Sandra West, la texana que amaba tanto a su Ferrari que pidió ser enterrada en él

Sandra West, la texana que amaba tanto a su Ferrari que pidió ser enterrada en él

Sandra West (1940-1977) heredó una fortuna de su marido, un magnate petrolero. La texana, falleció el 10 de marzo de 1977 en California por una sobredosis de medicamentos, y cuando el administrador de sus bienes leyó sus últimas voluntades, la sorpresa para los asistentes fue mayúscula. La joven dama pidió ser enterrada al lado de la tumba de su marido con algunas de sus posesiones favoritas, como si de una faraona del antiguo Egipto se tratase, la texana se enterró con su ropa interior nocturna y algunas de sus joyas y diamantes. Pero lo más sorprendente es que quiso también descansar “en mi Ferrari, con el asiento abatido confortablemente”

Era un Ferrari 330 América azul claro, según la revista Time, y la foto lo confirma. Ese modelo era muy similar al Ferrari 250 GT/E pero con un motor V12 más potente, y del que solo se hicieron 50 unidades. Para cumplir con los deseos de Sandra se construyó una caja de madera de 5,2 metros de largo por 2,4 de ancho y 1,80 de alto. Después se acomodó dentro tanto al coche como a la chica, se introdujo en la gran tumba con la ayuda de una grúa y se cubrió con hormigón.

Desde entonces Sandra yace en el camposanto de San Antonio (Texas), y la sencilla placa con su nombre no da ninguna pista sobre lo que hay debajo. En CAR creemos que si de verdad quieres a tu coche no te gustaría que se pudriera en un agujero oscuro, pero hay muchas formas de verlo. Es una autentica pena que clásicos como este Ferrari 330 América, yazca en una tumba, sin que otros grandes coleccionistas y fanáticos de la marcan puedan disfrutar de estos modelos, pero ¿ Quién somos nosotros para quitarle la última voluntad a los dueños de sus coches?

Sobre el Autor

Noticias o artículos relacionados

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

14 − 12 =