Prueba Porsche 718 GTS: porque la razón no rige el corazón

Prueba Porsche 718 GTS: porque la razón no rige el corazón

Ronda, Ascari. Pocas son las veces que solo unas pocas palabras logran emocionarme, y es que si van acompañadas por una conjunción de números y siglas determinado, sacan el niño que llevo dentro.  Esta combinación ganadora tiene tres números y tres letras que pueden hacer enloquecer del maremágnum de sensaciones al volante que te hace sentir este pequeño deportivo. No puede ser otro que el Porsche 718 GTS, la variante más deportiva del 718 hasta la fecha; más carácter, más garra y más belleza. Todo contenido en un frasco pequeño que logra hacer tambalear hasta la última célula de tu cuerpo.

Diseño exterior

718 GTS

Su apariencia adquiere “el uniforme” de la designación GTS, y es que la nueva variante cambia ligeramente estéticamente frente al modelo “estándar”. La parte delantera recibe un parachoques diferenciado con un aspecto más deportivo junto con un splitter delantero que pega el coche aún más al asfalto. Tomas de aire más voluminosas se aprecian a los lados para dar un respiro a los frenos ventilados sobredimensionados de la variante GTS, de 330 mm en el eje delantero y 299 mm en las ruedas traseras. Aunque si hay algo que realmente le distinga es sus ópticas oscurecidas, así como unas llantas de 20 pulgadas específicas en un color negro acompañadas por el anagrama “GTS” grabado a fuego en la parte baja de las puertas.

También va más en contacto con el suelo, no solamente por los neumáticos deportivos que monta, sino porque su altura se ha visto rebajada en 10 mm –frente a la variante estándar del 718- gracias al sistema de suspensión activa PASM, lo que le confiere un centro de gravedad más bajo lo que mejora sus prestaciones dinámicas. En la trasera vemos un pequeño spoiler deportivo junto con unos escapes deportivos de serie –ya que equipa el paquete Sport Chrono de serie-, lo que le proporciona una gran sonoridad tanto a bajar vueltas- sobre todo cuando activamos el modos Sport, con el que podemos escuchar ciertos pertardeos- como al llegar casi al corte.

Diseño Interior

porsche-718-gts

Si por fuera ya se nota más agresivo, por dentro vemos una configuración muy parecida a la que pudimos ver con el Porsche 911 GTS 2017, el tuvimos la oportunidad de probar durante el pasado Iberian Porsche Meeting 2017 en Portugal. Los asientos Sport Plus con el reposacabezas con la designación “GTS” aparecen en el reposacabezas, con una forma que se adapta perfectamente al cuerpo y logra sujetarte de manera firme contra el asientos- aunque también están disponibles como opción unos asientos full baquet-. El interior está regido por el cuero de alta calidad con pespuntes sobre el cuero a juego con el color de la carrocería, así como el panel de instrumentos adoptando esa misma tendencia, así como un volante revestido en Alcantara junto con inserciones del mismo material en los asientos y en la palanca de cambio.

porsche-718-gts

Al llevar equipado de serie el paquete Sport Chrono, vemos el famoso reloj Porsche justo en la corona de la consola central, el cual puede ser utilizado como cronómetro para cronometrar tus tiempos en circuito. A su vez, también vemos el selector giratorio en la parte inferior derecha, a través del cual podemos alternar entre los diferentes modos: Normal, Sport, Sport Plus e Individual.

Motorización

porsche-718-gts

Llegamos a la parte central del 718 GTS; y no es por decir, ya que su motor bóxer de cuatro cilindros está localizado en la mejor posición posible, en el medio. Se trata de un bloque motor turboalimentado de 365 CV y 430 Nm; o lo que es lo mismo, 15 CV más potente que la variante 718 S y con 10 Nm más de par motor (con cambio automático); también es 35 CV más potente que el GTS de la anterior generación. Y es que el pequeño deportivo está hecho todo un pura sangre, ya que solo le separan 5 CV de la variante 911 Carrera más modesta. El aumento de potencia de la nueva variante GTS se debe a una modificación en la admisión del motor, lo que le da más rapidez y celeridad a la hora de subir vueltas.

