revista CAR
Datsun 240Z

Datsun 240Z

El Datsun 240Z es una absoluta rareza en España, pero si hoy en día hay un Toyota GT86, un Mazda MX-5 o un Subaru STI es porque este modelo de Nissan tuvo éxito, lo que hizo que algunos ingenieros nipones dejaran de diseñar coches “pequeñitos” y baratos para lanzarse al apasionante mercado de los deportivos. El 240Z reunió todo lo que se debe pedir en un deportivo. La carrocería podría pasar por italiana, aunque tiene influencias americanas en su zaga. Es un dos plazas, y tiene detrás un espacio abierto para una par de bolsas de equipaje, solución que se recuperaría décadas más tarde en el 350Z. Si arrancamos el motor se pone en marcha un 2.4 litros de seis cilindros en línea con 150 CV y dos carburadores dobles. El cuentavueltas llega a 7.000 revoluciones, pero no insistas más allá de las cinco mil, ya que el motor decae en su rendimiento.

Nissan Z Revista Car
La silueta del 240Z resulta atractiva gracias a su diseño y proporciones. El motor de 150 CV encaja a la perfección en el chasis.

El sonido es auténtico, pero al rodar pronto encontraremos que el ruido de marcha lo camufla, dejándonos sin la melodía mecánica. La dirección tiene un cierto retraso en la respuesta propio de la época, pero una vez en curva el coche se apoya con nobleza sobre su suspensión independiente. Frena bastante bien gracias a los discos delanteros y tambores traseros, pero, sobre todo, resulta emocionante trabajar su cambio para disfrutar al volante.

Nissan Z Revista Car
Lo que ves no es madera ni cuero auténtico, pero tiene carisma y, sobre todo, un excelente puesto de conducción.

De las joyas estéticas de los setenta, este es uno de los que mejor va en carretera, con un buen balance de pesos. El 240Z evolucionó en un 260Z primero y un 280Z después, con el nombre haciendo referencia a sus cilindradas de 2.6 y 2.8 litros. Es difícil encontrar unidades en Europa, pero Datsun colocó más de 150.000 coches entre Japón, USA, Australia y Asia, así que, si nos ponemos a ello, podemos encontrar unidades en muy buen estado. Este clásico seguirá subiendo su cotización pero, sobre todo, nos hará pasar grandes ratos al volante.

Nissan Z Revista CAR

Nissan 300ZX

Si naciste en los setenta, seguro que alucinarías en los noventa con el metal que llegaba de Japón. Nissan 300ZX, Mazda RX-7, el último Toyota Supra y el rey de todos ellos, el Honda NSX llenaban nuestras carpetas y revistas con sus alucinantes fichas técnicas. Motores biturbo, dirección a las cuatro ruedas, aerodinámica activa…, todo tan en moda hoy en día que podemos percibir cuantos años se adelantaron a su tiempo.

Nissan Z Revista CAR
Parece mentira que este coche se lanzara hace casi 30 años, porque su diseño aún nos conquista.

El 300ZX fue el segundo de la saga Nissan con este nombre, y sin duda el más acertado. Su diseño combina trazos italianos y americanos, pero con personalidad propia. Bajo el capó corto no cabía el motor seis cilindros en línea biturbo que Nissan fabricaba para el GT-R, así que se diseñó un V6 específico para este modelo, en versiones atmosférica y biturbo, este último con los famosos 280 CV que marcaban el límite legal en Japón. Por dentro, asientos regulables eléctricamente y hasta un techo tipo targa eran parte del equipamiento. En marcha esperábamos encontrarnos un coche un poco “hierro”, pero nada más lejos de la realidad.

Nissan Z Revista CAR
El interior está lleno de tecnología. La dirección trasera hacía su aparición hace 25 años, junto a la aerodinámica activa, el motor biturbo, la carrocería targa… Todo se vuelve a llevar hoy en día.

El 300ZX acelera de forma potente, se sujeta muy bien y frena de maravilla. Estamos muy cerca de los coches actuales, y eso se nota en un comportamiento limpio y fácil de llevar. Este Nissan, como casi todos los japoneses, cayó con rapidez en manos de usuarios que, más que la conducción, viven para la modificación de su coche, y quedan muy pocos en un estado original o con modificaciones aceptables –suspensión, llantas, etcétera–. Aun así, los mejores son manuales y biturbo, y haremos bien en buscar con mucho tiempo y en toda Europa. El resultado valdrá la pena, ya que este exótico empieza ahora su carrera hacia una mejor cotización.

Nissan Z Revista Car

NISSAN 350Z

Después de solo tres años de sequía tras la retirada del 300ZX, Nissan presentó un coche menos sofisticado, más básico y muy en la línea del 240Z… y acertó de lleno. Un diseño sencillo, un concepto básico, un buen motor V6 de 3.5 litros sin turbo, con la misma potencia del anterior V6 biturbo, es decir, unos 280 CV y un ligero chasis de tracción trasera marcaron su éxito. El color dorado con interior camel de las unidades de lanzamiento se convirtieron en la elección favorita del público, y será difícil ver un 350Z rojo o blanco de origen. Con dos acabados disponibles, el más caro con llantas japonesas Rays, diferencial autoblocante y algo más de equipamiento, se convirtió en una excelente opción frente a los Audi TT o BMW Serie 3 Coupé, omnipresentes en Europa.

Nissan Z Revista Car
La pureza del diseño sigue marcando escuela, es un coche atemporal con unas proporciones perfectas, como el 240Z original.

Si nos subimos en una unidad con pocos kilómetros, notaremos a la perfección por qué este coche supuso la vuelta en escena de los deportivos medianos de Nissan. La pureza era su principal cualidad, es un coche duro y con mucho sonido mecánico, pero algo lento, ya que al motor le cuesta coger ritmo frente a los mejores seis cilindros europeos. El maletero no tiene siquiera cobertura, por lo que cualquier ruido en esa zona, y hay muchos, llega a los ocupantes, por no hablar del calor que subía de los escapes hasta el maletero.

Nissan Z Revista CAR
El interior tenía acabados poco habituales en un deportivo europeo. Lo importante es conducirlo.

Eso sí, el cambio corto y la facilidad para buscar derrapajes en circuitos han hecho del 350Z todo un mito, y aún hay más, porque las modificaciones no han tardado en llegar para convertirlo en un coche muy fiable, aunque quedan muchos en estado original. En resumen, por poco más de lo que cuesta un utilitario podemos tener las sensaciones de conducción puras de un Nissan Z, con una fiabilidad a prueba de bomba y un diseño atemporal que sigue gustando.

Nissan Z Revista CAR

 

Sobre el Autor

Noticias o artículos relacionados

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

19 − 9 =