Prueba Skoda Superb SportLine 2.0 TSI: no apto para familias aburridas

Prueba Skoda Superb SportLine 2.0 TSI: no apto para familias aburridas

Hace 20 años, cuando la pareja se casaba, se iban a vivir juntos, y llegaba el primero de los dos hijos con los que formar una familia, ese amante de los coches, solía decir adiós a su compacto deportivo o su biplaza descapotable. El sustituto por lo general solía ser una berlina, amplia, cómoda y segura, en la que poder meter un carrito de bebé en el maletero y con la que no frustrarte en carreteras reviradas. Mi propio padre cambió su Ford Fiesta XR2 por un Ford Mondeo Mk1 con el motor 2.0 gasolina cuando yo vine al mundo. Lo siento Papá. Pero ahora la tendencia ha cambiado, las berlinas han cedido el puesto a los SUV y las marcas han olvidado lo que era darles un toque picante. Hasta ahora. Si estás harto del establishment de las berlinas alemanas, quédate a conocer el Skoda Superb SportLine.

Va a hacer dos años que la marca checa renovó por completo su berlina más grande, el Superb, dos años en los que cuando te reencuentras con este coche, te entra aún mejor por los ojos. Su estética marcó el inicio de la renovación de toda la gama de Skoda, y todo sea dicho, lo marcó para bien. Enterrado en el pasado quedó ese aspecto similar a los modelos de la marca alemana que todos conocemos, y también esa categoría de coche de taxistas. Miradlo, es demasiado atractivo para un taxista. Con sus 4,8 metros es sin duda un coche pensado para el confort de sus ocupantes, y teniendo en cuenta que si alguien quiere una berlina deportiva checa ya tiene el Skoda Octavia RS, este Superb SportLine es el mejor candidato para esa familia que acaba de crearse. 

¿Qué implica el apellido SportLine?

Está claro que diferenciarse del resto de la gama del Superb por su estética deportiva. Más allá del llamativo color rojo de esta unidad que recuerda a las ediciones Monte Carlo de Skoda, tenemos una serie de elementos estéticos tanto exteriores como interiores, acompañados de elementos técnicos y equipamiento. Empecemos por su exterior. En su frontal, la parrilla de color negro, color presente en los retrovisores laterales y el lip del maletero. De serie monta llantas de 18 pulgadas, pero aquí disponíamos de estas de 19″ con los bordes interiores oscurecidos, y en su parte trasera tenemos una salida de escape doble (que en este caso no es decorativa, sino funcional).

En el interior, las plazas delanteras gozan de unos asientos deportivos en Alcántara, material presente en los paneles de las puertas. Las molduras del salpicadero y las puertas son de fibra de carbono y contamos con un volante forrado en piel y de estilo más deportivo. Para no olvidar que versión tenemos entre manos, la insignia de SportLine aparece encima de la guantera del copiloto y junto a los pasos de rueda delanteros.

En cuanto a equipamiento, el Skoda Superb Sporline se sitúa justo por debajo del acabado Laurin & Klement, por lo que es el segundo mejor equipado, contando con techo solar, navegador, apertura y arranque sin llave y sensores de aparcamiento entre otros elementos. Además, en el aspecto de especificaciones, su altura al suelo se reduce en 15 mm, y contamos con el selector de modos de conducción (Normal, Confort, Eco, Sport e Individual), para ajustar parámetros como la respuesta del acelerador o la gestión de la caja de cambios, la DSG en nuestro caso. También incluye el autoblocante electrónico XDS.

Skoda Superb SportLine

Una mecánica sin complejos

Sobre el papel el acabado SportLine solo puede contar con los motores más potentes de la gama Superb, siendo estos el 1.8 TSI, el 2.0 TSI y el 2.0 TDI. Aquí tenemos el más potente de la gama, el 2.0 TSI de 280 CV y 350 Nm par, un motor que desplaza 1.600 kilos de peso de 0 a 100 km/h en 5,8 segundos. Algo que no sería posible sin el cambio DSG de 6 velocidades y su tracción 4×4. Para que nos hagamos una idea, es más rápido en aceleración que un 308 GTi. 

Skoda Superb SportLine

Cuando arrancas el Skoda Superb SportLine en frío un sonido grave sale de la parte trasera del coche y sabes que esto no es una berlina diésel  más. En un uso normal, por ciudad y autovía, todo es muy silencioso, el aislamiento del motor es bueno. Pero si jugamos con las levas del volante o la palanca, o si seleccionamos su modo Sport un gruñido rabioso aparece en la cabina y nos pide que pisemos su pedal de aluminio del acelerador. Sus 280 CV se notan y mucho cuando hundimos el pie a fondo, pero en parte es porque los 350 Nm llegan a partir de 1.700 rpm, así que eso sumado a la ayuda del turbo hace que la pegada al asiento sea notoria y que los adelantamientos sean coser y cantar.

Skoda Superb SportLine

Invita a estirar su motor hasta la línea roja, sin embargo considero que no es necesario más allá de las 5.500 vueltas a no ser que quieras escuchar el aullido del motor. Para ser un cuatro cilindros el sonido de este TSI es muy bueno y seguro que desde fuera atrae aún más. De sus consumos solo cabría esperar que fueran altos, pero si tenemos en cuenta que llevamos tracción total y un motor de 280 CV, haber obtenido un consumo de poco más de 8 litros homologando 7,1 nos parece una cifra más que perfecta y asumible en un coche de este calibre. 

