Ssangyong participará en el Dakar 2018 con el Tivoli DKR, un prototipo fabricado en España

Ssangyong participará en el Dakar 2018 con el Tivoli DKR, un prototipo fabricado en España

La firma coreana vuelve al Dakar con un espectacular buggy de tracción trasera, el Tivoli DKR, equipado con un poderoso motor 6.2 V8 de gasolina con 405 CV.

Como bien saben los aficionados, el Dakar que se disputa en tierras sudamericanas es la carrera más dura y emblemática del panorama mundial de rallys Todo Terreno. La 40ª edición de la prueba, será la más dura de las 10 disputadas en Latinoamérica, y se disputará del 6 al 20 de enero entre Perú, Bolivia y Argentina, con 14 etapas y más de 4.000 kilómetros de pruebas especiales, donde destacan siete de ellas en las que las dunas serán protagonistas, y pondrán a prueba la habilidad de los equipos. Además, se suman 4.500 kilómetros más de tramos de enlace no exentos de dificultades y retos.

El equipo SsangYong MotorSport, formado por Óscar Fuertes y Diego Vallejo, afrontan el rally más duro del mundo tras unos excelentes resultados en el Campeonato de España de Rallys Todo Terreno donde además de conseguir la victoria en la Dakar Challenge Europea, que garantiza una plaza en la prueba, ha obtenido una meritoria tercera plaza absoluta con el Tivoli Rally Raid 4WD, tras terminar 6 de las 7 durísimas pruebas disputadas, y ocupar el liderato del certamen durante varios meses.

El objetivo de madrileño Óscar Fuertes a bordo del SsangYong Tivoli DKR es llegar a meta del Dakar y hacerlo entre los mejores debutantes. “En mi primera participación en el Dakar saldremos con precaución para terminar el Rally, especialmente en las etapas que transcurren por las dunas, pero siempre con el objetivo de llegar a meta entre los mejores rookies”. Para conseguirlo, Óscar contará con la inestimable ayuda del experimentado copiloto gallego Diego Vallejo en cuyo amplio palmarés cuenta con dos Dakar terminados en dos participaciones.

El Dakar 2018 es todo un reto deportivo y mecánico para la marca coreana. “Ésta no es una carrera más, supone una gran oportunidad a nivel mundial de demostrar lo que el equipo SsangYong Motorsport es capaz de hacer. “Estamos convencidos de que nuestro nuevo Tivoli DKR puede rendir a gran nivel y ésta es una ocasión inmejorable para demostrarlo”, señala Fuertes.

En el Dakar 2018 SsangYong Motorsport participará con un nuevo vehículo, el Tivoli DKR. Se trata del mayor reto deportivo de la marca hasta la fecha, y de un nuevo proyecto con el que la firma coreana retorna oficialmente a la prueba más prestigiosa de los Raids TT. En 2008 participó con un Kyron 270 Xdi, un vehículo de calle adaptado para competir en raids. Este vehículo significó un perfecto banco de pruebas para los desarrollos comerciales de la marca coreana en los años posteriores, aportando robustez, durabilidad, y buenas aptitudes dentro y fuera del asfalto a todos sus vehículos. Pero la participación de SsangYong en el Dakar comenzó mucho antes, con dos participaciones anteriores en el París Dakar en los años 95 y 96, en las que el SsangYong Musso empleado alcanzó la meta de manera brillante.

El planteamiento de este nuevo proyecto es diferente. SsangYong apuesta en el Tivoli DKR por un vehículo desarrollado específicamente para la competición, un buggy con estructura tubular de acero, motor V8 y tracción trasera, que es el tipo de vehículo más adecuado para afrontar el formato actual del Dakar con garantías. Con esta nueva dirección, se pretenden reflejar los valores de la competición en sus valores de marca. Así, el mensaje a transmitir se adapta al rumbo actual de SsangYong, con conceptos como el espíritu aventurero, la calidad, el diseño y la fiabilidad.