La potencia se podrá transmitir a las ruedas traseras a través de dos tipos de transmisión: la primera opción es la manual de seis velocidades y la otra el cambio PDK de 8 velocidades. Si equipamos la transmisión automática, el 0-100 km/h es de 4,1 segundos y su velocidad máxima de 290 km/h.

Sensaciones

Qué mejor manera de probar un compacto deportivo que en un circuito, y es que nos desplazamos hasta nada y nada menos que el circuito de Ascari para despertar a la bestia. Por un lado, he de decir que en cuanto a rigidez la variante Boxster y Cayman no veo apenas diferencia. Tanto uno como otro entran en curva a una celeridad pasmosa y con una precisión solo comparable al bisturí de un cirujano. El motor bóxer del GTS se nota algo más reactivo, sobre todo a bajas vueltas donde se percibe una leve mejora que hace que alcance la línea roja en un tiempo menos.

Todo en su justa medida, así es como definiría al cómputo global formado por mecánica y chasis del 718. Y es que este último es el responsable que logre describir unas trayectorias que nunca antes pensabas que un coche de esas dimensiones podría alcanzar. La dirección es sumamente precisa con un volante con un tacto increíble y unas dimensiones correctas. Qué decir del cambio PDK… ultrarápido y muy “inteligente”. Y digo esto último porque aunque lo dejes gestionar de manera automática, esta transmisión logra adaptar las revoluciones y la marcha al grado de exigencia del acelerador que tu pie derecho le exige al motor.

La unidad que probamos montaba los frenos ventilados de 330 mm en la delantera y 299 mm en la trasera, aunque también existe como opción unos carbocerámicos (PCCB) de 350 mm tanto en la delantera como en la trasera. Aunque montábamos los frenos “estándar”, estos se comportaban de una forma sensacional y parecían no tener fatiga después de las 10 vueltas que dimos al trazado español. En la frenada, el balance también era óptimo, ningún extraño al hundir el pedal.

A pesar de hundir nuestro pie derecho hasta la tabla al trazar las curvas, el diferencial autoblocante mecánico trasero que incorpora la variante GTS- junto con el sistema Porsche Torque Vectoring– hace que se transmita par a la rueda con más agarre para evitar el deslizamiento, algo que notamos como nos enderezaba en las curvas cuando el agarre empezaba a abandonarnos. Sin ayudas a la conducción, es un coche “juguetón”, es decir, que te permite jugar con su parte trasera, aunque frente a un sobreviraje, con un pequeño contravolante logramos enderezar el morro que vuelve a buscar otro vértice que devorar.

porsche-718-gts

 

Balance de carrocería casi imperceptible, se nota le trabajo en la suspensión para el modelo más compacto de la marca, que ha logrado establecer un nuevo concepto de deportivo con un equilibrio asombroso entre potencia, dimensiones, frenos y potencia. Una máquina compacta perfecta de generar sonrisas que hace que volvamos a revivir ese espíritu por la conducción de los coches de antaño. Este, sin duda, es un deportivo con el que te apetece convivir en el día a día; una alta eficiencia en su tren de potencia- logramos mantenernos por debajo de los 9 l/100 km durante nuestra conducción por carretera- en una posición privilegiada; un chasis a falta de una palabra mejor, perfecto; un interior no demasiado ostentoso en cuanto a tecnología, pero muy generoso en deportividad; y, por último, con un único objetivo innato, conseguir erizar tu vello corporal.

El precio del Cayman parte desde los 88.606 euros, frente a los 90.813 euros de la variante Boxster.

Sobre el Autor

Noticias o artículos relacionados

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

3 × cinco =