Una berlina “deportivizada”

Hay que tener claro que el Skoda Superb SportLine no es una berlina deportiva como lo podría ser el Skoda Octavia RS, sino que es un concepto diferente, es una berlina a la que se le ha dotado de ciertos elementos como es una suspensión de 15 mm menos de altura, un motor gasolina muy potente, un sistema de tracción total y un diferencial autoblocante delantero electrónico XDS. Esta combinación da como resultado un coche que sin ser radical, logra darnos unas sensaciones al volante dignas de un coche deportivo. 

Skoda Superb SportLine

Su tracción 4×4 es de embrague multidisco de tipo Haldex, por lo que hasta que el coche no detecte una pérdida de tracción o la necesidad de hacer uso del eje trasero para entregar toda la potencia, tendremos un coche de tracción delantera. Sin embargo, como en conducción deportiva se exige un buen agarre, se nota la actuación en el paso por curva, teniendo una respuesta del coche muy segura si se da gas saliendo de la curva, sin virulencias del eje delantero que inviten al subviraje. Y es que el sistema de tracción total puede repartir el par en un 50-50

Skoda Superb SportLine

La dirección es la misma, no ha habido modificaciones, por lo que en el día a día gozamos de una suavidad y confort muy buenos, pero si queremos explotar los 280 CV del Skoda Superb SportLine puede que se nos haga un poco ligera. Un punto sorprendente es su suspensión que muestra ofrece muy buen apoyo en virajes rápidos a pesar del tamaño del coche y que absorbe los baches y las irregularidades como una aspiradora se traga la arena del gato, sin inmutarse. 

Skoda Superb SportLine

Interior deportivo y espacioso

Tenemos todo lo bueno del Superb y además unas plazas delanteras pensadas para el disfrute del conductor. Los asientos deportivos son magníficos en su labor de recoger el cuerpo, sin ser incómodos en el acceso, y además de gran confort en marcha. La regulación eléctrico del asiento del conductor además permite gozar de una posición de conducción muy buena y cómoda. En las plazas traseras tenemos un espacio más que generoso para sus ocupantes por muy altos que sean, incluso siendo cómodo para tres personas. 

Skoda Superb SportLine

Pero sin duda su punto fuerte en habitabilidad es para el maletero. Un portón de apertura y cierre eléctrico da paso a 625 litros de maletero, el más grande de su categoría. Todo el mundo se sorprende cuando abres el maletero y aparece esa enorme cavidad, casi parece que da paso a un sótano. Tampoco faltan las soluciones Simply Clever de Skoda, como los paraguas en los huecos de las puertas, el portabotellas central que permite abrir el tapón con una sola mano o los separadores de objetos del maletero y la linterna extraible. 

Skoda Superb SportLine

Entonces, ¿Superb o Kodiaq?

Aunque la marca checa ha lanzado un SUV de gran tecnología, diseño atractivo y muy buena dinámica, hay que admirar que todavía existan coches como el Skoda Superb SportLine. La tendencia actual es que el elegido sea el Kodiaq, es una opción muy inteligente con sus siete plazas y su gama de motores más equilibrada. Pero como todo en la vida a veces nos puede el corazón y la pasión. Si eres de esos tienes que saber que por 43.520 euros, el Skoda Superb SportLine con su tracción total, su cambio DSG y su 2.0 TSI de 280 CV será tu coche familiar y cuando quieras también tu máquina de disfrutar, porque ser buen padre y divertirse no debería estar reñido. Si tienes que renunciar a tu compacto de tres puertas o tu roadster biplaza, al menos que sea por un coche que merezca la pena tanto como este.

Fotografía: David Photocars

Sobre el Autor

Noticias o artículos relacionados

3 Comentarios

  1. Javi

    Hola David, me gusta mucho ese superb que a veis probado , e ido al concesionario skoda a pedir presupuesto y me an dicho que no lo hacen rojo como el del video , me gustaría saber como lo a veis conseguido en rojo ? Para pedir uno yo , lo hacen en varios colores pero yo lo quiero en rojo y me an dicho que no , y ami me gustaría comprarlo en rojo … un saludo .

    Responder
    1. David Navarro

      Buenas Javi, pues es curioso lo que comentas. El coche que sale en el reportaje es una unidad de prensa, es decir, que pertenece a Skoda. En teoría, los coches que nos dejan para probar, son coches que se venden en España, al menos las configuraciones también. He trasladado tu pregunta directamente a una persona de la marca y en cuanto sepa algo te contestaré. Un saludo.

      Responder
    2. David Navarro

      Buenas Javi, ya me han respondido desde la marca, este es el motivo por el cual te decían que no era posible, pero tienes suerte:

      “En relación al color Rojo Fuego, se informó a los concesionarios que no estaría disponible ya hace unos días, pero ahora vuelve a estar disponibles hasta Semana 26 de producción, es decir, la última semana que se podría pedir el coche en un Concesionario seria la 20 (15-21 de Mayo).
      Que lo compre ya, si lo quiere rojo ;)”
      Espero que tengas suerte y tengas tu precioso Superb Rojo. Un saludo.

      Responder

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

7 + quince =