El SsangYong DKR, como el Rally Raid del Nacional de Rallys TT, está fabricado por SsangYong Motorsport en España con la supervisión de los expertos en off road de SYMC. Se trata de un buggy adaptado a la reglamentación FIA que rige en el Dakar. Un bólido con las prestaciones y la fiabilidad necesarias para afrontar la edición más dura del Dakar de los últimos años.

El nuevo SsangYong Tivoli DKR fusiona elegantemente el concepto buggy con los rasgos del modelo más popular de la firma coreana a nivel mundial, y el resultado es un espectacular vehículo con unas dimensiones de 4.880 mm de largo, 2.200 de ancho y 1.800 de alto. Cuenta con un chasis multitubular con jaula integrada de Cromo-Molibdeno 4130 soldado con tecnología TIG, para proporcionar la máxima resistencia y rigidez torsional.

Este chasis aloja un motor V8 de 6.2 litros especialmente preparado para la competición, alimentado por gasolina que está ubicado en posición central longitudinal para lograr un mejor reparto de pesos. Tanto el bloque motor como la culata, están realizados íntegramente en aluminio para reducir el peso del conjunto.

Equipa brida de admisión de aire restringida a 39 mm según reglamentación FIA, y sistema de inyección de combustible indirecta (con admisión fija) y dos bombas de absorción en paralelo. Desarrolla una potencia de 302 kW (405 CV) a tan sólo 4.200 revoluciones por minuto. Esta mecánica se combina con una caja de cambios Fortin FRS5 de accionamiento automático-secuencial con cinco velocidades, sincronización a crabot y marcha atrás por mando eléctrico. Cuenta con bomba de aceite interna, engranajes de dientes rectos y toda la piñonería está fabricada en aleaciones con tratamiento térmico para aumentar la resistencia y la precisión de fabricación. El embrague es por convertidor de par y el diferencial autoblocante de tipo Torsen se encarga de distribuir la potencia entre las ruedas traseras.

El complejo conjunto de amortiguación y suspensión, permite obtener un recorrido total a la rueda de 44 centímetros. La delantera está compuesta por un doble trapecio superpuesto y doble sistema King con resorte helicoidal y compensador de extensión, junto con amortiguadores telescópicos regulables en dos parámetros de compresión y uno de extensión.

La suspensión trasera es por trapecio longitudinal, doble sistema King con resorte helicoidal y compensador de extensión con amortiguadores telescópicos regulables en dos parámetros de compresión y uno de extensión. El Tivoli DKR disfruta de una amplia distancia entre ejes, 2.900 mm. Esta cota, unida a una anchura de vías de 1.800 mm, le proporcionan una gran estabilidad a alta velocidad.

La dirección, al igual que la caja de cambios, corre a cargo de Fortin Racing Inc. Es un sistema PRB 2.5 de cremallera con asistencia hidráulica diseñada específicamente para el sistema de suspensión del Tivoli DKR. Tiene un recorrido de 10,79 centímetros y 1,75 vueltas de volante entre topes.

Para afrontar las largas y duras etapas del Dakar el Tivoli DKR equipa un doble depósito de combustible independiente (uno de 180 y otro de 230 litros), compuesto de bolsa flexible con espuma y caja de panel sándwich (kevlar-carbono) de 10 mm de grosor (homologación FIA FT3).

Los neumáticos son unos enormes Yokohama Geolandar M/T G003 37X12.50R17, de excelente absorción de baches y gran tracción en los terrenos más difíciles. Están montados sobre llantas de aleación Walter Evans con “Beadlock” 17×8”. Estas ruedas se acompañan de un sistema de autoinflado para sortear dunas que acciona el piloto desde su cockpit.

El equipo de frenos está compuesto por 4 discos ventilados y rayados con núcleo central desmontable de 310 mm de diámetro y 31 mm de grosor, pinzas Wilwood de 6 pistones y bomba de frenado independiente Tilton para cada eje con repartidor de frenada. El freno de mano es hidráulico y actúa sobre las ruedas traseras.

El SsangYong Tivoli DKR supera en configuración de carrera las dos toneladas de peso, pero es capaz de acelerar de 0 a 100 kilómetros por hora en sólo 4,4 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 193 km/h.

 

 

Sobre el Autor

Noticias o artículos relacionados